Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA LUNES 7 s 4 s 2008 ABC RELIGIÓN Monseñor Sánchez alerta sobre la situación de aprieto de los inmigrantes L. D. MADRID. El obispo de Sigüenza- Guadalajara, José Sánchez, alertó ayer sobre la situación de más aprieto que viven actualmente los inmigrantes, tras el freno que ha sufrido en los últimos meses el sector de la construcción en España. El prelado, quien es presidente de la Comisión de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española desde 1988 y miembro del Pontificio Consejo para las Migraciones desde 1995, recordó que tan persona es el inmigrante en paro como el que trabaja y criticó que, cuando se necesita a los inmigrantes son bienvenidos y cuando no les necesitamos les dejamos caer informa Efe. El obispo, quien acaba de cumplir sus bodas de oro como sacerdote, también se refirió a la situación de la Iglesia, y aseguró que una de las mayores preocupaciones es el aumento de cristianos a la carta que profesan su fe a medias o cuando les conviene El prelado aseguró que la fe no es ni puede ser una chaqueta que se cambia y consideró que el conocimiento profundo de ésta debe estar por encima de modas, consumos y caprichos. Entre los desafíos a los que se enfrenta la Iglesia, el prelado también destacó la secularización de la educación y el descenso de las vocaciones, precisamente una de las mayores sombras que me llevo de estos años en Guadalajara, porque alguna responsabilidad tendré Según precisó, en los próximos años saldrá como mucho un sacerdote por año de la Diócesis, cuando entre los años ochenta y noventa salían diez, y entre la de los noventa y el año 2000, de cuatro a cinco. Monseñor Sánchez, que tiene 73 años y dentro de 18 meses tendrá que poner a disposición del Papa su continuidad como obispo, admitió que en esta situación también tiene que ver que la Iglesia ya no es mayoritaria en el ambiente social y tan sólo una minoría de los cristianos es practicante. Pese a este panorama, el prelado se mostró esperanzado y señaló que la Iglesia tiene que trabajar para transformar esta sociedad desde dentro En este sentido, indicó que la Iglesia no quiere poder, sino libertad, y para conseguirlo necesitamos personas que se comprometan Rouco advierte de que la cultura de la muerte triunfa en España El presidente del Episcopado y el cardenal Cañizares avisan al Gobierno que la Iglesia no callará ante la cultura de la muerte legalmente establecida LAURA DANIELE MADRID. A un día de que el presidente electo, José Luis Rodríguez Zapatero, ofrezca en el Congreso su discurso de investidura, el presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, aseguró ayer que la cultura de la muerte reina en nuestra sociedad y advirtió al Gobierno de que nadie puede reprimir la vida Con este aviso, el prelado, quien tendió un puente al Ejecutivo en su primer mensaje como presidente de la CEE, dejó claro al Gobierno que las propuestas laicistas que Zapatero pretende llevar adelante en esta legislatura, entre ellas la posible modificación de la ley del aborto, encontrarán un serio obstáculo en la Iglesia. En su homilía, en una misa Por la Vida celebrada en la Almudena, el prelado hizo un llamamiento a defender el valor sagrado de la vida en contra de la cultura de la muerte que sucumbe en nuestros días, informa Análisis Digital. Asimismo, insistió en que hay que respetar el don de la vida desde que nace en el seno materno y señaló que nadie tiene derecho a atacarla, sobre todo, cuando se muestra en cualquiera de sus estados más indefensos, como la enfermedad o la vejez Al igual que hiciera el pasado viernes en la Eucaristía dedicada a monseñor Sebastián Gayá, el arzobispo de Madrid recordó que la cultura de la muerte triunfa en nuestra sociedad, ya que muchas de los vidas de los no nacidos dependen de otros; otros deciden por ellos si han de nacer o han de morir. Hemos de reconocer justamente el don de la vida de los más indefensos porque la cultura de la muerte no sabemos dónde va a terminar alertó el prelado. Con este mensaje, el cardenal Rouco Varela se sumó a la defensa que el cardenal arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, punta de lanza de la Iglesia contra el aborto, viene haciendo desde que se hizo público el programa electoral de los socialistas. Ayer, en su homilía, el cardenal Primado avisó al Gobierno de que la Iglesia no callará ante la cultura de la muerte legalmente establecida en España, cuya máxima expresión se ve en el escolfriante número de abortos. La injusticia y opresión más grave que corroe el momento presente es esa gran multitud de seres humanos débiles e indefensos que están siendo aplastados en su derecho fundamental a la vida apuntó. Asimismo, advirtió de que el mundo actual trata de apagar o poner sordina al mensaje de la Iglesia a través de las campañas y la trompetería de los embajadores y servidores de la cultura de lamuerte que se cierne amenazadora sobre los hombres y los pueblos, sumidos en un invierno demográfico Ante esta amenza, el cardenal insistió en que la Iglesia no cejará en la defensa del hombre amenazado Con estos mensajes, la Conferencia Episcopal marca el terreno donde se dirimirá el mayor conflicto de la próxima legislatura, de cumplir el Gobierno socialista su actual programa electoral. Sin embargo, los planes del Gobierno son más amplios de miras y pretenden relegar a la Iglesia al espacio privado. Prueba de ello es su proyecto de modificar algunos aspectos de la Ley de Libertad Religiosa para ofrecer una mayor garantía de la aconfesionalidad y laicidad del Estado Si bien hasta el momento Zapatero se ha mostrado contrario a denunciar los acuerdos con la Santa Sede, habrá que ver hasta dónde se propone llegar con su promoción activa de la neutralidad del Estado y, sobre todo, si tocará cuestiones como la presencia de símbolos religiosos en los espacios públicos, la asistencia religiosa en cárceles y hospitales y el Arzobispado castrense. Las propuestas socialistas Nadie tiene derecho a atacar la vida, sobre todo cuando se muestra en su estado más indefenso La Iglesia no quiere poder El cardenal Rouco Varela, en una sala del Arzobispado de Madrid DANIEL G. LÓPEZ