Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 4 s 4 s 2008 Caos en la justicia s Las víctimas, indignadas ESPAÑA 15 No me consuela que no salga de la cárcel; mi hermano está bajo tierra La hermana del agente asesinado exige justicia y dice que son víctimas de segunda CRUZ MORCILLO MADRID. Rosa María Sanz Morales tenía dos hermanos policías y estaba- -lo sigue estando- -muy orgullosa de ambos. Ahora, uno está muerto y el otro en su casa, jubilado a los 45 años. Al más joven, Francisco Javier, de 28, lo mató un grapo de un tiro en la cabeza en el año 2000. Era agente de proximidad en la madrileña comisaría de Carabanchel. El mayor, que entonces tenía 37 años y estaba destinado en las Unidades de Intervención Policial (UIP) de Valladolid, no superó el crimen de su hermano, al que había animado a ingresar en la Policía. Dos depresiones encadenadas lo apartaron definitivamente del Cuerpo. Rosa no da crédito a lo ocurrido. No entiende la cadena de despropósitos que han desembocado en la anulación de una condena de 30 años al asesino de su hermano. Habla, sujetando con dificultad las lágrimas y la rabia, en nombre propio y de sus padres, que tampoco han levantado cabeza durante estos años. ¡Qué justicia es ésta que tenemos. Somos gente normal, pero nos hemos convertido en víctimas de segunda mientras un grapo- -Marcos Martín Ponce- -se ríe de todos. Me han dicho que no va a salir de la cárcel- -cumple pena por el atraco a un banco- pero y qué. A mí eso no me consuela. Mi hermano está bajo tierra hace casi ocho años y mi familia destro- El grapo Marcos Martín, el día de su juicio en la Audiencia Nacional zada. Eso no se repara Rosa María, al otro lado del teléfono, desgrana episodios que parecen irreales relacionados con este caso y con el tratamiento recibido por la familia. Su hermano era agente, pero se enteraron por la Prensa de la captura de Martín Ponce. Hija, han detenido al que mató a tu hermano. ¿Tú no sabes nada? Y claro que no sabía, porque nadie les había informado. Sólo los compañeros de mi hermano el mayor en Valladolid (la familia vive en la localidad de La Cistérniga) nos han dicho algo. Nos asignaron un abogado de oficio, que jamás se puso en contacto con nosotros. No supimos nada del juicio hasta que otro agente amigo nos contó la sentencia, y ahora esto. Todo a título personal. Sólo se puso en contacto con nosotros la Dirección de Atención a las Vícti- POOL mas del Terrorismo por lo de la indemnización, que tampoco han cobrado aún mis padres Los Sanz Morales ya pasaron lo suyo y no quieren saber más, pero la indignación y el dolor les han cortado otra vez la respiración. Si te duele algo vas al médico, pero a quién recurres cuando te pasa algo así. Nos han dicho que sólo queda el Tribunal de Estrasburgo para recurrir. Estamos en ello