Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN MARTES 8 s 4 s 2008 ABC AD LIBITUM EL SILENCIO DE AZNAR OSÉ Luis Rodríguez Zapatero llega a su segunda investidura con un fuerte respaldo electoral. También con una notable colección de fracasos reunidos en los cuatro años que ya han transcurrido desde la primera. Si la razón fuera uno de los ejes rectores de nuestra convivencia política, que no lo es, ese refuerzo de poder que los ciudadanos han inyectado en el líder socialista y el balance de la gestión ya concluida serían las coordenadas para el análisis del momento. Nada más lejos de la realidad. Aquí, por obra y gracia de la propaganda del PSOE, en acción conjunta con la torpeza operatiM. MARTÍN va del PP, continuamos FERRAND en donde estábamos antes del 9- M: la crítica política nos habla de los errores de Mariano Rajoy, las hipótesis que se centran en Esperanza Aguirre, las incertidumbres de Alberto RuizGallardón y, suma y sigue, de cuanto conviene a los socialistas y enflaquece y disminuye, si ello fuera posible, el empuje y la conveniencia del PP. Del único que no se habla, y el único que no nos dice nada, es José María Aznar. Cuando la insensatez cainita y demoledora, hija de las pequeñas ambiciones de personajes con manías de grandeza, impone sus criterios y establece el ritmo del PP es como si Aznar, el hombre que después de fortalecer y engrandecer el partido hizo un mutis generador de la situación actual, no quisiera saber nada de sus herederos y pupilos. La situación no debe producirle mucho gozo, que a nadie le gusta asistir a la demolición de su propia obra; pero, a poca responsabilidad que se atribuya en la situación, debiera sentir el impulso de usar su autoridad, que no la ha dilapidado toda, y poner orden entre sus herederos. A no ser, que no lo creo ni lo parece ni cuadra con su personalidad, que esté pensando en volver a Génova, de donde salió por su propia iniciativa y con cierta precipitación, y poner orden en el caos que pusieron en marcha su dedo designador de sucesores y su propio designado. En un sistema bipartidista, tal que nuestra partitocracia vigente y sustitutoria de una democracia representativa y parlamentaria, el trabajo de la oposición es fundamental. Es, de hecho, el único mecanismo de control y vigilancia que puede marcar el rigor gubernamental; pero, si a una paupérrima formación de poder le añadimos una oposición consagrada a sus disparatados asuntos internos y adornamos la tarta con los guindas separatistas que pretenden arruinarla para no tener que formar parte de ella, no cabe esperar nada bueno. A partir de hoy, y daría cualquier cosa por equivocarme, volveremos a las palabras huecas de quien ha de gobernar y a las vacías y poco alternativas de quien no parece querer llegar a hacerlo. La cuerda de la tolerancia ciudadana se está tensando en demasía. Ya es mucha la distancia entre los representados y sus representantes. Incrementada resulta temerario. VISTO Y NO VISTO TRAS DE LA INVESTIDURA, LA REPÚBLICA ranza Aguirre ¡Esperanza sí que tiene huevos! que ADIE espera gran cosa de la segunda investiduhan obrado el milagro de la presencia en Madrid, fuera ra de Zapatero, y por dos razones: generacional, de concurso, del Quinto Evangelista, cuyo espectáculo la primera, y la otra, lírica. en plan festival consiste, como se sabe, en simular una La generacional la ha expuesto maravillosamente el inmolación ante el toro reaccionario de España, que es pintor Pepe Cerdá, de la misma generación que el presiun toro pequeñito, pero porque España es pequeñita. De dente del Gobierno, la generación chiripitifláutica, que hecho, en ella sólo caben ciento cincuenta intelectuaparecía no tener sitio, cuyo motor de aprendizaje fue la les, igual de profesionales que el hooligan contratado admiración: por Fernando Alonso para que le haga la ola o- -He hecho lo mismo que los galgos de los caque el escuchador que contrató un torero para nódromos: perseguir ciegamente a la liebre de tener a quién dar conversación. trapo. Para eso hace falta un candor que ahora- -Un caso digno de estudio- -resumió Joano tengo. Sé que la liebre es de trapo y ya no enquín Vidal la última comparecencia del Quinto cuentro razón para seguir corriendo. Evangelista en Madrid- Le han dicho que es Pero el pintor mira a los de su generación y ve de otra galaxia y al parecer se lo ha creído. que a casi todos se les ha puesto cara de gente imDe eso hace 7 años, y de la República, 77, núportante. Y desde ese punto de vista, la solemnimeros cabalísticos que a lo mejor vuelven locos dad de mi presidente, el impostado tono del poeIGNACIO RUIZ a los nuevos Alvaritos Palmares del gracioso reta o el sentido discurso del artista de moda me QUINTANO publicanismo español. Pero ¿es liberal que la poparecen de un cómico indescriptible lítica intervenga en el mercado para favorecer a la inA Zapatero, y entramos así en la razón lírica, le pasa dustria de un torero? Ni Franco ni Gallardón habrían con las investiduras lo que a los amaneceres con los poehecho eso. Gallardón, porque no es aficionado. Y Frantas. ¿Por qué, se preguntaba Pemán, el amanecer de los co, tampoco. poetas nuevos tendrá este tono torturado, tan lejano de- -Yo era aficionado cuando era persona- -declaró el los apacibles amaneceres de Virgilio o de Fray Luis? general a la prensa mejicana interesada en el conflicto- -Muy sencillo: porque Fray Luis o Virgilio cantataurino con los mejicanos- ¿Para qué intervenir en ban el amanecer del que se levanta, y los poetas nuevos, eso? Yo pienso que debe torear el que guste al público. el amanecer del que va a acostarse. ¿Significa esto que el león liberal de España se llenó En su primera investidura Zapatero fue un Virgilio de piojos? de León cantando el amanecer del que se levanta en El Yo creo que lo que significa es que hay muchos liberaBierzo, pero en su segunda investidura Zapatero se prelismos. El económico, con su lema: laissez faire, laissenta como el poeta nuevo que canta el amanecer del sez passer su término: capitalismo; y su divisa: liberque va a acostarse en La Moncloa con un gorro celeste y tad. El político, con su lema: el pueblo es el soberano patines de lana, mientras los demás se van a los toros a su término: estatolatría; y su divisa: igualdad. El relijalear al torero de la República, que lo es no por haber gioso, con su lema: la religión debe ser razonable su leído a Plutarco, sino por haberse abstenido de brindartérmino: modernismo; y su divisa: fraternidad. Y, por le un toro al Rey. En España, para ser laico, basta, si se supuesto, el español, con su lema: Esperanza sí que tiees académico, con escribir el nombre de Dios con minúsne huevos su término: casticismo. Y su divisa: laicicula- soy más ateo que dios! y para ser republicadad, que ha sustituido el bíblico Dios te salve por el utino, basta, si se es torero, con no brindarle un toro al Rey. litario Sálvese el que pueda La idea es de los ciento cincuenta intelectuales de Espe- J N