Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN SÁBADO 5 s 4 s 2008 ABC DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO MUGABE DEBE E PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer, José Antonio Navas y Pablo Planas Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro DEJAR EL PODER Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera MONDRAGÓN, ESPEJO DE UNA CRISIS O sólo no ha sido posible desalojar a Acción Nacionalista Vasca del Ayuntamiento de Mondragón. Tampoco ha habido mayoría suficiente para aprobar un acuerdo de repulsa contra el último comunicado de ETA, en el que asumía la autoría del asesinato de Isaías Carrasco, ex concejal de esta localidad vizcaína. La iniciativa corrió a cargo de la única edil del Partido Popular en el consistorio, pero la sorprendente ausencia de los cuatro concejales socialistas permitió a la alcaldesa proetarra dirimir el empate de votos a su favor. El Partido Socialista de Euskadi excusó la ausencia de sus ediles por dignidad política y hartazgo lo que no resulta compatible con su deseo de presentar mociones de censura contra ANV allí donde gobierne en minoría, estrategia que va exigir mucho tesón y, sobre todo, comparecer en los plenos municipales. Es lamentable que el PSE escude en tan vano argumento su verdadera intención de no secundar una propuesta del Partido Popular. Tal renuencia a coincidir con los populares, incluso en un lugar tan señalado para la sensibilidad socialista, demuestra la fractura política y moral que ha ocasionado la política de Rodríguez Zapatero sobre ETA. La negociación con los terroristas ha sembrado confusión moral y desconfianza entre los verdaderos demócratas. La dispersión de actitudes frente a ETA, como en Mondragón, es una consecuencia del aventurerismo negociador de Rodríguez Zapatero, quien expresó desde Bucarest su deseo de que se produzca un cambio en el Ayuntamiento de Mondragón. Pudo haberlo pensado antes, cuando consintió la presentación de candidaturas de ANV En todo caso, la rec. tificación siempre es posible si a las palabras siguen los hechos. Pero tampoco está sucediendo así. El PNV anuncia medidas contra alcaldes de ANV pero no las precisa y, peor aún, no se ha visto que haya ejecutado aún una sola. Sobran discursos y especulaciones y falta determinación. El PNV es un partido que sabe esquivar la presión de la opinión pública, y esto es lo que está haciendo N ahora, para inmediatamente después volver a su ortodoxia soberanista, que exige no mermar a ETA ni a la izquierda radical. El PNV primero impide la moción de censura contra la alcaldesa de Mondragón; luego decide promover peticiones de dimisión; pero cuando llega el momento de retratarse tampoco facilita el acuerdo propuesto por el PP, al hallarse ausente, casualmente, uno de sus ediles en el Ayuntamiento de Mondragón. Por su parte, el PSE parece no poder superar su rechazo a una convergencia visible y eficaz con el PP que pudiera connotar un reconocimiento de errores anteriores en relación con ETA y, particularmente, con ANV Resulta desalentador que la única conce. jal del PP en Mondragón tuviera que defender en solitario una propuesta de condena a ETA, sin el respaldo de quienes, como los ediles socialistas, tendrían que ser los más interesados, política y moralmente, en hacer pagar a la alcaldesa de ANV su condición servil ante los terroristas, incapaz de condenar el asesinato de Isaías Carrasco. Aralar se abstuvo y otro concejal de Izquierda Unida se ausentó del pleno. Cada cual hace lo que sabe. Al final, es ETA la que se beneficia de la discordia entre demócratas. Esta es la realidad contra la que chocan las buenas palabras del presidente del Gobierno y la que demuestra que el nivel de daños en la unidad frente a ETA exige de Rodríguez Zapatero mucho más que una o varias de sus exhibiciones retóricas. La recuperación del Pacto Antiterrorista y la cooperación con el Partido Popular siguen siendo las únicas opciones válidas para impulsar una política antiterrorista que merezca tal denominación. Mondragón es el espejo de una crisis de prioridades y de principios que fueron abandonados por una inepta estrategia de negociación política con ETA y por el empeño socialista de dejar al PP fuera de las grandes decisiones de Estado. Ahora, esos errores pasan factura. Mondragón es sólo el síntoma de un problema mucho más extendido cuya solución es imposible sin un acuerdo entre PP y PSOE. l único destino posible para un dictador es cualquier oscuro rincón de la historia. La democracia se ha convertido en el último siglo en una aspiración universal y la constatación más evidente es que todos los que han abusado del poder y utilizado la violencia contra sus propios súbditos para permanecer al mando no pueden tener otro fin. El dictador de Zimbawe, Robert Mugabe, ha llegado al final de su carrera y sabe que no hay más salida posible que renunciar al poder. Sus aliados políticos le están abandonando y sólo le quedan los residuos de la fuerza bruta para intentar resistirse a reconocer su derrota en las elecciones celebradas. Al fin y al cabo, y pese a la manipulación de las urnas y los abusos durante la