Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA DOMINGO 6 s 4 s 2008 ABC Tiempo de estrategias Germán Yanke llamados para el acuerdo. Pero el gesto da la imagen de un partido que, a diferencia del primer mandato del presidente, tiene un proyecto que no es la resultante de la negociación con todos salvo el PP. Mientras, el PSOE, en el contexto general de la defensa de consensos de Estado modifica el rumbo y, dejando a un lado provisionalmente los ataques a la derecha sobre la paralización de la renovación del Consejo General de Poder Judicial y las atrabiliarias propuestas de desbloqueo del ministro Fernández Bermejo, inicia, antes de la investidura, sus contactos con el PP sobre la materia. En estas conversaciones, el PP presenta esa imagen provisional en la que se mezcla lo que fue y lo que quizá esté por venir, todo- -en el fondo- -una curiosa paradoja: la nueva portavoz Sáenz de Santamaría y el viejo secretario general Acebes hacen saber a sus interlocutores que la renovación de los órganos judiciales sólo será abordada en un pacto más amplio que modernice la justicia. El único motivo para negarse a la parte en beneficio del todo es, en realidad, la desconfianza. Mariano Rajoy, en sus particulares intervenciones de estos días (la última sorprendentemente en La Zarzuela y no en el Congreso o en la sede de su partido) se ha quejado de que se le pida entendimiento en cuestiones en las que la ley lo exige (como sería el caso del CGPJ y el Tribunal Constitucional) y se le deje de lado en otras que comportarían un verdadero acuerdo de Estado. El PP, en este cambio de estrategia socialista, debe plantearse muy seriamente la suya, si no quiere terminar dando la impresión de que, con otros rostros o los mismos, se mantiene en las posiciones de antaño. En el último ejemplo citado, la lógica desconfianza puede volver a colocarles ante la opinión pública como el cortafuegos de una renovación del Consejo en la que la derecha perdería poder. Y, en el camino, no hay que olvidarlo, se inclumplen las previsiones legales sobre el CGPJ y se perjudica a los ciudadanos. Por eso, o el PP demuestra a estos por qué no se pueden renovar los órganos judiciales sin un desconocido pacto general sobre la modernización de la Justicia, o quedará de nuevo vencido, sin debate de fondo, por la agobiante estrategia en la que todo se ha convertido. Mesquida califica de muy grave la absolución del grapo que asesinó a un policía Defiende la actuación policial y pide depurar responsabilidades J. A. GUADALAJARA. El director general de la Policía y de la Guardia Civil, Joan Mesquida, se refirió ayer a la absolución por parte del Tribunal Supremo de un grapo que asesinó a un policía porque la testigo protegido no compareció en el juicio al no haber sido localizada. En concreto, aseguró que la actuación de la Policía en este caso fue correcta y añadió que hay que tener confianza porque el Estado de Derecho tiene mecanismos para depurar responsabilidades. Mesquida, que asistió a los actos celebrados en Guadalajara para conmemorar el trigésimo aniversario de los GEO, manifestó a preguntas de los periodistas sobre esa sentencia que hay que tener confianza En este sentido, señaló que el Estado de Derecho tiene mecanismos para depurar responsabilidades y tomar medidas para evitar que estas situaciones se repitan. Para Joan Mesquida, estamos ante un hecho sin duda muy grave y doloroso para la Policía y la familia del agente asesinado, pero creo que hay que tener confianza La política tiene su parte de estrategia, que ni puede ni debe olvidarse, para poder hacer realidad sus objetivos. A veces, sin embargo, todo parece ser estrategia, sobre todo cuando la vaciedad del debate, como ha ocurrido entre nosotros, se alarga en el tiempo. La crispación que ha presidido la legislatura anterior es, sin duda, una táctica para no abordar un debate serio sobre las cuestiones que, política o socialmente, interesan de verdad. Si unos tratan a los adversarios como intransigentes inmovilistas pertenecientes a la derecha extrema y si otros responden considerando a los primeros como redomados ignorantes con un proyecto que precisa el entendimiento con los terroristas, no es que el debate sea exageradamente tenso, sino, sencillamente, que no lo hay. Se puede poner otro ejemplo de estos últimos cuatro años de una fase incluso presentada como más moderada. Si las posiciones que se despliegan sobre el escenario son negar cualquier problema económico, en contra de las cifras y del desajuste de las propias previsiones y, en el otro lado, la tragedia del caos, no se está abordando la situación económica con crudeza, sino que, sencillamente, se está en plena operación de distracción para evitarlo. Que las cosas vayan a cambiar en este segundo mandato del presidente Rodríguez Zapatero, es decir, que pasemos a una confrontación política e ideológica serena, no está todavía claro, aunque no parece haber duda de que la estrategia, aunque sea para lo mismo, se va a modificar. El PSOE, en estas primeras semanas, ha maniobrado con cierta inteligencia. De un lado, ocurra lo que ocurra en la investidura, ha mostrado su conformidad con la elección del presidente en la segunda votación, sin entregarse a una negociación por la mayoría absoluta que comportara, inicialmente, acuerdos difíciles de vender a una parte importante del electorado. Sabe que podrá gobernar en las mismas condiciones que si lo hubiese hecho y que los nacionalistas creen que tendrán en el futuro la oportunidad de ser Indignación en el Cuerpo Posiciones de antaño El director general de la Policía y la Guardia Civil es consciente de que el fallo judicial ha caído como un jarro de agua fría entre los compañeros de la víctima, que están absolutamente indignados con la absolución del grapo. Hay que recordar que el viernes el SUP, sindicato mayoritario del Cuerpo, hizo pública una durísima nota contra el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, que había declarado que con la decisión del Supremo se restablecía el Estado de Derecho El sindicato le respondió calificándole de defensor de terroristas Por otra parte, y preguntado Mesquida sobre si hay novedades en las investigaciones para buscar a los autores de la profanación de la tumba del subinspector de los GEO, Francisco Javier Torronteras, que murió en la explosión del piso de Leganés que provocaron islamistas implicados en el 11- M, respondió que podría haber resultados en breve. Así, indicó que se trabaja en una línea muy sólida de investigación, pero lo prudente es no ir de momento más allá Agentes de los GEO durante una exhibición ayer en Guadalajara EFE Reconocimiento al trabajo del GEO al cumplir su trigésimo aniversario El director general de la Policía y de la Guardia Civil, Joan Mesquida, aseguró ayer que el Grupo Especial de Operaciones (GEO) es una unidad absolutamente preparada para afrontar los retos relacionados con la seguridad que tenemos planteados y está entre las mejores del mundo por su preparación. Mesquida acudió a Guadalajara a los actos organizados para conmemorar el trigésimo aniversario del GEO, por el que han pasado más de cuatrocientos agentes. El director general recordó a los policías muertos en cumplimiento de su deber y especialmente a los geos fallecidos en acto de servicio, entre ellos el subinspector Francisco Javier Torronteras, que murió en Leganés en la explosión provocada por buena parte de la célula que perpetró los atentados del 11- M. Desde su creación, el GEO ha liberado a más de 440 personas, han detenido a cuarenta comandos terroristas y han abordado 31 barcos dedicados al narcotráfico.