Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos VIERNES 4- -4- -2008 ABC Francisco Ayala, con su mujer, la hispanista Carolyn Richmond, ayer en Granada EFE Estoy harto de Francisco Ayala El académico suma y sigue, a los 102 años de edad, un nuevo homenaje en el Hay Festival Alhambra 2008 FEDERICO MARÍN BELLÓN GRANADA. La última palabra la digo yo y la última palabra es muy sencilla: estoy harto de Francisco Ayala Con gratitud y una humildad impropia de su edad y de sus méritos, el académico de 102 años, enojado con el Ayala que ya no escribe, despidió así el homenaje que le tributó el Hay Festival, que incorpora la Alhambra a su circuito literario. Ver a Ayala causa admiración. Escucharlo provoca lágrimas, de emoción y de risa. El premio Cervantes 1991 se metió en el bolsillo al público presente en el Carmen de los Mártires de Granada en el primer gran acto del Hay Festival Alhambra 2008. Los espectadores, a cambio, se llevaron a casa un trocito de historia gracias al privilegio que supone vivir por unos instantes junto a un hombre que no es testigo de una época, sino de varias. Como muchos lectores sabrán, el Hay Festival- -pronúnciese hey, a lo Julio Iglesias- -nació en 1988 en el pueblecito galés de Hay- on- Way, famoso porque tiene cuarenta librerías para 1.500 habitantes, casi tantas como bares hay en cualquier localidad española de similar calibre. En esta ocasión, y por primera vez, el festival literario, apadrinado por la Fundación Mapfre, el Ayuntamiento de Granada y la Junta de Andalucía, está dedicado a una causa. Dada la nueva sede elegida, ésta tenía que ser el encuentro entre culturas (civilizaciones quedan menos) entre Oriente y Occidente. Por tal motivo, la mayoría de escritores presentes en la ciudad andaluza, más de cuarenta, son de origen árabe, aunque el centenario autor granadino eclipsara ayer a todos los presentes, incluido Umberto Eco, a pesar de que la traducción al español de su monografía titulada Historia de la fealdad todavía no ha desaparecido de las librerías. En el homenaje a Ayala participaron los periodistas Juan Cruz, Emma Rodríguez y Fernando R. Lafuente, director de ABCD las Artes y las Letras, además de la hispanista Carolyn Richmond, mujer del escritor y editora de las Obras completas que empezaron a publicar hace unos años Galaxia Gutenberg Círculo de Lectores. Todos los presentes pronunciaron sabias y documentadas palabras, pero fue Ayala quien, en sus tres intervenciones, demostró por qué todos los homenajes son pocos. de ver si ese uno dice unas palabrillas con toda su buena voluntad, y el prodigio de ver que esto no se acaba. Y aquí estoy. A disposición de todos. Nada más Sería un pecado nada venial resumir sus palabras, birlarle una coma al maestro. Después de un rosario de adulaciones por parte de los presentes, nunca exageradas, Ayala volvió a la carga: Soy yo el que tengo que echarme a los pies de todos ustedes por recibir todos estos agradecimientos cuando la vida se acaba y ya no tengo derecho a nada. Es un homenaje que me causa asombro por inesperado. Mil gracias. Mi agradecimiento es infinito. ¿Qué voy a hacer? ¿Me voy a poner a llorar? Pues no Antes, Juan Cruz repitió la anécdota, robada a Caballero Bonald según la cual Francis- Sí es país para viejos Estoy emocionado de que a esta edad tan avanzada, cuando ya uno tendría que estar olvidado, si no sepultado, me acojan ustedes y tengan la curiosidad, lo que me permite volver a mi tierra y a un sitio tan privilegiado, de ver si aún vive uno y En el homenaje que se le tributó ayer a Ayala participaron los periodistas Juan Cruz, Emma Rodríguez y Fernando R. Lafuente