Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 TOROS www. abc. es toros SÁBADO 5- -4- -2008 ABC Las máximas figuras se citan en la Feria de Nimes ABC NIMES (FRANCIA) El empresario de la plaza de toros de Nimes, Simón Casas, ha cerrado los carteles de la próxima feria, que se celebrará durante los días 7 y 12 de mayo. En el ciclo, que cuenta con atractivos carteles, harán doblete los franceses Sebastián Castella y Juan Bautista y el extremeño Miguel Ángel Perera. La feria estará compuesta de ocho corridas de toros- -una mixta- una novillada con picadores y un festejo de rejones. En ella se dan cita las principales figuras, como Ponce, José Tomás, El Juli o El Cid. La ausencia de Morante es la más destacada. Éstas son las combinaciones, según informa burladero: Miércoles 7 de mayo. Toros de Victorino Martín para Pepín Liria, Ferrera y Marc Serrano. Jueves 8. Matinal: novillos de Fuente Ymbro para Camille Juan, Marco Leal, Abel Valls y Alejandro Esplá. Por la tarde: toros de Garcigrande para Javier Conde, José Tomás y Sebastián Castella. Viernes 9. Toros de Puerto de San Lorenzo para Juan Baustista, Perera y Talavante. Sábado 10. Por la mañana: toros de Zalduendo para Ponce, Castella y Cayetano. Por la tarde: toros de El Pilar para César Jiménez, Tejela y Joselito Adame. Domingo 11. Por la mañana: toros de Juan Pedro Domecq para Bautista, El Cid y Manzanares. Por la tarde: toros de Miura para El Fundi, Padilla y Rafaelillo. Lunes 12. Matinal: toros de Capea para Diego Ventura, Álvaro Montes y Leonardo Hernández. Por la tarde: dos toros de Capea para rejones y cuatro de Jandilla para Pablo Hermoso de Mendoza y El Juli y Miguel Ángel Perera. Curro Molina se asomó al balcón con este impresionante par al quinto toro de la tarde DÍAZ JAPÓN Elogio de la plata y el castoreño FERIA DE ABRIL Real Maestranza de Sevilla. Viernes, 4 de abril de 2008. Octava corrida. Lleno de no hay billetes Toros de Torrealta, una escalera, impresentables algunos; bajísimos de casta y manejables; destacó el bravo 4 Javier Conde, de caña y oro. Pinchazo hondo, media estocada trasera y tres descabellos (pitos) En el cuarto, pinchazo y media (bronca) Sebastián Castella, de turquesa y oro. Estocada (ovación) En el quinto, metisaca en los sótanos y descabello (silencio) Alejandro Talavante, de malva y oro. Pinchazo, estocada atravesada y tres descabellos (silencio) En el sexto, pinchazo y estocada (silencio) ZABALA DE LA SERNA SEVILLA. Como si se presintiera de antemano, el aficionado acudía a la plaza a sabiendas de que nada se parecería a la emotiva tarde de anteayer. Pero la esperanza siempre habita en un rincón del corazón, y el cartel traía el atractivo de un Sebastián Castella que abordaba, una vez fuera de Fallas y Castellón, su primer compromiso de la temporada en España. Y Alejandro Talavante debía remontar la imagen ofreci- da el Domingo de Resurrección. Y ambos habían disfrutado en 2007 de los toros de Torrealta sobre el albero maestrante. Y Javier Conde... A las nueve de la noche la tarde había cedido ante los augurios más pesimistas. No es que el peso y el recuerdo de la victorinada lastrase el vuelo de la corrida, sino que por sí misma fue insufrible. De todo lo acontecido, la acorazada del castoreño, tan vilipendiada siempre, y algunos hombres de plata y azabache solicitaban, por méritos propios, más atenciones y parabienes de los que habitualmente les dedicamos. Se picó francamente bien ayer. Incluso cuando el gordo y colorao quinto sorprendió por la grupa y descabalgó a José Doblado, supo luego echarle el palo por delante y medirle una buena vara. Que al bravo cuarto le dieran estopa, responde más a la dejadez de Conde que, entre gestos y aspavientos, gritaba- -no se entendía con nitidez si era vale, vale o dale, dale -y levantaba la mano, pero no metía el capote. Este negro cuarto, que apareció engallado en el ruedo, fue el más bravo con diferencia de los desiguales torrealtas, una escalera indigna de la Feria de Abril. Lo de Javier Conde fue una estafa en toda regla. No ya lo suyo en sí, sino contratarlo para una plaza seria. Cuando uno piensa que un torero como Uceda Leal se ha quedado fuera de Sevilla, con mil veces más méritos contraídos aquí, y contempla al toreador Conde pegando encogetás guiñás y una amplia variedad de contracciones musculares que delatan a su corazón, cuestiona firmemente la justicia taurina. Pena de toro y pena de todo. La bronca se oyó en Benidorm, donde debería anunciarse en sesión continua para guiris El acapachado y atacado primero, con más kilos que cara y con más flequillo que casta, se dejó a media altura en un par de derechazos que Javier Conde le trazó entre infinitos paseos. Hablando en plata: la cuadrilla de Sebastián Castella es un diez. Si Curro Molina lo bordó con el capote en la brega del segundo, se salió con los palos en el quinto: le tocaron la música después de un par en el que los pitones le acariciaron los pómulos. Y el otro Molina del equipo, Juan Manuel, también Si Curro Molina lo bordó con el capote en la brega del segundo, se salió con los palos en el quinto brilló. Castella apostó por dejarse enteros sus toros en el caballo, y a lo peor pagó en tornillazos y cierta violencia del muy gordo penúltimo su apuesta. Pero cuando terminó de defenderse y se agotó el gasoil de genio se paró. La mano se le fue a los sótanos en un espantoso metisaca. Castella había toreado con son al segundo con el capote de salida, a pies juntos principalmente. Justo de fuerza el largo ejemplar de Torrealta, y Josele lo dosificó con perfección en el peto. El gallo de Francia se clavó por estatuarios impertérritos, pero el desenlace del nudo gordiano con la mano izquierda fue extraordinario. Después al toro le costaba un mundo repetir. Pedía sitio y Castella en principio se lo dio; mas en el momento de apretar el acelerador y ligar se veía el fondo endeble del domecq. La estocada, aun perdiendo la muleta en el embroque, remató la faena. Se vende y lo vende poco el francés, la alegría de la huerta al lado de Alejandro Talavante, que está entre místico, zen y aburrido. ¡Qué tristeza yendo a la cara del toro! Parece que se le ha caído una medalla. Y una vez en la cara del toro es una nebulosa. Horrible de telonazos con el chico y geniudo tercero, y no tan mal con el sexto, simplemente un coñazo