Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN MARTES 8 s 4 s 2008 ABC DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer, José Antonio Navas y Pablo Planas Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro EL JUEZ NO SÓLO Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera AGUIRRE Y EL FUTURO DEL PP L Foro ABC reunió ayer a una representación del más alto nivel de la política, la economía y la sociedad españolas para escuchar la intervención de Esperanza Aguirre. Es tiempo de expectativas para el centro derecha, cuyo notable resultado el 9- M no le ha permitido desplazar a Rodríguez Zapatero después de una legislatura convulsa. Empieza una nueva etapa en la que la presidenta de la Comunidad de Madrid es una referencia indiscutible, avalada por una gestión brillante y una excelente aportación a su partido en las urnas. Aguirre acertó en su diagnóstico realista en los resultados, al constatar que al PSOE no le ha pasado factura su cercanía a las posiciones radicales de Izquierda Unida y de los nacionalistas. Sobre todo, planteó un debate en términos ideológicos, buena prueba de que los populares saben que la batalla de las ideas es fundamental para el futuro. En este sentido, la presidenta madrileña volvió a insistir en el perfil liberal que acompaña desde el principio su carrera política frente a quienes pretenden interesadamente presentarla como expresión del sector más rígido de la derecha. Muy al contrario, se niega con toda razón a aceptar la imagen del PP como un partido antipático y anticuado producto de una maniobra ideológica de los socialistas que ha tenido una influencia notable de cara a ciertos sectores del electorado. Para combatir la propaganda del adversario, nada mejor que plantear de frente los méritos de la ideología propia en el terreno político, e incluso- -como hizo expresamente- -en el plano ético. Contra las trampas del PSOE, la oposición tiene que ofrecer una opción en favor de la sociedad abierta que confía en los ciudadanos y rechaza el intervencionismo burocrático. Es llamativo a este respecto el planteamiento liberal de Aguirre sobre la homosexualidad o su postura sin temor alguno ante la revisión de la memoria histórica. También lo es la exigencia de una respuesta política ante el clamor social contra cierto tipo de delitos, recogiendo el caso Mari Luz como reflejo de muchos males que aquejan a la legislación y a la Justicia. También es E consciente la ex ministra y ex presidenta del Senado de que los populares deben hacer un esfuerzo para presentar en términos actractivos su mensaje en Cataluña, recordando al respecto que se ha puesto ya en marcha la posibilidad de estudiar en catalán en un colegio público madrileño. Sin olvidar otros aspectos concretos de su tarea en la Comunidad de Madrid, Aguirre actuó en estos temas como una de las referencias de su partido a escala nacional, dando la cara en situaciones difíciles y ofreciendo perspectivas para afrontar una labor de oposición que produce siempre un fuerte desgaste, aunque cuente con el apoyo de muchos millones de votantes. A nadie se le oculta la expectación suscitada ante un eventual paso al frente de la presidenta madrileña de cara al Congreso de junio en Valencia. Aguirre fue clara en su actual apoyo a Mariano Rajoy, con mención específica para la nueva portavoz, Soraya Sáenz de Santamaría, y afirmó que a día de hoy no entra en sus planes una candidatura alternativa. La prudencia más elemental aconseja no interpretar en un sentido o en otro estas palabras tan medidas. El PP cuenta con líderes muy valiosos y, entre ellos, Aguirre merece un lugar de primera fila, como demuestra el apoyo de los ciudadanos. Por tanto, ni hay que buscar conflictos artificiales ni tampoco se debe descartar a priori ninguna posibilidad. Lo cierto es que los populares tienen que empezar ya a mover las fichas pertinentes para abordar una etapa compleja, porque es evidente que las próximas elecciones se empiezan a ganar desde ahora mismo. La evidencia de la crisis económica y un nuevo enfoque de Zapatero sobre el proceso vasco son cuestiones ante las cuales la oposición tiene que adoptar posturas inteligentes desde la firmeza ideológica y la habilidad estratégica. Eso mismo consiguió a hacer Esperanza Aguirre ayer en el Foro ABC, en presencia del presidente de su partido y de otros muchos líderes destacados, realizando así una valiosa contribución a la suma de esfuerzos en busca del éxito de todos. a Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial adoptó ayer la decisión previsible de incoar expediente por falta muy grave contra el juez Rafael Tirado por una posible pasividad, dejación de funciones y ausencia de control en la ejecución de sentencia del posible asesino de la niña Mari Luz Cortés. La medida se ajusta a la gravedad de los hechos conocidos hasta el momento y a la posible responsabilidad de Tirado, pero no debería agotarse en él toda la investigación porque lo más probable es que exista una cadena de negligencias que se sumen a la judicial. El CGPJ parece haberlo entendido así al pedir a la Fiscalía, al Ministerio de Justicia y a la Junta de Andalucía que analicen la conducta