Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 6 s 4 s 2008 Zapatero, aislado en las relaciones internacionales ESPAÑA 25 Una relación de dieciocho palabras Las intensas relaciones diplomáticas entre George Bush y Rodríguez Zapatero culminaron esta semana en Bucarest, cuando el presidente de Estados Unidos exclamó al cruzarse con el español: Hola, hola. Felicidades Tres palabras más para un denso historial POR M. CALLEJA MADRID. A falta de cumbres, entrevistas, reuniones, visitas, encuentros o incluso encontronazos, los saludos que se dirigen George Bush y José Luis Rodríguez Zapatero en las citas internacionales son observados y cronometrados al segundo, con un regocijo nada disimulado por parte de la prensa. El pasado 14 de marzo, Moncloa anunció que por fin, después de cuatro años, iban a verse ambos dirigentes, en la cumbre de la OTAN en Bucarest. Y se vieron... de pasada. Hola, hola. Felicidades le dedicó el presidente estadounidense al español, cuando pasó por su lado en la cena de apertura. Fue una cumbre de tres palabras en menos de tres segundos. La vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, lo calificó de encuentro informal El hola, hola ya ha pasado a la historia de las relaciones internacionales de España. Desde que Zapatero ganó las primeras elecciones, en marzo de 2004, ha coincidido siete veces con Bush en diferentes citas con otros líderes mundiales. Que se sepa, Bush ha dedicado en público 18 palabras a Zapatero en esos siete encuentros. Moncloa asegura que ha habido otras conversaciones, pero su contenido es totalmente desconocido, al menos para la opinión pública. El contenido de esos encuentros informales como diría la vicepresidenta De la Vega, fue tan trascendente como esto: Hola, ¿qué tal amigo Hola, ¿cómo está? Me alegro de volver a verlo El momento culminante se produjo esta misma semana, con el Hola, hola. Felicidades que al parecer dejó satisfecho al Gobierno de Zapatero, porque nadie ha lamentado, al menos de puertas afuera, que no se produjera la esperada reunión, la de verdad, entre el máximo dirigente de la primera potencia mundial y el presidente del Gobierno de España. El pasado 14 de marzo, Bush telefoneó a Zapatero para felicitarle por el resultado de las elecciones del día 9. El propio Zapatero reconoció que esperaba que en la conversación que ambos tenían pendientes, y que por fin sería en Bucarest, se hablara detenidamente de aspectos que afectan a intereses compartidos y de otras cuestiones de orden internacional Luego llegó el histórico hola, hola de Bush, y no hubo más conversación ni grandes cuestiones internacionales que tratar entre los dos. Por si fuera poco, Zapatero se dejó fotografiar solo en la mesa de trabajo de la cumbre, mientras un poco más allá Bush y Merkel conversaban con el resto de dirigentes mundiales. El Gobierno, consciente del tremendo impacto que había tenido la publicación de la fotografía, en la que Zapatero aparecía aislado en el mundo, ajeno a los asuntos que tratan el resto de los dirigentes, se movilizó rápidamente. Primero fue Moratinos quien intentó quitar importancia a la imagen, lo mismo que De la Vega. Lo cierto es que si la imagen resultó impactante, mucho más lo fue el vídeo que se colgó en internet: toda un secuencia para ver a un presidente ajeno a todo. Intereses compartidos EL HISTORIAL DE ZAPATERO CON BUSH 27 de junio de 2004: El primer encuentro fugaz de Zapatero y Bush se produjo en Estambul, en la Cumbre de la Alianza Atlántica. El presidente de Estados Unidos ofreció un trato frío al español. En la memoria de todos aún estaba el gesto de Zapatero sentado en la Plaza de Colón, durante el desfile de las Fuerzas Armadas, mientras pasaba por delante de él la bandera de Estados Unidos. Al llegar a la cena ofrecida por el presidente turco, Zapatero dirigió un simple ¿Qué tal, George? cuando se cruzó con él. Bien, ¿y tú? contestó Bush. Según Moncloa, charlan 5 ó 7 minutos. 23 de septiembre de 2004: En la Asamblea General de la ONU, en Nueva York, Zapatero estrecha la mano a Bush en una recepción ofrecida por el presidente de Estados Unidos a líderes extranjeros. Sigue sin haber un encuentro entre los dos dirigentes. 22 de febrero de 2005: Tampoco esta vez hubo una entrevista formal entre Zapatero y Bush, en la Cumbre Atlántica de Bruselas. El presidente de Estados Unidos dedicó siete segundos cordiales en saludar en español al jefe del Gobierno, con un Hola, ¿qué tal, amigo? Fueron unos segundos de diálogo aunque muy intensos. Zapatero calificó de normal la relación con la primera potencia mundial. 9 de mayo de 2005: En los actos del 60 aniversario del fin de la II Guerra Mundial, en Moscú, se produjo el cuarto encuentro entre Bush y El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, solo en la cumbre de la OTAN de esta semana Zapatero. Moncloa aseguró que hubo una larga conversación en la recepción oficial en el Kremlin, pero no hubo prensa ni documento gráfico. 28 de noviembre de 2006: Cumbre de la OTAN en Riga (Letonia) El presidente de Estados Unidos se limita a saludar al jefe del Ejecutivo español con un apretón de manos. Tampoco en esta ocasión se produjo ninguna cumbre ni reunión entre los dos mandatarios. 25 de septiembre de 2007: En la cena ofrecida por el secretario general de la ONU, Ban ki- Moon, en Nueva York, se EFE produjo uno de los momentos culminantes en la política internacional de Zapatero, que logró sumar otros cuatro segundos a sus fugaces contactos con el dirigente de la primera potencia mundial. A estas alturas, tres años y medio después de iniciarse la primera legislatura del PSOE en el poder tras la etapa de Aznar, los encontronazos, más que encuentros, entre Bush y Zapatero, ya provocan auténtico interés morboso. En esa ocasión, todo el mundo vio cómo Bush se acerca a Zapatero, le tiende la mano y le dice en castellano: ¡Hola! ¿cómo está? Zapatero, muy sonriente, le contesta con un escueto: Bien y Bush añade: Good to see you again Me alegro de volver a verle y se marcha, mientras Zapatero se vuelve primero y después se gira otra vez para observar, sonriente y con las manos juntas, a Bush en la distancia hablando con otros dirigentes mundiales. 2 de abril de 2008: Moncloa llevaba semanas anunciando un encuentro entre Bush y Zapatero en la cumbre de la OTAN, que se ha celebrado esta semana en Bucarest. Pero el esperado encuentro no se produjo y se limitó sin más a un saludo que rozó lo surrealista, sobre todo si se tiene en cuenta el historial que había de los contactos de los dos dirigentes. La cena de la apertura de la cumbre propició otro rapidísimo saludo entre el presidente estadounidense y el jefe del Ejecutivo español. Zapatero estaba ya sentado en su sitio cuando entró en la sala Bush, quien al pasar por su lado le saludó en castellano con un: Hola, hola. Felicidades Tras la llamada telefónica del pasado 14 de marzo, según Moncloa ambos habían quedado en verse. Desde luego se vieron, pero no se cumplieron las expectativas de Zapatero quien, según dijo, pretendía hablar con Bush en esta cumbre de aspectos que afectan a intereses compartidos