Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 CIENCIA FUTUROsMEDIO AMBIENTE y www. abc. es cienciayfuturo LUNES 7- -4- -2008 ABC La ONU no negociará con la Administración Bush la reducción de emisiones de EE. UU. La cita de Bangkok acuerda explorar vías para disminuir la contaminación de la aviación y el tráfico marítimo A. ACOSTA MADRID. La historia siempre se repite. En la primera reunión de las partes del Convenio de Naciones Unidas para el Cambio Climático que se celebra tras la Cumbre Mundial del Clima del mes de diciembre en Bali, Estados Unidos volvió a poner el listón alto y a dar marcha atrás o insistir en algunos asuntos ya aprobados en la citada de Bali. Esta vez el escenario era Bangkok, y ante representantes de 163 países reunidos hasta el pasado viernes, la delegación estadounidense volvió a insistir en que los países en desarrollo deben asumir compromisos obligatorios de reducción de emisiones y no sólo medibles, objeto de información y verificables como se acordó en lo que se ha dado en llamar la Hoja de ruta o el mandato de Bali. Un mandato que debe concluir en 2009 con la aprobación de un nuevo acuerdo internacional de reducción de emisiones, que sustituya en 2013 al actual protocolo de Kioto. La postura de Estados Unidos es la misma que mantuvo en Bali, y que modificó en el último día de la reunión tras una tensa sesión plenaria en las que hasta su principal aliado, Japón, acabó por aceptar las tesis de la Unión Europea y los países en vías de desarrollo. En esta nueva demostración de fuerza, la delegación estadounidense no ha salido ni perdiendo ni ganando, simplemente se ha decidido ignorar su intento de volver a colocar trabas al proceso de negociación. No es que se haya dicho así directamente sobre este asunto, pero el hecho de que del borrador de la declaración final de esta reunión se suprimiera una llamada a que Estados Unidos aclarara hasta qué punto está dispuesto a reducir sus emisiones a partir de 2013, dejando esta discusión para 2009, ha llevado a que algunos delegados presentes en Bangkok piensen que la Administración estadounidense actual- -en noviembre hay elecciones- -poco tiene que decir ya sobre la lucha mundial contra el cambio climático. Por tanto, el calendario previsto sigue su curso y la de Bangkok es la primera de las ocho Los carteles en la sede donde se celebró la Cumbre del Clima reflejan la dureza de los efectos del cambio cimático reuniones a lo largo de estos dos próximos años que deben culminar en diciembre de 2009 en la Cumbre que se celebrará en Copenhague y de la que debe salir el protocolo del mismo nombre para sustituir al ya agonizante Kioto. El objetivo de este primer encuentro tras Bali era elaborar el programa de trabajo que guiará las negociaciones estos dos años. Y eso se ha conseguido. Según el secretario ejecutivo de la Convención de la ONU para el Cambio Climático, Yvo de Boer, el tren para Copenhague ha abandonado la primera estación si bien no escondió su preocupación en que hay puntos en los que el camino hasta el acuerdo va a estar repleto de escollos, como son la llamada visión compartida sobre compromisos a largo plazo, del que deben salir acuerdos de reducción y control de emisiones; la adaptación a los efectos del cambio climático y la transferencia de tecnologías limpias a los países en desarrollo. Al igual que hizo en la cita de Bali, Japón mantiene posiciones un tanto parecidas a las de Estados Unidos. La propuesta que la delegación nipona pre- AFP Elecciones americanas sentó en Bangkok fue una de las más controvertidas y, finalmente, se discutirá en la reunión que se celebrará en agosto en Ghana. Esta propuesta estuvo a punto de atascar las conversaciones, toda vez que Japón quería que se fijaran reducciones específicas para los sectores industriales, ya fueran de países desarrollados o en desarrollo en aras a preservar la España infló sus datos de reducción de emisiones Después de dos años de insistir desde el Gobierno en que 2006 fue el primer año en que España logró reducir sus emisiones contaminantes- -dato ya de por sí incierto toda vez que en el año 2001 las emisiones descendieron un 1,1 según datos de CC. OO. y un 1,5 según cifras del Ministerio de Medio Ambiente- -los últimos datos enviados por el departamento que dirige en funciones Cristina Narbona a la Comisión Europea se refieren a un descenso en 2006 del 1,7 muy lejos del 4 que llevan pregonando dos años. Así las cosas, los datos provisionales de contaminación de las instalaciones industriales de la Unión Europea para 2007 no son nada halagüeños. Según algunas cifras adelantadas por la consultora Point Carbon, las emisiones de las industrias aumentaron ese año un 1,1 Los sectores industriales alemanes habrían aumentado un 2 sus emisiones con respecto a 2006, y las del Reino Unido habrían emitido a la atmósfera 85 millones de toneladas de dióxido de carbono más que las que tenía permitidas. Este incremento no ha sorprendido en los operadores de mercados de carbono, toda vez que el sistema de comercio de CO 2 de la UE se ha colapsado en su primera fase (2005- 2007) por culpa de la asignación de demasiados derechos de emisión a las industrias, lo que ha llevado a la caída de los precios de la unidad de carbono. En este momento, el precio del carbono está sólo un poco por encima de 0 euros, casi gratis, aunque el hecho de que la Comisión Europea redujera en octubre pasado un 10 %lo s derechos de emisión para la segunda fase del mercado (2008- 2012) hace pensar que la tonelada de carbono aumentará su precio.