Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN DOMINGO 6 s 4 s 2008 ABC DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO LIBERALIZACIÓN EN EL COMERCIO l anteproyecto de ley de Modernización del Comercio Regional que ha impulsado la Comunidad de Madrid para liberalizar el horario de apertura y cierre de los negocios en los días laborables y en los festivos autorizados merece una acogida favorable. Es cierto que la iniciativa se ha topado con el rechazo frontal de algunas confederaciones de pequeños y medianos comerciantes, de IU, de UGT y CC. OO. y de algunos colectivos de consumidores. También ha planteado reservas el PSOE. Sin embargo, la medida cuenta con el apoyo incondicional de la representativa patronal madrileña, de nutridos colectivos de minoristas, de la Cámara de Comercio y de la principal organización de consumidores, que asumen la idea como una forma idónea de poder adaptarse mejor a las necesidades de muchos miles de ciudadanos en una época en la que su jornada laboral ha dejado de responder al patrón tradicional. Se trata, en definitiva, de que las empresas tengan derecho- -no obligación- -de dar más facilidades al consumidor y, por tanto, de que dispongan de más oportunidades para aumentar su volumen de negocio. No obstante, también es comprensible la queja delos empresarios que encarnan elcomercio tradicional y familiar porque carecen de la flexibilidad que sí tienen las grandes superficies para reorganizar sus plantillas. Por ello, lo razonable sería que la Comunidad complementase su ley con medidas reales en favor del pequeño comercio, de manera que al final contase con el más amplio grado de consenso posible. PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer, José Antonio Navas y Pablo Planas Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera E INEFICACIA HIDRÁULICA L artículo 103 de la Constitución establece que la Administración debe servir con objetividad los intereses generales y actuar, de acuerdo, entre otros, con los principios de eficacia y coordinación. Nada de esto sucede en la política del agua. Además de tomar decisiones incoherentes al amparo de intereses políticos coyunturales, el PSOE ha demostrado una ineficacia absoluta a la hora de poner en práctica las obras que anuncia como la solución de todos los males. Según informa hoy ampliamente ABC, de las 30 actuaciones calificadas de urgentes y prioritarias para incrementar los recursos hídricos en sustitución del trasvase del Ebro, sólo una de ellas- -la desaladora de Marbella- -está en servicio desde julio de 2005, aunque se terminó años atrás, y algunas otras están en proceso de ampliación. Los datos proceden del propio Ministerio de Medio Ambiente, a través del programa AGUA, de tal manera que el mismo Gobierno reconoce oficialmente la ineficiencia de su gestión. Así, por citar sólo algunos ejemplos, de las cinco desaladoras previstas en Almería solo avanza la de Carboneras, y las nueve previstas en Murcia- -incluida la del Campo de Cartagena, que se considera la mayor de Europa- -están todavía pendientes. Cristina Narbona tendrá que dar muchas explicaciones a los ciudadanos acerca de estos retrasos inaceptables y ella misma, o quien la suceda al frente del departamento, deberá desarrollar actuaciones eficientes para combatir una necesidad pública que no admite demoras técnicas o administrativas. Mientras tanto, la Generalitat catalana sigue a lo suyo. Acuciado por una sequía que amenaza al consumo humano en Barcelona y su área metropolitana, José Montilla saca a relucir su faceta más agresiva para exigir explicaciones a sus propios compañeros socialistas. Su respuesta al propio Rodríguez Zapatero y a la ministra refleja no sólo malestar e impaciencia, sino el reconocimiento de que la indefinición en la toma de decisiones y la torpeza en la gestión le están creando serios problemas políticos. Si el tras- E vase del Ebro sigue bloqueado por razones partidistas, algo habrá que hacer, viene a decir el líder del PSC, sin que le importe dejar al descubierto las flaquezas y los errores de Medio Ambiente. Lo más llamativo es que el presidente de la Generalitat reclama ahora al Gobierno coordinación y lealtad institucional después de haber defendido a tope un estatuto que regula la política hidráulica catalana sin consideración alguna hacia las necesidades ajenas. Bien está, por supuesto, el principio de solidaridad- -proclamado por la Constitución al mismo nivel que los de unidad y autonomía- -pero, como es natural, tiene que existir reciprocidad y no puede funcionar en una sola dirección, siempre en beneficio de quien adopta posturas egoístas. El PSOE ha hecho mal las cosas en la política del agua y ahora los ciudadanos pagan las consecuencias mientras los políticos miran para otro lado o se dedican a defender intereses particulares. Rodríguez Zapatero utiliza su retórica habitual para hablar de una política moderna en materia hidráulica, pero no explica en qué consiste tal cosa ni aporta soluciones prácticas a problemas reales. Hay que informar cuanto antes a la opinión pública acerca del estado de las obras previstas, las razones de