Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos DOMINGO 6- -4- -2008 ABC La modelo Eva Herzigova y el director creativo de Louis Vuitton, Marc Jacobs, en el Museo de Brooklyn EFE El museo enmarca bolsos de marca El artista japonés Takashi Murakami exhibe en el Museo de Brooklyn una retrospectiva, en cuyo recorrido se incluye una tienda de Vuitton, donde se venden bolsos a 2.000 dólares. ¿Quién criticó la retrospectiva de Armani en el Guggenheim? JOSE LUIS DE HARO SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. Nadie se imaginaba que la primera tienda de Louis Vuitton en Brooklyn abriría sus puertas dentro de una sagrada institución artística como el Brooklyn Museum. Un verdadero sacrilegio para muchos que tachan este atrevimiento como un atentado contra la pureza y veneración de este templo cultural. Pero, al fin y al cabo, ¿quién dijo que la capitalización del arte está prohibida? Desde luego para el nipón Takashi Murakami, considerado el Andy Warhol asiático de nuestra era, grabar sus impresionantes grafismos y diseños en la piel de los diseños de Louis Vuitton no tiene pecado alguno e incluir toda una tienda de la marca de lujo en la retrospectiva organizada en el museo neoyorquino no es más que una manera más de llamar la atención. Además, este genial artista ya está acostumbrado a levantar ampollas entre los más puristas, que no dudaron en poner el grito en el cielo cuando el pasado otoño presentó su debut en el Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles. Por aquel entonces se acusó a Murakami de cruzar la frontera que existe entre el conocido como lujo funcional, dominado por marcas y exclusivo de productos de moda o automóviles, por ejemplo, y el lujo no funcional, es decir, el arte. Aun así, este ingenioso nipón ha sabido convertir sus atractivas y coloridas obras en piezas de arte al alcance de todos. Nadie puede objetar nada contra el hecho de que un artista quiera convertir sus ideas en un producto de consumo masivo. La creatividad de Murakami le convierte en el elemento perfecto para incluir sus creaciones en productos de consumo, como bolsos, camisetas o cualquier otra plataforma mundana. Su fusión de elementos de la cultura actual como figuras de Disney o alusiones al más puro surrealismo de Dalí se suman a un uso peculiar de las más conocidas disciplinas del Pop Art. Si a EL WARHOL ASIÁTICO esta explosiva fórmula sumamos el colorido y expresión de elementos socioculturales japoneses como el manga, el resultado es visualmente espectacular. Desde esculturas, grafismos, pinturas o animaciones, Murakami conduce al espectador entre una colección de arte que acaba por provocar cierto efecto alucinógeno, con una mezcla de sexualidad y pesadillas. Todo ello está incluido dentro de un marco infantil que a veces aporta a sus obras un aire dulcemente macabro. Una de sus más conocidas creaciones es Mr. DOB, un personaje que refleja cierta semejanza con el ratón Mickey Mouse de Disney, pero que bajo la visión del artista nipón adquiere formas exageradas y, en ocasiones, descomunales mandíbulas plagadas de afilados colmillos. El New York Times cree intere- Un aire dulcemente macabro Nacido en Tokio en 1963, a Takashi Murakami se le conoce como el Warhol asiático por el uso que hace en su obra de elementos de la sociedad popular. Sus trabajos- -el más conocido es un personaje llamado Mr. DOB- -abarcan desde pinturas que se acercan al cómic hasta esculturas casi minimalistas, y ha unido a menudo su arte con la publicidad.