Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL La OTAN se juega su futuro VIERNES 4 s 4 s 2008 ABC Hay que encontrar fórmulas de acuerdo con elementos talibanes Francesc Vendrell s Máximo representante de la UE en Afganistán Apunta críticas a Alemania, Italia y España por no estar dispuestos a correr verdadero peligro y centrar su participación en la reconstrucción s A pesar de ello, afirma que nuestro país puede sentirse orgulloso de su trabajo en Afganistán TEXTO Y FOTO MIKEL AYESTARÁN ENVIADO ESPECIAL KABUL. Tras ocho años al frente de las misiones de Naciones Unidas (2000- 2002) y de la UE (2002- 2008) en Kabul, el veterano diplomático catalán Francesc Vendrell pone fin a su periplo afgano el próximo 31 de mayo. En este tiempo ha pasado de negociar con el gobierno talibán a supervisar y respaldar a las nuevas autoridades en el proceso de reconstrucción del país. Recibe a ABC en su residencia en pleno centro de Kabul y afronta sus últimos días en el cargo de representante especial de la UE con la mirada puesta en Bucarest. -Sólo pido una discusión seria sobre la estrategia a seguir, que se tome nota de los progresos realizados, pero también de todo lo que falta por hacer. -No es un tema de números. Aunque confío en el envío de más efectivos por parte de la OTAN. Lo fundamental es el análisis de las condiciones en las que actúan los ejércitos. con España, veremos que la presencia de tropas per cápita es baja. Me consta su participación en ayuda al desarrollo especialmente en Bagdhis, por lo que España puede sentirse orgullosa de su trabajo en Afganistán. -Suponemos que habrá un calentamiento de la situación, pero no creemos que tengan ya la capacidad de tipo regular como la ofensiva de 2006. No llevarán a cabo operaciones convencionales sino que más bien desarrollarán la vertiente terrorista a base de atentados suicidas y bombas. En estos últimos años hemos percibido además de la presencia de grupos insurgentes ligados a la jefatura talibán, otros que luchan por motivos tribales o por el descontento con la falta de administración de Kabul. los enormes problemas internos de un país destrozado por tres guerras civiles en veintitrés años se pudieran arreglar de forma inmediata. Pienso que Afganistán tiene posibilidades y podemos tener éxito. Hay que tener paciencia y recordar a las autoridades locales que hay un acuerdo político firmado por dos partes que impone compromisos mutuos. -Tiene serias dificultades en temas como gobernación, corrupción y narcóticos. No son asuntos sencillos, pero nos da la impresión de que no hay el avance deseado. -Todo el mundo desea la afganización tanto de nuestro lado, como del suyo, pero no puede completarse hasta que la gente esté realmente preparada. Es necesaria una verdadera afganización que ellos tomen las riendas sin que ningún extranjero les diga lo que deben hacer, pero debe ir acompañada de responsabilidad. Si algo les va mal, no pueden echarnos siempre la culpa. En estos momentos, más que el término afganización prefiero usar el de cooperación estrecha entre ambas partes por medio de la ONU. ¿Está el Gobierno de Karzai respondiendo a sus expectativas? ¿Llegan muy fuertes los talibanes a esta primavera? ¿Se está logrando que los afganos salgan solos adelante? ¿Afecta la tensión en la OTAN a la buena marcha de la misión? ¿Qué espera de la cumbre de Bucarest? -Cada país impone determinadas condiciones a su participación y esto genera problemas a los mandos porque a la hora de los despliegues en las zonas conflictivas del sur, sólo pueden contar con Estados Unidos, Reino Unido y Canadá principalmente. Otros estados como Alemania, Italia y España no están dispuestos a correr verdadero peligro y han decidido que su participación se centre en la reconstrucción. Francesc Vendrell ¿Piensa usted que la negociación es la estrategia a seguir? -El debate actual parece centrarse sólo en el envío de tropas... -Reconozco que la participación en política de desarrollo merece la pena, pero si comparamos el número de soldados de estados como Dinamarca ¿Puede hacer España un buen trabajo sin aceptar combatir en el sur del país? -En este conflicto hay varias estrategias