Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 S 6 LOS SÁBADOS DE DÍAS DE JÚBILO Jubilosos del Sur asé unas semanas en Buenos Aires, mi tierra natal. Estuve especialmente atento observando a los jubilosos de aquel Sur, lejano en el espacio y pegado a mi recuerdo. En las plazas y parques es habitual encontrarse con mayorcitos que venden sus propias artesanías. Hay una organización de mujeres contemporáneas de aquéllos, las Damas de Rosa, que se ocupa de atender a enfermos y convalecientes. Otros han optado por aprender el oficio del cuentacuentos, en cursillos y prácticas, para luego aplicarlo ante públicos infantiles. Existen concursos para narraciones escritas por veteranos. La ciudad es abundante en jubilosos. La mitad de ellos sigue trabajando pasados los 65 años. No sólo se trata de una necesidad imperiosa en este país de corralitos cacerolazos y devaluaciones monetarias. Importa, además, la nueva noción de la edad: ser veterano sin ser viejo. Así lo creen los que se inscriben en masters y universidades. Entre los cinco millones de argentinos que pasan los citados cumpleaños, hay población suficiente para esta segunda época estudiantil. Es frecuente entre quienes así opinan el hecho de haber P Blas Matamoro descubierto asuntos de interés al llegar a la última vuelta del camino. También influye, decisivamente, la evolución de la familia. Los hijos que crecen y se marchan, dejan espacios para nuevas actividades. Esta madre desocupada ha instalado un bed and breakfast destinado a gente de paso que necesita dormir y desayunar para seguir camino. Esta pareja, en cambio, aprovecha para vender un caserón ya inútil y mudarse acaso a orillas del mar. Mujeres que se han quedado solas y no proyectan volver a casarse, se instalan en casas donde viven las chicas de su tiempo. Así reanudan un contacto con mundos y gentes que llevaban cancelados. He visto algunos anuncios al respecto: habitaciones para abuelas No son geriátricos sino lugares de una inédita convivencia. No faltan los que emprenden un segundo (o enésimo) matrimonio. Nada estimula tanto como empezar algo, dejando archivado el mito de que en la madurez ya no hay inicios. Sí, los hay, con la ventaja de poderse orientar mejor si la experiencia del tiempo ha servido para algo. También al Sur se pasan días de júbilo. LECTURAS C. ANIORTE La casa de Sim Jae- duck es un canto a su instalación favorita cuenta que la mitad del agua que se consume en el mundo se va por el desagüe de los inodoros, por lo que ha instalado en el techo un depósito de 3,5 toneladas para recoger agua de lluvia y luego reutilizarla en la vivienda. Además de contar con paneles solares para reducir el consumo de energía, hay una depuradora que recicla y conserva el agua y llega a ahorrar hasta un 70 por ciento explica Sim Jae- duck, quien tampoco ha olvidado decorar sus cuartos de baño con cuadros para hacer más agradables los ratos que pase en ellos. Con su nuevo hogar, el Señor Retrete quiere liderar la Revolución de los Sanitarios que se vio en la Asamblea Mundial de Baños, que tuvo lugar en Seúl en noviembre del año pasado. Con re- AFP Para todos los gustos presentantes procedentes de 60 países, en dicho encuentro se han presentado váteres como el de Hansel y Gretel especialmente ideado para los niños porque junto al botón del ambientador hay otro que regala caramelos y golosinas como premio a una buena caquita. Para aquéllos a los que les gusta disfrutar de una novela, también hay cómodos váteres especialmente acolchados y otros que incluso ofrecen distintas bebidas, como un amplio surtido de tés y cafés. Todo con tal de que ir al baño no sea una experiencia sucia, aburrida ni, mucho menos, dolorosa u olorosa. Siempre y cuando, claro está, uno no tenga ningún problema intestinal. Al menos, eso es lo que piensa Sim Jae- duck, quien ha colocado un cartel en la puerta de su vivienda dando la bienvenida a la casa del Señor Retrete No es que estemos ante un caso de paridad ¿o sí? pero tras el fenómeno Stilton... le toca ahora el turno a Tea, su hermana. El ratón director del famoso Eco del Roedor periódico de Ratonia, lleva vendidos en nuestro país más de un millón de libros con sus aventuras. Tea es la reportera y enviada especial del Eco y también se ha puesto a escribir sus historias. Se trata de una serie de relatos llenos de intriga y mucho sentido del humor. Con el título de Tea Stilton esta colección de relatos- -publicados por la Editorial Destino- -está destinada a niñas mayores de ocho años. Junto a nuestra protagonista comparten sus aventuras cinco ratoncitas El club de Tea -con personalidades muy distintas, para que las lectoras se identifiquen con cada una de ellas. Colette, Nicky, Pamela, Paulina y Violet, son sus nombres y vienen de lugares tan dispares como Australia, Francia, China, Perú o Tanzania. Tea, licenciada en la Universidad de Ratford, es su profesora y con ellas vive su primera aventura que lleva por título El Código del dragón Se trata de una historia interactiva ya que a lo largo de sus 224 páginas- -cuya tipografía recuerda mucho a la de Geronimo Stilton -las lectoras puede participar en la investigación del misterio siguiendo las pistas que se le ofrecen. Además se incorporan pastillas con textos de no ficción que estimulan la curiosidad de los pequeños lectores sobre los temas más diversos, por ejemplo cómo calcular la distancia en metros entre un rayo y nosotros.