Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 5- -4- -2008 Un sobrino de Kennedy lidera una campaña contra un macroproyecto de Endesa en Chile Robert Kennedy jr. 29 Gracias a Dios, Rusia no quiere entrar en la OTAN E. S. BUCAREST. Era su última participación en una reunión del Consejo OTAN- Rusia, tal vez por eso ha sido la primera vez que Vladimir Putin ha aceptado la invitación para participar en una cumbre, nada menos que en Rumanía, que formó parte de la órbita de Moscú y que hoy está entre los más animosos aliados de Washington. Tal vez por ello quiso dirigirse en persona a los periodistas para hacer el resumen de la reunión. A un corresponsal ruso se le escapó un desliz cuando habló de las futuras invitaciones para ingresar a Ucrania y Rusia (en lugar de Georgia) a lo que Putin reaccionó con rapidez diciendo que Gracias a Dios, no queremos ingresar en la OTAN Admiradores no le faltarían. El propio secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Schefer, le dijo que todos los aliados estábamos impacientes por escucharle y no nos ha decepcionado Merkel, profeta en Francia La canciller es mucho más valorada que el presidente Sarkozy en Europa y en el país galo, donde el 68 cree que la alemana lleva las riendas de la UE. Un sondeo en países europeos y en EE. UU. sitúa a Alemania a la cabeza en influencia POR RAMIRO VILLAPADIERNA BERLÍN. Alemania está conquistando otro Lebensraum o espacio vital, como el que querían los nacionalistas de los años 30, pero éste es global y positivo. Con silencioso tesón y sin lamerse las heridas, los alemanes parecen haber dado la vuelta a su viejo problema de imagen, según sendos estudios aparecidos, mientras su canciller federal no es vista ya sólo como la mujer más poderosa del mundo, sino como la líder europea del momento y única aceptable presidenta de la UE. Y esto incluso por los franceses, que la valoran más del doble- -38 frente a 18 -que a su flamante Sarkozy. Aún más, los datos referidos a Alemania tienen nada menos que origen británico, siempre tan recelosos e incómodos con los alemanes, como norteamericanos (Herald Tribune) son aquellos que conciernen a Merkel. Tres de cada cuatro franceses y españoles- -y 4 de cada 5 italianos- -contemplan ya Alemania positivamente según el Program on International Policy Attitudes (Uni. Maryland) y la admiración crece aún en Asia y Africa. Ni la leyenda del Cid hubiera imaginado una victoria alemana tal, ahora en el corazón de sus vencedores, una vez bien muerta, devastada, sometida y troceada. teamericanos creen que Londres y Gordon Brown serían los líderes europeos, lo que resulta al menos confuso. Es un problema, en un mundo tan mediático y que ya no lee a Schiller, luchar contra medio siglo de películas de Hollywood en que un alemán sólo podía ser tonto, gordo o criminal y, frecuentemente, las tres cosas. La política alemana no ha sido dolerse o defenderse, sino hacer otras cosas y muy distintas: tender sinceros puentes culturales y de diálogo y hacerse valer por su seriedad y voluntad de cooperación. La república federal, aun en plena digestión de su dolorosa reunificación, ha logrado mantener su imagen de compadre fiable y solidario, leal al conjunto de los socios europeos, pese a una notoria autosuficiencia y creciente verbalidad internacional. Así con la UE pero también con EE. UU. -aunque frente a Guantánamo- siendo clara ante Rusia y con China- -no asistirá a los Juegos Olímpicos- -pese a sus intereses económicos, y aún más frente a Irán, en su protección debida a Israel, Merkel no oculta una de sus prioridades diplomáticas: una reforma del Consejo de Seguridad y la obtención de un puesto permanente para Alemania que acabe con la enojosa imagen de un cuerpo económico de elefante con una cabeza política de ratón. Pero, como escribió a comienzos de año en el diario Handelsblatt el mantenimiento de su posición económica y política también exige de su país una mayor disposición y celeridad a compartir responsabilidades internacionales: Nuestra división clásica entre política interior y exterior ha caducado En tanto, tratado europeo, conciencia climática, determinación en Cercano Oriente, son créditos claramente ganados para el nuevo liderazgo de Merkel. Pero los medios críticos no dejan de maravillarse pues apenas logran destacar qué es lo que efectivamente ha logrado hacer Merkel, que en todo caso no es mucho de su programa. Expertos económicos reconocen que mucho queda por hacer y ya el FMI ha predicho que el progresivo auge alemán volverá a caer en 2008 hasta un 1,2 de crecimiento del PIB, frente al pronosticado 1,7 y frente al 2 de la zona del euro. Una influencia positiva ABC. es Vídeo de la cumbre de la OTAN en abc. es internacional Según el sondeo de la BBC sobre 17.000 personas en 56 países, más de tres de cada cinco ciudadanos consultados en el mundo considera a Alemania una influencia positiva en la comunidad internacional, más allá de una mera potencia económica (que lo es, la tercera, tras EE. UU. y Japón) En años anteriores, Japón, la UE y el propio Reino Unido habían obtenido el mayor respaldo global. En Francia, un 68 cree que Merkel es la que lleva hoy las riendas de la UE, y para 6 de cada 10 españoles, Alemania es la líder europea. Sólo los nor- En un listado de líderes según su influencia, los franceses valoran a Merkel con un 38 y a Sarkozy sólo con un 18