Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
S 6 L O S S Á B A TENDENCIAS Belleza: productos solidarios La particular cruzada de Mister Retrete Yo quiero un papá sueco GASTRONOMÍA Vineet Bhatia, los secretos de la mejor cocina india D O S D E A B C 5 DE ABRIL DE 2008 Baccarat De la mano del diseñador Philippe Starck, la maison del cristal francés, símbolo del lujo y del glamour acaba de abrir sus puertas en un El cristal que amaban los zares vuelve a Rusia emblemático edificio de Moscú, un palacete del siglo XIX TEXTO: PATRICIA ESPINOSA DE LOS MONTEROS FOTOS: ABC H ubo un tiempo en que el intercambio comercial de la fábrica francesa de Baccarat con Rusia era constante. A finales del XIX, la corte imperial cayó rendida ante los brillos del mejor cristal del mundo y príncipes y grandes duques, arrastrados por los gustos de sus emperadores, encargaban para sus palacios candelabros electrificados, lo más novedoso entonces en cuanto a tecnología, enormes arañas o cristalerías completas de colores, talladas y cinceladas para sus banquetes, a sabiendas de que se usarían tan solo una vez para luego, siguiendo la tradición, estrellarlas contra el suelo a sus espaldas. El gusto ruso por el cristal se mantuvo incluso en épo- cas soviéticas, y sabiendo esto, la firma francesa no ha dudado en recuperar el tiempo perdido y abrir, el pasado mes de enero, una gran sede- -segunda de sus tiendas en Moscú- en un palacete, situado en pleno centro de la ciudad, a un paso de la Plaza Roja, en la calle Nikolskaya, de cuya restauración y rehabilitación se ha encargado el gran diseñador Philippe Stark. En este lugar se pueden adquirir, además de las piezas históricas de Baccarat, las colecciones de diseño por las que ha apostado esta casa desde hace años: piezas muy especiales de creadores inspirados en la magia del cristal, como Kenzo Takada, Ettore Sottsass, Andrée Putman, Arik Lévy el mismo (Pasa a la página siguiente) Cristalería del Zar, realizada por encargo de Nicolás II en seis colores distintos