tantos retrasos y los planes establecidos- -y su coste real- -para recuperar en lo posible el tiempo perdido. A la gente no le importa quién es el titular de las competencias ni atiende a las luchas internas por el poder en el seno de los partidos cuando están en juego asuntos vitales como es el consumo del agua. Ante un recurso escaso, la única opción razonable es repartirlo con criterios de solidaridad y gestionarlo con el máximo rigor. Los socialistas han hecho todo lo contrario y ahora se enfadan unos con otros para librarse del merecido reproche a su desastrosa gestión. Es el presidente del Gobierno quien tiene la máxima responsabilidad de dar soluciones a los problemas de todos y poner al frente de esta delicada materia a personas dispuestas a trabajar a fondo en beneficio del interés general. Está claro que no se puede perder otra legislatura en controversias inútiles. BUSH Y EL FUTURO DE KOSOVO n la información que publica hoy ABC, el presidente norteamericano George Bush afirma que Kosovo todavía necesitará de la ayuda internacional para convertirse en un Estado viable. En buena lógica, habría sido más adecuado esperar a que alcanzase la madurez antes de alentar una proclamación unilateral de independencia, que ha llevado al derecho internacional a una encerrona de la que no se sabe cómo saldrá. A Estados Unidos le conviene tener una base militar en este enclave balcánico, pero por el momento apenas una treintena de países ha reconocido a la antigua provincia serbia, y la ONU no sabe cómo dar un paso ni en qué dirección sin cometer una aberración jurídica contra sus propios principios. La Unión Europea está embarcada en un proyecto que no podrá llevar a cabo porque no puede encontrar respaldo jurídico, y por ello España ha obrado con prudencia al retirarse del mismo. Los países que han impulsado- -con Estados Unidos a la cabeza- -la proclamación de la independencia de Kosovo, insisten en que se trata de un caso que no creará precedentes; pero lo quieran o no, el precedente está creado y no dejará de alentar movimientos de segregación en otras partes de Europa, como el propio Bush menciona, consciente de que el conflicto crecerá. En cuanto a la ayuda, es evidente que, como Kosovo, Serbia también necesita ayuda política y económica para poder superar cuanto antes los traumas de su pasado. E TRIPLE FRAUDE EN EL CONGRESO OS partidos están a punto de dar otra vuelta de tuerca al reglamento del Congreso para estrangular su espíritu, despreciar el buen uso del dinero público e, incluso, defraudar a sus votantes. Las normas de constitución de la propia Cámara, aprobadas en su día por todas las fuerzas políticas, exigen a las mismas tener un mínimo de quince diputados para tener grupo parlamentario. Como segunda alternativa, se requiere que cuenten con cinco escaños y al menos, el quince por ciento de los votos correspondientes a las circunscripciones en que hubieren presentado candidatura o el cinco por ciento de los emitidos en el conjunto de la Nación Izquierda Unida, ICV ERC y BNG no cumplen nin, gún requisito legal para tener grupo parlamentario propio, aunque- hecha la ley, hecha la trampa -estén dispuestos a sumar votos y porcentajes para montarse a costa del presupuesto un Grupo Mixto bis para los tres primeros por medio del préstamo de los dos parlamentarios del Bloque, que luego, después del verano, se irán al Grupo Mixto verdadero. Así habrán logrado todos multiplicar por dos o por cuatro el presupuesto y el tiempo de intervención en los debates que le habían otorgado las urnas por voluntad de los ciudadanos. Aunque a Rodríguez Zapatero le convenga tener contentos a sus aliados nacionalistas y de izquierdas más fijos de la pasada legislatura porque en ésta también los necesi- L tará, no debe suplir con trampas las consecuencias de un hecho decidido por los votantes cuando prefieren de forma tan mayoritaria apoyar a los dos grandes partidos de ámbito nacional- -PSOE y PP sumaron el 84 por ciento de los votos en las últimas elecciones- -y respaldar, cada vez a más distancia, a sólo dos grupos nacionalistas: CiU y PNV La generosidad de nuestra peculiar ley electoral otorga representación parlamentaria a partidos que no llegan al uno por ciento del cómputo nacional, pero retorcer los reglamentos para inventarse grupos parlamentarios de cinco diputados y tres partidos es un fraude además de una frivolidad. En Galicia, por ejemplo, compitió IU con el BNG. Si se iban a unir, los votantes tenían derecho a saberlo. ¿Por qué no se presentaron a los comicios en coalición? Presupuesto aparte, equiparar luego en los debates el tiempo de intervención de todos los grupos por igual le puede venir muy bien al Gobierno y mal a la única oposición que aspira al relevo en el poder, pero además es un fraude a la propia vida parlamentaria. El presidente del Congreso, José Bono, no debe arreglar con trampas los problemas de estabilidad de Zapatero ni los de supervivencia de todos los grupos de izquierda, por muy nacionalistas que sean. El invento de los grupos mixtos es un fraude al reglamento del Congreso, al contribuyente y al conjunto de los votantes.