Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
104 GENTE www. abc. es gente VIERNES 4- -4- -2008 ABC Gisele Bündchen, popa a la vista Poco aficionada a mostrarse ligera de ropa, la modelo ha posado para Mario Testino en Malibú desde el punto de vista trasero. Un punto de vista que salta a la vista, valga la redundancia. Que vale POR MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Nadie va a poner en duda a estas alturas lo mucho y lo bien que a los brasileños y brasileñas se les da tomar la delantera. Incluso a los futbolistas, ya saben, que han hecho del jogo bonito y sus goles toda una marca de fábrica conocida y reconocida en todo el mundo, un made in Brasil del balompié que en lo tocante a pelotas no tiene ni discusión ni parangón en todo el mundo, en contra de lo que afirmaba Gary Lineker de que el fútbol era una cosa que jugaban veintidós tipos en calzones en la que siempre ganaba Alemania. Pero, convendrán conmigo que pasada revista a la delantera, hora es, tal y como salta a la vista, de meternos en defensas, de echarle una rápida ojeada (por ahora, que ya habrá tiempo de detenerse) a los cuartos traseros, concretamente a los cuartos traseros de Gisele Bündchen, de quien si bien ya sabíamos que no flojeaba de remos, tampoco es desdeñable, a fuer de ser sinceros, por la parte de popa, por retaguardia, o por la puerta de atrás, como ustedes prefieran y estipulen. Hasta el momento no había sido muy habitual dar con alguna imagen de la modelo brasileño ligerita de ropa (salvo una misteriosa foto que anda por ahí a la busca del mejor postor) y en actitud digamos cálida, por no decir caliente. La popular top- model, que en estos momentos es una de las más codiciadas por los diseñadores más rompedores de medio mundo y a pesar de ese apellido austrohúngaro es una de esas brasileras inconfundibles se mire por dónde se mire, ha posado de esta guisa para una sesión fotográfica realizada por Mario Testino en las playas de Malibú, ese lugar de ensueño para tumbarse a la bartola y del que se dice que la vida es demasiado corta para vivirla en otra La modelo brasileña, en un momento de la sesión fotográfica realizada en las playas de Malibú parte. Playa por cierto que fue hollada por pies europeos gracias a las calzas de nuestro compatriota Juan Cabrillo, allá por 1542. Como todas estas mujeres de buen (mejor) ver y mucho trabajar, Gisele no para. Hace unos días estuvo en Ibiza promocionando unas gafas de Vogue, revista de la que ha sido portada en trece ocasiones. En la pitiusa, a Bündchen (que el 19 de mayo recogerá un premio en la ONU por su contribución en favor del desarrollo de las mujeres) la acompañaba (o tal vez la ataba en corto) su pedazo de novio, Tom Brady, un cachas que se gana la vida jugando al fútbol americano, un hombretón un poquito menos blando (por mucho que las apariencias engañen) que su ex Leonardo DiCaprio, que cuando vea estas fotos y haga memoria se va a comer hasta las uñas de ENFOQUE los pies. Porque desde luego, para salir airosa con ese trajecito de robinsona hay que ser, por lo menos, la modelo mejor pagada del mundo. Aunque de más de una me sé que pagaría por verse en éstas. Malibú, Gisele Bündchen y ya saben, quien quiera peces...