Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 INTERNACIONAL www. abc. es internacional SÁBADO 5- -4- -2008 ABC Putin promete buenas relaciones con la Alianza si respetan nuestros intereses Deja el escudo antimisiles para la cita de hoy con Bush, con quien coincide en que la guerra fría ha terminado ENRIQUE SERBETO ENVIADO ESPECIAL BUCAREST. El gran choque de trenes entre Rusia y la OTAN no se ha producido. El presidente ruso, Vladimir Putin, llegó ayer a la cumbre de Bucarest para decir que aunque no está de acuerdo con todo lo que ha decidido la Alianza, no tiene ninguna intención de reavivar la guerra fría, sino de lograr una fórmula de convivencia pacífica con una organización que ha dado pasos para extenderse hasta las mismas fronteras de Rusia con la inminente entrada de Ucrania y Georgia. El presidente ruso dijo que la calidad de esas relaciones mejorará si la Alianza tiene en cuenta nuestros intereses El presidente norteamericano George Bush le dijo en tono amistoso que la guerra fría ha terminado y que la OTAN no es una alianza contra Rusia a lo que Putin respondió: Si ha terminado la guerra fría, ¿entonces cuál es el enemigo de la OTAN? El presidente ruso ha dejado el grueso de las discusiones sobre el polémico escudo antimisiles para la reunión que mantendrá hoy con Bush en su residencia del balneario ruso de Sochi, donde los dos presidentes se despedirán, puesto que pronto termina para ambos su último mandato. Incluso para este asunto, que había provocado las más agrias declaraciones por parte de Moscú, Putin ha dejado la puerta abierta para una fórmula en la que los sistemas de radares y misiles puedan mantener centros de control en Bruselas y Moscú, con la OTAN y Rusia compartiendo la información estratégica. Putin se coloca los auriculares para escuchar las intervenciones, durante la última jornada de la cumbre de la OTAN en Bucarest AP Juan Pedro Quiñonero ESPAÑA Y LAS En la superficie al menos, todo lo demás fueron buenas palabras y propósitos amistosos. Rusia firmó con la OTAN ayer un acuerdo para autorizar el tránsito por su territorio de todo el material no letal que necesiten los militares de la ISAF para la misión en Afganistán y ha renovado su participación en todo tipo de programas de cooperación con la OTAN. Pero, para Rusia, la ampliación que acaba de ser aprobada, sobre todo en lo que respecta a Ucrania, un país con vínculos Suministro para Afganistán IDEAS MUERTAS os pilares de la seguridad europea están sufriendo una metamorfosis de alcance histórico, sin que sea visible la participación española en ese debate trasatlántico, más allá de la resistencia sonámbula del sujeto pasivo. El escudo antisimiles concebido por los estrategas estadounidenses, durante una larga década de estudios y reflexiones técnicas, militares y diplomáticas, ha sido adoptado como propio por la OTAN, e intro- L duce en la seguridad de Europa varios factores de riesgo y seguridad: la defensa del territorio de los EE. UU. pasa por unas defensas antiaéreas instaladas en territorio europeo contra posibles ataques de misiles, ¿iraníes? ¿rusos? Los países del Este que han aceptado servir de escudos de Washington atan nuevos lazos de solidaridad trasatlántica. España queda geográficamente alejada. Las nuevas relaciones París- Washington pasan, desde la óptica francesa, por la creación de un centro de planificación y dirección de las operaciones militares europeas, eventual pilar europeo de la Organización, cuya negociación dará a Francia mayor influencia en la gestión de la estrategia y política de seguridad de la Alianza, junto al Reino Unido, Alemania e Italia, cuando España se margina voluntariamente con incomprensibles originalidades diplomáticas. La idea expuesta en Bucarest por el presidente Zapatero de una Alianza Atlántica coordinada con la ONU quizá sea percibida en Washington, Berlín, París, Londres y Roma como algo semejante a una irresponsabilidad: ofrecer a los miembros permanentes del Consejo de Seguridad una magnifico recurso para perturbar, denunciar y complicar la libertad de acción de los aliados trasatlánticos. Moscú y Pekín no hubieran osado avanzar una idea tan peregrina e insignificante. Sin duda, los profesionales de la defensa española (diplomáticos, militares, etc. conocen con precisión el alcance real de las amenazas y desafíos que debe afrontar la seguridad de España, a corto, medio y largo plazo. Pero su obligado y silencioso sometimiento al poder político parece abandonar la programación de la defensa nacional a la insignificancia de la ideología y las ideas muertas. históricos, culturales y sentimentales con Rusia, es una píldora difícil de tragar. En el plenario, Putin recordó a sus colegas de la OTAN que allí viven 17 millones de rusos y que en una región tan delicada como la península de Crimea, el 90 de la población es rusa. Se quejó de lo que considera una utilización interesada del concepto de democracia, teniendo en cuenta que en Letonia se discrimina a una parte de la población por su origen ruso y que Georgia quiere entrar en la OTAN pensando que así resolverá sus problemas internos Así las cosas, en este ambiente de despedida, casi sentimental, Putin dejó un mensaje para el futuro, diciendo a los aliados de la OTAN que hagan lo que hagan, no pueden pensar en lograr nada ni en lucha contra el terrorismo, ni en Afganistán, ni en la lucha anti drogas, ni en ningún campo de la seguridad internacional, si no cuentan con Rusia.