campaña, los ciudadanos de ese país han encontrado la manera de dejar claro que el candidato opositor Tsvangirai ha vencido a Mugabe. Su voluntad de convocar a toda costa una segunda vuelta electoral no es más que un pretexto para intentar retrasar lo irremediable, además por caminos sin salida como la detención de periodistas que no se pliegan a sus deseos. Sería lamentable que después de haber hecho sufrir al país durante casi treinta años, llevando a la ruina a una economía que llegó a ser relativamente próspera, en sus últimos estertores políticos tomase la decisión de arrastras a Zimbawe por el camino de la violencia fratricida, lo que destruiría lo poco que ha dejado en pie su catastrófica gestión. JUECES Y L RESPONSABILIDAD as cuatro asociaciones judiciales difundieron ayer un comunicado conjunto- -algo inusual- -para tratar de aplacar la alarma social que está produciendo la divulgación de la cadena de errores que mantuvieron en libertad a Santiago Del Valle, detenido en relación con la muerte de Mari Luz Cortés. En su nota, las asociaciones confían en la investigación abierta para depurar responsabilidades- -ayer la Inspección del CGPJ recomendó expedientar al juez Tirado por una falta muy grave de desatención- -y lamentan que muchos medios de comunicación hayan señalado a los jueces implicados sin esperar al desarrollo de las indagaciones. Más allá de que, en efecto, ejercer el periodismo con responsabilidad y rigor ha de ser una constante para todos los medios, en este caso los jueces dan pie a que muchos ciudadanos interpreten su mensaje como una muestra de corporativismo oportunista. Bien harían las asociaciones en aunar esfuerzos semejantes para contribuir, por ejemplo, a paliar la preocupante sensación de politización de la justicia o el descrédito de algunos de sus órganos. Además, cuestionar la responsabilidad informativa de la Prensa como réplica al debate público sobre la responsabilidad profesional de los jueces no deja de tener un punto de paradoja, como tampoco deja de ser desafortunado el lenguaje del comunicado cuando apela, ante un caso tan dramático, a que la Prensa no ocasione daños personales y profesionales de difícil reparación Desgraciadamente, de daños irreparables y templanza hoy sólo pueden dar fe los padres de Mari Luz. MALOS TRATOS, LOS DATOS NO ENGAÑAN L Observatorio Contra la Violencia Doméstica ha presentado los datos estadísticos correspondientes al año anterior. En 2007, 137 personas perdieron la vida víctimas de agresiones fatales y malos tratos, una cifra récord que exige una reacción inmediata en el ámbito social y político. Destaca el Observatorio que en ese periodo de tiempo se presentaron 346 denuncias diarias por malos tratos, lo que supone en total más de 126.000. Según una interpretación benévola, esto significa que las víctimas potenciales confían cada vez más en la Justicia, y reclaman también que se dicten más órdenes de protección, hasta alcanzar las 37.826, a las que los jueces dieron una respuesta positiva en el 74 por ciento de los casos. No obstante, conviene evitar cualquier perspectiva complaciente. Lo cierto es que estos datos son fiel reflejo del fracaso sin matices de la ley integral aprobada en la legislatura anterior. Presentada con un tono prematuramente triunfalista, la realidad demuestra que las cosas van de mal en peor. Así, aumenta mucho más lentamente el número de mujeres extranjeras que interponen denuncias, lo que demuestra la necesidad de un plan específico para la protección de este colectivo especialmente vulnerable. Tampoco es positivo el dato que acredita la escasa implicación de los familiares, que alcanza sólo al 1,13 por ciento de los casos. Además, un diez por ciento de las mujeres que iniciaron un procedimiento pe- E nal- -normalmente por lesiones- -se echaron atrás al poco tiempo, y hay demasiados quebrantamientos de condena- -3.646, lo que supone un 17,7 por ciento- -alguno de los cuales acabó en asesinato. Para que esta tragedia social se encauce de una forma razonable sería preciso conjugar el incremento del porcentaje de denuncias presentadas con un descenso real de las agresiones y los homicidios. Si ambas variables se incrementan paralelamente, es que las soluciones puestas en marcha no funcionan. Es imprescindible una campaña educativa a fondo, porque detrás de la violencia suele esconderse una mentalidad retrógrada y posesiva que concibe a la mujer como un objeto al servicio del varón. La ley integral, la creación de los juzgados correspondientes y el propio Observatorio, convertido en la práctica en una oficina de estadística, han demostrado su insuficiencia y algo habrá que hacer para evitar la continuidad de este drama humano y social. Los políticos no quieren reconocer este fracaso evidente, pero las cifras no engañan y es inútil el intento de presentar como positivo lo que a todas luces es una prueba de que el mal sigue ahí y nadie consigue ponerle remedio. Por todo ello, cualquier iniciativa para reforzar las medidas merece ser bienvenida, sin olvidar que no se trata sólo de llenar las páginas del Boletín Oficial, sino de buscar soluciones realistas que no admiten más demora.