Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 6- -4- -2008 MADRID 67 Emergencia Social atendió a más 2.600 personas en 2007 Intervenciones: se realizaron dos mil en todo el año para atender a 2.673 personas y familias, lo que arroja con una media de 165 casos al mes. Unidades móviles: hay cuatro y se desplazan para atender las urgencias de personas y colectivos en situación de abandono o desamparo. Les dan una solución inmediata que continúa después para resolver problema. Trabajan en estrecha coordinación con los servicios sociales municipales y los juzgados, entre otros. Presupuesto y profesionales: 6,5 millones de euros para el periodo 2006- 11 y cien profesionales (trabajadores y auxiliares sociales, psicólogos e intérpretes, entre otros) Este servicio se amplió al incorporar unidades móviles en 2005, fecha en la que se firmó un convenio con el Ayuntamiento de Madrid, para el reparto de la atención social. Desde entonces, la Comunidad ha realizado más de siete mil intervenciones. Manuel está en la calle y es alcohólico. La unidad móvil va a buscarle. Le escuchan y le convencen para llevarle a un centro Le tranquilizan, le escuchan, dejan que se desahogue y que confíe en ellos. Acaba de salir del hospital, tiene problemas de corazón y estaba enfadado y muy nervioso porque en el centro sanitario le habían remitido a esta zona en busca de una persona para que le ayudase; no la ha encontrado y no tiene dónde ir explica Estela, trabajadora social del equipo. La charla se prolonga y el bar cierra, por lo que continúa en la calle, a la que sale Manuel, con su consumición en un vaso de plástico y todas sus pertenencias reunidas en una bolsa roja. Los profesionales hacen uso de sus técnicas y habilidades hasta que ganan la primera batalla: convencerle para ir a un albergue. Él, que va dando tumbos, se tiene que agarrar a María, la auxiliar, a la que, en ocasiones, abraza. Está falto de cariño y se ha emocionado. La soledad genera muchos problemas sociales A partir de ahí comienza el peregrinaje. Los profesionales saben que las normas de los centros no permiten la entrada a personas ebrias, dado que pueden ocasionar conflictos con los demás. Manuel lo ha vivido Cada vez se dan más casos de abandonos a ancianos en hospitales o en bares cuando llegan las vacaciones Peregrinaje de puerta en puerta Miembros de Emergencia Social le acompañan a un albergue con sus pertenencias en una bolsa en carne propia. En el primer lugar (Cáritas) es rechazado. En el segundo, San Isidro, donde acuden a dejar a otra mujer que recogen por el camino, también. Para Teresa ha sido su primer día de trabajo como camarera y está esperando cobrar la renta de inserción para costearse una pensión. Antes de marcharse, reparten mantas a dos mujeres que duermen en el suelo porque han llegado tarde. No aceptan las reglas Son las 03.00 horas y la unidad va a agotar la última posibilidad: el centro de Peñuelas. Allí, los profesionales hacen la vista gorda porque se va a meter en la cama. Tenemos otros tres como él; es lo de siempre Han ganado la segunda batalla. Pero, ¿y si no le hubieran admitido? No podemos hacer nada. Le hubiésemos dejado donde nos dijese y al día siguiente seguiríamos trabajando para lograr una solución más duradera. A veces, la rechazan y no podemos obligarles. A nosotros nos tranquiliza saber que, al menos hoy, la historia ha acabado bien subrayan. Sus compañeros han atendido, mientras, otros ocho casos. La de Manuel ha sido una de las duras historias que viven cada noche, a pie de calle.