Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CIENCIAyFUTURO MEDIO AMBIENTE LUNES 7 s 4 s 2008 ABC HÉROES DEL MEDIO AMBIENTE s ACHIM STEINER UN HÁBIL NEGOCIADOR PARA LA NATURALEZA Como director del Programa de la ONU para el Medio Ambiente ha trabajado para acabar con el mito de que el crecimiento económico no casa con preservar el medio natural POR A. ACOSTA MADRID. Cuando en el año 2006 Kofi Annan designó a Achim Steiner, entonces de 44 años, para suceder a Klaus Töpfer como director del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) y convertirse en el alemán de mayor rango en la ONU, era un hombre casi desconocido para la opinión pública, aunque muy respetado en los círculos de política ambiental. Y es que hasta entonces Steiner, de nacionalidad alemana aunque nació en Brasil, donde vivió hasta cumplir diez años, había estado al frente de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza desde 2001, la mayor organización de protección ambiental. Con su nuevo puesto, Steiner también cambio de destino. De su idílico lugar de trabajo a orillas del lago Leman, a la agitada Nairobi (Kenia) Desde allí, única sede de la ONU en un país africano, se ha empeñado en estos dos años de mandato en hacer que el medio ambiente deje de ser un tema marginal y entre de lleno en la agenda política global. En este tiempo ha trabajado para acabar con el mito de que el crecimiento económico no casa con preservar el medio natural, una opinión que respalda en su condición de economista y en que no hay más leer The Financial Times o The Economist para ver que artículo tras artículo se trata el medio ambiente y las oportunidades de inversión que conlleva según dijo recientemente en una entrevista con ABC. Y al mismo tiempo tiene muy claro que el movimiento ambientalista sólo puede tener éxito si arroja por la borda lastres ideológicos, como el hecho de ver siempre a las empresas como los grandes culpables de todo. Y eso lo dice quien ha abierto las puertas a las organizaciones no gubernamentales del Banco Mundial y la ONU y quien ha trabajado durante años en la cooperación al desarrollo. Pero sin duda su mayor de- Macho de diablo de TasmaniaABC Más cerca de la vacuna contra el cáncer facial que diezma al diablo de Tasmania ABC MADRID. El mayor marsupial carnívoro del mundo, el diablo de Tasmania, se enfrenta a la extinción por culpa de un misterioso cáncer facial. Ahora, un grupo de científicos australianos cree haber encontrado la clave de la supervivencia de esta especie en uno de estos animales, llamado Cedric. Al parecer, este ejemplar ha revelado ser inmune a los tumores que desfiguran el rostro de sus parientes y acaban impidiéndoles ver y comer, por lo que muchos mueren de inanición. Cedric fue capturado junto a su hermano Clinky en Tasmania oriental el año pasado. Ambos fueron inyectados con células de los tumores malignos. Clinky no produjo anticuerpos, pero Cedric sí lo hizo y parece que ha sabido levantar sus propias defensas contra la enfermedad. Cedric pertenece a una población genéticamente diferente de la que se está viendo diezmada en la costa oriental de la isla. Los científicos esperan que los marsupiales que compartan los patrones genéticos de Cedric podrán también ser inmunes a la enfermedad y con su análisis esperan poder encontrar una vacuna para la otra población. Los científicos esperan poder avanzar en esta investigación, porque de no ser así, advierten, el diablo de Tasmania podría extinguirse en menos de veinte años. Estos marsupiales de piel negra y potentes mandíbulas, que pueden romper huesos de animales mucho más grandes que ellos, vivían en toda Tasmania pero un cáncer facial incurable, descubierto en 1997, ha acabado con la mitad de la población que vive en libertad. El problema es que los animales se infectan unos a otros cuando mordisquean sus presas en grupo. Steiner, director ejecutivo del Pnuma, durante una comparecencia ante la prensa en Atenas dicación en los últimos meses ha estado en el cambio climático. El Pnuma, bueno la ONU en su totalidad, se levantó en 2007 como nunca antes lo había hecho ante el desafío del cambio del clima. El Pnuma, junto a la Organización Meteorológica Mundial, ha asistido a poner la ciencia, los impactos probables pero también la economía y los costes de acción ante la comunidad a través del IPCC afirma. Y este mensaje es el que ha llevado durante el último año por todo el mundo, desde París, pasando por Valencia el pasado mes de noviembre, hasta Bali. Aunque su mirada siempre está puesta en África, continente del que se confiesa un enamorado y donde conoció a su actual mujer. Allí trabajó en Suráfrica durante cuatro años como secretario general de la Comisión Mundial de Represas; hasta este vasto continente viajó en muchas ocasiones en misiones de corto plazo como asesor de desarrollo sostenible de varias organizaciones no gubernamentales y hasta allí ha vuelto ahora para llevar las riendas del Pnuma. Unos paisajes y unas gentes, las africanas, con las que se mueve con soltura, como demostró sabiendo llevar las riendas de una complicada, por falta de avan- AP Años de experiencia Ha trabajado en asuntos ambientales desde hace muchos años tanto a nivel de las bases ambientalistas como en los más altos estrados relacionados con la formulación de políticas que concilien la sostenibilidad ambiental, la equidad social y el desarrollo económico. Entre los cargos previos desempeñados por Achim Steiner figuran la Consejería de Políticas de la UICN, la Asesoría Técnica del Programa para el Manejo Sostenible del Río Mekong en el sudeste asiático y la Secretaría General de la Comisión Mundial sobre Represas, con sede en Sudáfrica. Desde el año 2001 hasta 2006, cuando es nombrado director ejecutivo del Pnuma, estuvo al frente de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Valedor de las ONG La mirada en África Quienes le conocen bien dicen de él que actúa por convicción y que su gran baza es la habilidad para moverse a nivel internacional ces, Cumbre del Clima en Nairobi hace dos años. Quienes le conocen bien dicen de él que es un hombre que actúa por convicción y que su gran baza es la habilidad para moverse a nivel internacional. Es de frases directas, pero sin aspereza en el tono, lo que le convierte en un hábil negociador, además de su juventud, que le hace inagotable al desaliento. Precisamente la cuestión de la edad podría traer no sólo una etapa de progreso, sino también de estabilidad al Pnuma, ya que podría llegar a servir en el cargo durante al menos cinco periodos, haciendo un total de 20 años, casi como el segundo presidente de esta institución, el sudanés Mostafa K. Tolba que ocupó el cargo entre 1975 y 1992. Ahora, la organización que dirige está en el centro de la discusión de un animado debate sobre la reforma de Naciones Unidas en la que el Pnuma podría pasar a convertirse en una nueva agencia de Naciones Unidas. Él no se pronuncia directamente, pero asegura que el Pnuma necesita fortalecerse si debe llevar a cabo su mandato, que es cada vez más extenso, relevante y con más obligaciones Más información: http: www. unep. org