Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA Caos en la Justicia DOMINGO 6 s 4 s 2008 ABC El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, ayer en el inicio de la reunión con los sindicatos ÁNGEL DE ANTONIO Maratoniana reunión en Justicia para acabar con la huelga que ha colapsado los juzgados El ministro Bermejo se vio obligado a recibir a los sindicatos para intentar solucionar el conflicto ante la investidura de Zapatero P. CERVILLA MADRID. Tras casi diez horas de reunión y, al cierre de esta edición, el acuerdo todavía no se había cerrado entre el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, y los funcionarios de Justicia para poner fin a dos meses de huelga. El ministro intentaba cerrar ayer in extremis un conflicto que ha provocado un hondo malestar en el Gobierno, hasta el punto de que la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, había llamado a capítulo a Bermejo para que buscara una solución que cerrase un problema que ha puesto en la picota al sistema judicial. La decimocuarta reunión entre el Ministerio y los sindicatos comenzó a las cuatro de la tarde de ayer con la misma tónica reivindicativa que han mantenido los funcionarios de Justicia a lo largo de estos dos meses, con una manifestación de protesta a las puertas de la sede ministerial. Un centenar de manifestantes pusieron la tensión necesaria para presionar al ministro, al grito de Bermejo dimisión, justicia solución o Esta huelga la vamos a ganar A la vez que criticaban al ministro, los concentrados jalearon a sus compañeros sindicalistas al grito de ¡Toreros, toreros! mientras los dirigentes sindicales entrelazaban sus manos para mostrar la unidad sindical, que tanto se ha cuestionado tras el desmarque protagonizado por la UGT. Este sindicato no acudió a la última reunión y acordó desconvocar los paros, provocando una quiebra entre sus delegados sindicales. A esta primera reunión con el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, ya que hasta ahora había dejado la negociación en manos de los segundos escalones del Ministerio, los representantes de CC. OO. UGT, CSI- CSIF y STAJ, llegaron con un documento en el que mantenían su petición de un aumento salarial de 200 euros mensuales, con efecto del mes de enero, según informa Efe. Pero no sólo reflejaron sus pretensiones salariales en este escrito, sino que plasmaron otras cuestiones tan importantes como éstas según aseguraron fuentes sindicales. Estos aspectos serían los planes de actuación y el cumplimiento del horario, así como los planes de recuperación del trabajo y la puesta al día a juicio del representante del CSIF, Juan Antonio Martín, en temas como la reforma profunda de la oficina judicial y de la informatización de los órganos judiciales Este texto pretendía ser suficiente para la negociación según el responsable del sector de Justicia de Comisiones Obreras, Javier Hernández, y con él se intenta llegar por todos los medios a los problemas fundamentales de la Justicia y buscar una fórmula para recuperarnos del atasco, que sea verdaderamente eficaz y real En este sentido, la representante de STAJ, Herminia Ruiz, aseguró que, en base a este texto que han presentado, el Ministerio tiene la fórmula para acabar el conflicto Al margen del grave desencuentro que se ha producido entre los 9.500 funcionarios de la Administración de Justicia de diez Comunidades Autónomas no transferidas y el Ministerio, los sindicatos esperaban ayer un cambio de actitud en el titular de este departamento, según reconoció el coordinador estatal de Administración de Justicia de Comisiones Obreras, Javier Hernández. Con este cambio confiaban en que se abrieran esperanzas para solucionar el conflicto aunque advirtieron que no cederían en su objetivo de conseguir la homologación salarial de los trabajadores de la Administración de Justicia con las Comunidades Autónomas Transferidas. Hay que recordar que el Ministerio ofreció en su última propuesta 180 euros mensuales a ingresar en 2008 y 2009, frente a los 200 que piden los sindicatos, a pagar íntegramente desde enero de este año. De protesta electoral a perjuicio ciudadano Para la opinión pública, la huelga de los funcionarios de Justicia empezó siendo una protesta laboral que boicoteaba la intervención del candidato socialista y presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en cada uno de sus mítines de campaña. Una protesta más que daba color a la campaña electoral. Pero no se quedó ahí, pasó la campaña, pasaron las elecciones, y esta protesta comenzó a afectar a la vida cotidiana de los españoles, que tomaron conciencia del problema, al ver cómo cualquier trámite administrativo relacionado con la Justicia empezaba a demorarse o incluso era imposible realizarse. Los datos están ahí y las actuaciones judiciales paralizadas (entre juicios, vistas y comparecencias) suman ya 130.000 en las Comunidades de Castilla y León, Castilla La Mancha, Extremadura, Murcia, La Rioja, Baleares, Asturias, Ceuta y Melilla y los órganos centrales de la Administración de Justicia de Madrid. Hay casos tan graves como el de los seis Juzgados Centrales de Instrucción de la Audiencia Nacional que están en estos momentos casi paralizados