Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN LUNES 7 s 4 s 2008 ABC CON CAJAS TEMPLADAS SALOMÓN, S. A. I la justicia fuera un ser humano, hoy o mañana se certificaría su defunción violenta a causa de un fallo multiorgánico, pero algo así no puede ocurrir, porque se necesitaría un juez que ordenara el levantamiento del cadáver. Éste es el quid de la cuestión: exhala sus últimos estertores un ente que sobrevivirá. De manera que todas las personas prudentes que abogaríamos en este instante por el cierre de los juzgados a cal y canto como medida cautelar frente al grave peligro que suponen, nos vemos obligadas a callar. Algo hay que hacer, en todo caso. E intuyo que la imaginación desbordante de nuestros políticos está IRENE considerando la acción poLOZANO lítica más socorrida de los últimos veinte años, la panacea de todos los males: privatizar. Permite a empresas ruinosas convertirse en máquinas de dar dinero en poco tiempo; sirve para atajar la corrupción, como dejó claro Gallardón respecto al caso Guateque; y garantiza la eficacia. ¿Qué más podemos pedir para la administración de justicia? Sí, una última cosa: ordenadores. La gestión privada no hace ascos a la informática y hasta en la tintorería de mi barrio han abandonado las largas notas de entrega escritas a mano y el papel de carboncillo. Gestionadas por emprendedores, surgirían por doquier empresas juzgadoras. Ya estoy viendo los rótulos: Salomón, S. A. Ecuánimes Co. etc. Contratarían a los mejores jueces, lógicamente, y los despedirían cuando no encarcelaran a pederastas condenados. En los procesos prescindirían del procurador, como desaparecieron los ascensoristas; y todos se esmerarían en tener sus bases de datos actualizadas para ser competitivos. Por añadidura, no habría huelgas, y en caso de conato, el gerente del juzgado no tardaría dos meses en sentirse dispuesto a negociar con los trabajadores. En lugar de un CGPJ que usara las estadísticas reveladoras dela calamidad reinante como material de lectura en el excusado, tendríamos una patronal judicial que no se metería en dibujos políticos. Y tan ricamente. Se dirá que uno de los tres poderes, el mismísimo pilar del Estado de Derecho, no puede privatizarse, opinión que obedece a prejuicios antiguos. Desde hace más de 80 años, se tiene por cierta la afirmación de Walter Lippmann, según la cual la prensa también constituye una pieza esencial en el engranaje de la democracia, y los periódicos los hacen empresas privadas sin que nadie lo considere una anomalía. Del mismo modo que ellos se dedican a la manufactura del consenso en palabras de Lippmann, los juzgados privados prestarían servicios de equidad. El millón y medio de sentencias pendientes de ejecución, las pilas de papeles en los juzgados, todos los vestigios del siglo XIX, desaparecerían con el empujoncito de unos costes de transición a la competencia o una declaración de la justicia como zona catastrófica. Puede sonar extraño, pero todo es ponerse. Y me apuesto algo a que ningún responsable político con competencias en la materia, nacional o autonómico, de derechas o de izquierdas, tiene una idea mejor. HAY MOTIVO EL CORDÓN SANITARIO CONTRA ZAPATERO asuntos de política exterior funciona igual que siemI el corazón tiene razones que la razón no entienpre. Con la misma frivolidad que de costumbre, con la de, es indudable que el corazón de Europa no enmisma desgana, con similar ausencia de criterio. Sigue tiende las razones del señor Zapatero. Pues peor siendo el niñato maleducado y pelma al que sacas de capara Europa y ella se lo pierde. Los británicos dicen, sa y, sin querer queriendo, invariablemente te pone en con desdeñosa suficiencia, que, cuando hay niebla en el evidencia. Ciro Alegría dejó escrito que el mundo es un Canal, el que se queda aislado es el Continente. Y eso es lugar ancho y ajeno El señor Zapatero- -que no es lo que ha ocurrido en Bucarest, según el equipo médico hombre de mundo y cuya estrechez de miras linda con de urgencia que dirige Fernández de la Vega. Nadie le lo cateto- -opina que una cumbre es algo parecidio plantón a nuestro héroe, los despechados do a un torneo de tenis y que, atendiendo al ranfueron sus colegas. Algunos, por chinchar, seking de naciones, a él le corresponde ser cabeza guirán aferrados como perros de presa al triste de serie. Eso, indudablemente, es cierto. Pero, desempeño del señor Zapatero durante el desapor mucho que susciten la expectación de un rrollo del evento. Penoso y estrambótico, pues Grand Slam dado el tronío de los contendientos a no dejarse un adjetivo en el tintero. Tanto, tes, las relaciones internacionales se rigen, a la que el estrambote cervantino que coronaba un postre, por las normas vigentes en la Copa Dacélebre soneto le viene al desdichado como anivis. Si Sarkozy salta a la pista, la France es la llo al dedo: Y luego, incontinente, caló el chaTOMÁS que juega. Si Merkel gana un punto con un sapeo, requirió la espada miró al soslayo, fuese y CUESTA que directo, Alemania es quien suma, no la señono hubo nada ¿Y qué querían que hubiese, si es ra Merkel. Y si Rodríguez Zapatero la pega de revés y enque puede saberse? El anhelo de paz que empuja al presivía la pelota a hacer puñetas, nos la pegamos todos. Y dente resulta incompatible con el escudo antimisiles, ahí nos duele. los despliegues de tropas y todo el utillaje de la paraferEl señor Zapatero identifica el atlantismo con algo nalia bélica. Porque, además, ¿de qué, o de quién, vaindefinido que está entre Nunca Mais y el marisco gamos a defendernos? llego. Y respecto al papel que ha de representar España I have a dream porfía Zapatero que, igual que Ludentro de una Alianza cada vez más compleja, sin novether King, quiere cumplir su sueño. ¿O es que nos hedad en el frente: mínimo compromiso, riesgo cero. La mos olvidado de esa sensacional idea- fuerza que ha de única alianza que considera el presidente es la que afecborrar del mapa el uso de la fuerza? La Alianza de Civilita a los nacionalismos periféricos que, sin ser todavía zaciones, en efecto, forjará la hermandad de los opuespolítica exterior, va camino de serlo. El papelón de Bucatos, acabará con los conflictos, limará los recelos, ponrest, a fin de cuentas, no es más que otra torpeza sepultadrá punto y final a la miseria. Pregúntense, por tanto: da en el atiborrado panteón de las torpezas. Y una menti ¿Qué falta hará la OTAN después de ese momento? Ninra más, continuando con la dieta. Antes de viajar a Ruguna, por supuesto. De ahí que el desalmado mister manía, Zapatero anunció a los cuatro vientos que iba a Bush y sus peones de esta orilla del océano establecietener un tête à tête con mister Bush y que ambos haran una suerte de cordón sanitario en torno a Zapatero. rían borrón y cuenta nueva. Un golpe de efecto que estaDe ahí ese retrato de Robinson Crusoe en la mesa desierba destinado al consumo interno. ¿Cabe escenificar meta sin nadie que quisiera hacer de Viernes. Lo cual, si jor una legislatura distendida que aflojando la tenbien se piensa, tampoco es tan extraño porque el día de sión con Norteamérica? Pero George W. Bush ni olvida autos era un jueves. ni perdona. Tampoco lo hará quien le suceda. O sea, que el presidente, aún en funciones, en los S S