Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 MADRID DOMINGO 6 s 4 s 2008 ABC S. O. S. a pie de calle ¿Son de Emergencia Social? El hombre al que buscan está ahí, rodeado de toxicómanos. Está fatal, lleva mucho dinero y se lo van a quitar Eso dice una mujer, con las huellas de la adicción en su cuerpo. ABC pasó una noche con este servicio de urgencias POR M. J. ÁLVAREZ FOTOS DE SAN BERNARDO MADRID. Dígame Manuel. Sí, le escucho. No se mueva de ahí. Ahora mismo sale una Unidad Móvil a buscarle. Repítame el número de la calle... A un lado del teléfono, una trabajadora del Servicio de Emergencia Social de la Comunidad de Madrid. Al otro, un hombre de 55 años, en situación de calle crónica con problemas asociados de alcoholismo. El objetivo: buscarle un alojamiento para pasar la noche. La urgencia, inmediata. A partir de ahí, se coordinan con los servicios sociales del lugar en donde esté empadronado el sujeto (no siempre lo está) y se pone en marcha todo un engranaje destinado a buscarle una salida a más largo plazo. Estamos en la central del servicio, situada en la calle de Ruiz, 9. Es jueves. Son las 11.45 de la noche y han atendido un aviso del 112, que discrimina las llamadas (Samur o Emergencia Social) en función del área territorial. Con cada timbrazo se activa el protocolo de actuación que determina si es necesario enviar una unidad móvil. Desde la central se avisa a la Policía Local para verificar el caso; se comprueba si la persona está empadronada, si tiene informes previos o familiares para localizarlos. En función de cada perfil se pone en marcha el recurso necesario: una pensión, hotel, residencia, casa refugio... indica Concha Cañón, responsable de las urgencias destinadas a los más desfavorecidos: sin techo (33,5 familias desahuciadas (16,8 ancianos o dependientes desamparados (15,2 o sin recursos (8,35 Los malos tratos y los conflictos familiares, entre otros, supusieron el 26,2 de las intervenciones en 2007. Cada vez se dan más casos de mayores abandonados en hospitales o en bares cuando llegan las vacaciones subraya. La unidad móvil arranca hacia el distrito de Carabanchel en busca de Manuel (nombre ficticio) El resto de las unidades (tres) están en la base (Villaverde) en la M- 40, a fin de facilitar su movilidad por la región. Al vehículo se suben Santi (conductor) Estela (trabajadora social) y María (auxiliar de apoyo) el equipo habitual de cada unidad, al que esa noche se incorpora la consejera de Familia y Asuntos Sociales, Gádor Ongil, de la que depende el dispositivo, integrado en la dirección general de Voluntariado y Promoción Social, que dirige Laura Ruiz de Galarreta, que se suma a la expedición. La furgoneta enfila rumbo a Vía Carpetana, y, en el lugar A la búsqueda de Manuel Las urgencias sociales atienden, sobre todo, a sin techo ancianos, dependientes y mujeres maltratadas La consejera de Familia, Gádor Ongil, estuvo de servicio en una unidad móvil para conocer el dispositivo El bar cierra y Manuel se agarra a la auxiliar para poder caminar La unidad móvil son nuestros ojos y la central, las manos En la central del servicio de Emergencia Social se reciben las llamadas derivadas por el 112. Entran en el TAS (terminal de asistencia y seguimiento) La trabajadora social habla con el afectado y valora si la situación requiere la presencia de una unidad móvil. Si es así, ésta se desplaza hasta el lugar y, tras entrevistarse con el afectado, propone alternativas. Mientras, desde la central se piden informes, averiguan datos y se gestionando los recursos para dar una rápida solución. Las móviles son nuestros ojos y la central, nuestras manos explica Concha Cañón, responsable del servicio. Los vehículos se desplazan a los domicilios, si los hay, para recoger medicación, documentación, ropa... En función del caso, acompañan al sujeto al día siguiente para hacer los trámites necesarios para resolver el problema. Otras veces acude por sus propios medios y si no disponen de dinero, le facilitan ayuda para el transporte. La emergencia social era una asignatura pendiente y necesaria, que se reforzó con las unidades móviles que acuden de forma inmediata a las urgencias. El servicio está compuesto por magníficos profesionales que trabajan las veinticuatro horas del día los 365 días del año precisó la consejera de Familia, Gádor Ongil. indicado- -un banco- no está Manuel, un viejo conocido de este servicio. Fue militar, vivió en el paseo de la Castellana, tiene un hijo y un hermano pero su alcoholismo y su abandono ha cansado a los suyos. Estuvo tres años en un albergue con plaza propia a la que renunció y los últimos años los ha pasado dando tumbos y gastando el dinero en su adicción. Ésta le convierte en violento y agresivo y la Policía ha tenido que intervenir en varias ocasiones por los altercados que provoca. Los tres profesionales se dividen en dos grupos para buscarle calle arriba, abajo, bocacalles... Ni rastro del hombre. Mientras, el resto de la comitiva espera, a varios metros de distancia para no interferir la intervención, aparece una mujer. ¿Son de Emergencia Social? El hombre que buscáis es- Euros para pasar la noche juntos tá en ese bar- -apunta con el dedo- mostrando el DNI. Está fatal, muy mal, pero no quiere ir al hospital ni a ningún sitio. Lleva mucho dinero encima y tranquimazines de 50 miligramos. El local está lleno de toxicómanos y le van a dejar limpio subraya, con las huellas de la adicción pegadas a su cuerpo, mientras arruga un billete de cinco euros. Me los ha dado él para que pasemos la noche juntos. En un descuido, le he quitado el carné cuando he visto que estaban por aquí. Le he dicho que iba a ver a mis niños Son las 00.45 h. La noche es sórdida. En el establecimiento, la escasa clientela, integrada por jóvenes, está igual o peor que Manuel, quién, a pesar de su embriaguez, se aferra a un vaso de vino como si le fuera la vida en ello. Hasta él se dirige el equipo de urgencia social y comienza su labor de persuasión.