a seguir. Junto a la militar y la política, hay que encontrar fórmulas de acuerdo con elementos talibanes que puedan sumarse a la legalidad cuando se percaten de que algunos de los problemas por los que empuñaron las armas ya se han resuelto. Naturalmente, primero deben desarmarse y no será nada fácil. No creemos que los talibanes tengan ya la capacidad de ataque regular como en la ofensiva de 2006 La preparación de la Policía afgana y su profesionalización van a costar tiempo; llevamos ya un año y esto sólo es el principio ¿En qué fase se encuentra el entrenamiento de policías por parte de la Unión Europea? -La preparación de la policía afgana y su profesionalización va a llevar tiempo, llevamos un año y esto sólo es el principio. La UE ya ha comenzado a desplegar a sus 195 efectivos, pero es un número aún insuficiente, necesitaríamos llegar a los 400 o 500 para poder jugar un papel importante. Sin embargo, nuestra presencia comienza a notarse por medio del Ministerio de Interior. -Tras ocho años en el país, ¿cuál es su balance? -Positivo, nunca pensé que SIN AMISTAD NO HAY ALIANZA La posición griega es muy clara. Propone un nombre compuesto acordado por ambas partes que incluya la palabra Macedonia acompañada de un adjetivo Bucarest ha puesto de manifiesto que para mi país, Grecia, este es un asunto prioritario que si no se resuelve de forma amistosa, impedirá a Skopje ver colmadas sus aspiraciones de ingresar en la Alianza. El nombre Macedonia se utiliza desde la Antigüedad para caracterizar una zona geográfica que hoy está situada en un 51 por ciento del territorio griego, en un 38 por ciento en territorio de la FyROM y en un 9 por ciento en Bulgaria. A pesar de que desde hace más de 3.500 años el nombre de Macedonia está íntimamente ligado a los valores milenarios de la civilización helénica y a la historia griega, el grupo de jóvenes políticos que gobiernan en Skopje insiste, de forma inflexible, en monopolizarlo, fomentando así las expectativas de círculos extremistas que no ocultan sus pretensiones expansionistas hacia los territorios vecinos de Grecia y Bulgaria. Grecia, como miembro más antiguo de esa región en la UE y en la OTAN, siempre ha apoyado la adhesión de todos los Estados de los Balcanes en las estructuras euro- atlánticas, pues cree ciegamente que el de- Margaritis Schinas Diputado del Parlamento Europeo l pasado 6 de marzo advertía en estas mismas páginas del problema que planteaba el nombre de la antigua República Yugoslava de Macedonia (FyROM) y del riesgo que implicaba para la adhesión de ese país en la Alianza Atlántica. La cumbre de la OTAN en E sarrollo de la zona beneficiará a todos los pueblos que la componen. Sin embargo, la participación en alianzas internacionales debe ir de la mano del respeto, la amistad y la confianza. Desgraciadamente, parece que Skopje no ha entendido esta premisa, y sigue alimentando actitudes fanáticas y agresivas contra Grecia, como bautizar su aeropuerto con el nombre de Alejandro Magno, tolerar la presencia en las calles de su capital de la bandera griega con la esvástica o la publicación de caricaturas del primer ministro griego vestido de militar nazi. Desde 1995, mi país ha apostado con fuerza por una solución al problema bajo la égida de la ONU. La posición del Gobierno griego es muy clara, y aglutina el apoyo de todas las fuerzas políticas del país: propone un nombre compuesto acor- dado por las dos partes que contenga la palabra Macedonia acompañada de un adjetivo para distinguir este país del resto de la zona geográfica del mismo nombre. Es una práctica común en las relaciones internacionales que cuando una región histórica queda bajo la administración de varios países, el de más reciente creación utilice un adjetivo que la diferencie, como sucede por ejemplo en el caso de Nuevo México y México. Atenas quiere una solución definitiva del problema, y no considera aceptables fórmulas transitorias o temporales que eternicen la cuestión. Una solución definitiva permitirá a este pequeño Estado balcánico multicultural encontrar su sitio, primero en la OTAN y más tarde en la UE. Sin ella, no nacerá la amistad y sin amistad, no hay alianzas.