Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 4 s 4 s 2008 Copa de la UEFA s Cuartos de final, ida DEPORTES 101 El Getafe muestra sus credenciales Una gran segunda parte de los azulones supera el músculo exhibido por el Bayern en la primera mitad Bayern Múnich Getafe 1 1 Bayern (4- 4- 2) Kahn; Lahm, Lucio, Demichelis, Jansen (Lell, m. 80) Schweinsteiger, Van Bommel (Ottl, m. 85) Zé Roberto, Ribery; Podolski y Toni (Klose, m. 80) Getafe (4- 4- 2) Ustari; Cortés, Mario, Tena, Signorino; Pablo Hernández, De la Red, Casquero (Celestini, m. 72) Granero (Contra, m. 77) Albín y Uche (Manu del Moral, m. 67) Árbitro: Howard. Webb (Inglaterra) Enseñó tarjeta amarilla a Mario, Toni, Tena, Granero y De la Red. Goles: 1- 0, m. 25: Luca Toni. 1- 1, m. 90: Contra. Leverkusen, 1; Zenit, 4 G. Rangers, 0; Sporting, 0 Fiorentina, 1; PSV, 1 El resto de la jornada Los partidos de vuelta, el día 10 JOSÉ MANUEL CUÉLLAR ENVIADO ESPECIAL MÚNICH. La víspera del partido estuvo marcada por las continuas conversaciones entre Laudrup y Belenguer. El danés insistía para que el legendario capitán jugase el partido. David no estaba seguro porque tenía problemas en la tibia y la pierna le dolía. No sabía si podría responder. Laudrup sabía lo que se hacía. Necesitaba la veteranía, colocación y, también, la estatura de su capitán para frenar a Luca Toni. En realidad, Laudrup habría necesitado todo lo que tenía en máquinas para frenar al italiano, todo un fenómeno de la naturaleza. Fundamentalmente, Laudrup hubiese necesitado a Cata Díaz que, hoy por hoy, es vital en este equipo. Pero al final no tuvo ni a uno ni a otro, por lo que el Getafe fue al choque con cierta sensación de desamparo pues Mario, que sí, salta mucho, le llegaba por la cintura al ariete alemán. El conjunto español tuvo toda clase de problemas para cristal y te agitan hasta que te desparramas todo tú. Lo curioso del caso es que el sistema defensivo de los españoles aguantó gracias a su mecanización y a que los germanos se apresuraron en todo. Iban tan rápido, sin pausa, que no precisaban nada, ni siquiera el ataque y menos el remate. A los veinte minutos empezó a respirar el Getafe, pero incluso entonces se mostró tibio, sin frescura en cada balón al que llegaban los rivales siempre una décima antes. Y siempre el hacha de Toni sobre la cabeza, hasta que cayó. Un córner simple y burdo abrió al Getafe por la mitad. Simplemente el italiano se elevó por encima de los centrales y la puso en la esquina. Nada que hacer Ustari, al que casi le cae el larguero en la cabeza y le abre una brecha por no salir. El Getafe se puso las pilas en la segunda parte. También se vaciaron un poco los pulmones del Bavern y el conjunto español ya pudo tocar, entrar en contacto con el balón para que el partido cambiara. Con menos ritmo, los de Laudrup se hicieron con el choque. Casquero la tuvo, pero la envió arriba cuando siendo él el que llegó lo normal es que hubiera reventado las narices a Kahn. El paso adelante, con valentía, del Getafe tuvo muchos riesgos. Dejó claros atrás y el Bayern le pilló dos veces a la contra con semigoles salvados por los pelos de los remates de Toni y Ribery. Pero no se rendían los españoles, insistiendo siempre aunque el martillo pilón de los locales amenazaba. En el empellón azulón hubo poco remate, muy perdido Pablo Hernández, algo lento Granero y un tanto ausentes los dos delanteros. Hubo empeño y actitud, pero escaso acierto para probar a un Kahn algo fondón y también fallón en una salida lamentable que Manu mandó al palo. Llegaba, llegaba el Getafe y al final la calidad de Contra mostró a Beckenbauer quién es el Getafe. Reacción azulona Contra festeja el gol del empate junto a Mario y Signorino sujetar a Toni (a los cinco minutos los dos centrales españoles ya tenían tarjeta amarilla) entre otras cosas porque, para colmo, el Bayern fue muy alemán: presión, músculo hasta en las cejas, empuje, fuerza, un martillo pilón robando balones y abriendo el juego. Sin el esférico, al Getafe, como a todo AP equipo amante del balón, le tocó sufrir, y sufrió mucho en esos primeros quince minutos en los que los equipos alemanes te meten en una botella de Laudrup: Si pudimos empatar aquí, ¿por qué no vamos a poder ganar en el Coliseum J. M. C. MÚNICH. El Getafe puso anoche toda la carne en el asador de Múnich y parece dispuesto a hacer lo mismo en el partido de vuelta a tenor de las declaraciones efectuadas por Michael Laudrup al término del partido: Si pudimos empatar aquí, ¿por qué no vamos a poder ganar en el Coliseum? Todo parece rodeado de optimismo, confianza y mentalización para ese partido de vuelta. El entrenador danés tiene muy claro lo que quiere: En Getafe no podemos salir a defender el 0- 0, no sabemos hacer eso. Tenemos que salir a buscar el gol Y es que Laudrup estaba anoche bastante orgulloso del comportamiento de su equipo ante el Bayern, aunque reconocía esos primeros minutos titubeantes. Está claro que hubo dos partidos muy distintos en el primero y en el segundo tiempo. Tal vez tuvimos un poco demasiado respeto en el primer cuarto de hora. Aunque también hay que reconocer que ellos jugaron muy bien en esa fase explicó Laudrup al tiempo que añadía que luego con el gol en contra salimos en la segunda parte a jugarles de igual a igual y tuvimos nuestras ocasiones. Al final llegó el empate con el gol en el minuto 90 Para el técnico del Getafe, tener el balón y atacar fue la clave en la segunda parte. No hay equipo perfecto. Pero hay que aprovechar los espacios que te dan. Si no tienes el balón, no puedes jugarle. Ellos están acostumbrados a tener el balón y cuando no lo tienen se ven en problemas matizó. También muy esperanzado se mostró el presidente Ángel Torres: Es un resultado justo y ahora dejamos la eliminatoria abierta para el encuentro del Coliseum Contra, autor del tanto del empate, quiso dejar claro que ha sido un gol que todos queríamos. El equipo ha dado la cara siempre y hemos tenido opciones de ganar