de todos los funcionarios que han tenido que ver con la causa de Santiago del Valle. También el servicio de inspección del CGPJ debe pasar por una seria fiscalización. Que el juez pueda llegar a ser el principal responsable no descarta otras culpas en el controldel procedimiento y de la situación del presunto pederasta y asesino. Es imprescindible saber qué participación tuvieron el fiscal, el secretario judicial y los funcionarios del juzgado. Sin escarnios públicos ni acusaciones precipitadas, este caso debe quedar resuelto con la depuración de las responsabilidades de todos aquellos que debieron haber actuado de manera que el presuntohomicida hubiera ingresado en prisión cuando tuvo que hacerlo. Quizá la tragedia pudo haberse evitado. L OBJETIVO: E LA ANTORCHA ra fácil adivinar que esta vez la antorcha olímpica no iba a llegar a su destino sin incidentes. Lo que sucedió ayer en París ha sido sólo el segundo episodio de una procesión que se ha convertido en un via crucis para los organizadores de los Juegos de Pekín. Desde el punto de vista político, para el régimen chino las Olimpiadas han sido ya un fracaso, y sus pretensiones de hacer olvidar al mundo el déficit democrático de su régimen a base de impresionar al mundo con sus realizaciones tecnológicas y organizativas se han ido al traste. Los dirigentes de los países occidentales van a ir a las ceremonias con múltiples aprensiones y muchos deportistas, incluyendo algunos de los que ayer portaban la llama, quieren hacer ver que la democracia sí les importa, aunque no utilicen métodos tan expeditivos como apagarla. Una llama olímpica blindada por las Fuerzas de Seguridad resulta una contradicción. Apagarla no es el medio más razonable para expresar una protesta, pero tampoco es juicioso ignorar un sentimiento que se extiende por todo el mundo- -ayer fue Hillary Clinton quien apostó por el boicot- -y que no va a dejar respirar tranquilos a los organizadores. Los Juegos Olímpicos son una manifestación deportiva que debería estar al margen del debate político, pero en este caso es un hecho que ya no lo están. Mucha gente cree que hay valores, como la democracia, con los que tampoco se puede jugar. LA ECONOMÍA ENSOMBRECE LA INVESTIDURA A crisis económica destaca entre las preocupaciones de los ciudadanos que esperan con cierta dosis de ansiedad el discurso de investidura de José Luis Rodríguez Zapatero. Hay algunos indicios, nada tranquilizadores, de lo que piensa ofrecer el candidato, que parece decidido a equivocarse en el diagnóstico y el tratamiento. Moncloa sigue negando la mayor, no hay crisis sino desaceleración importante, e insiste, para descargarse de responsabilidades, en que es pasajera, importada y sobrevenida, lo que es un error doloso a estas alturas. No se puede llamar desaceleración a una crisis que amenaza con reducir el crecimiento español a menos de la mitad del registrado el año anterior y elevar la tasa de paro por encima del 10 por ciento. No es pasajera una crisis que durará al menos hasta 2009, año para el que se pronostican crecimientos cercanos al 1 por ciento. No es importada una crisis que tiene su origen en una burbuja inmobiliaria que se ha traducido en una sobrevaloración de los precios de la vivienda del orden del 20 por ciento. Y tampoco se puede afirmar que es sobrevenida una crisis de la que veníamos avisando desde mediados del año pasado y que es consecuencia del agotamiento de un patrón de crecimiento impulsado por tipos de interés reales negativos y fuerte inmigración. La crisis financiera internacional- -que hace unos meses era sólo una turbulencia y ahora es la responsable de todos los males- -puede haber precipitado una crisis anunciada, pero nada más. L Zapatero sigue anclado en su particular burbuja y parece inclinado a adoptar políticas expansivas tradicionales, aumentos del gasto público y subsidios a la construcción, que son ineficaces y pueden resultar inflacionistas. España se enfrenta a una restructuración productiva equiparable a la que tuvo que realizar en plena Transición- -la economía tendrá que absorber el excedente de mano de obra expulsada de la construcción, como antes lo hizo con la industria pesada- con el inconveniente añadido de que no tiene el tipo de cambio como herramienta en un contexto internacional mucho más globalizado. Sólo con reformas estructurales que aumenten la competitividad de nuestras empresas puede aspirar a recuperar el crecimiento sostenido, una vez purgados los excesos. Hace falta reducir los costes de producción con rebajas decididas en el impuesto sobre sociedades y probablemente de las cotizaciones a la Seguridad Social, disminuir los costes de transacción, profundizando en la liberalización de mercados de bienes y de trabajo y en la simplificación normativa y regulatoria, aumentar la dotación de capital humano y la incorporación de nuevas tecnologías y apostar por la innovación, investigación y desarrollo. Políticas de oferta que, por su impopularidad a corto plazo, requieren un amplio consenso político. Confiemos en que Zapatero finalmente lo haya entendido, abandone la complacencia y ofrezca un gran acuerdo nacional por la competitividad.