Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Jueves 3 de Abril de 2008 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.710. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. La mala estrella de Terele Pávez La televisión mostró ayer a la gran actriz de cine, teatro y televisión tirada en la Plaza de Santa Ana, durmiendo entre cartones, dialogando con un mendigo. Como una indigente en versión subtitulada ANTONIO ASTORGA a fiera mirada clavada en el alquitrán. La melena brava detenida en el irrespirable ozono. Dicen que la han visto compartir el bocadillo del asco con un mendigo. Ya no arde en palabras. Ya no brama brutal. Así no hay quien viva. Recostada entre cartones acuchillados de frío, reblandecidos por la orina de los perros de esta jungla de asfalto, Terele Pávez habría de recordar, frente al pelotón de transeúntes que la mira displicente, el día que Luis García Berlanga la llevó a conocer el frío del cine. Tenía doce años, Novio a la vista y ella provocó el deshielo. Santa inocente de la porca miseria de la vida, dicen que la han visto en este tiempo amarillo proteger su garganta- -que ha cantado y reído, bebido y fumado, llorado y tornado cafés- -con un trapillo claro; abrigar su cuerpo en una chaqueta verde y vaqueros, y calzar unas zapatillas de deporte, a los pies de un cajero automático, en la boca del salario del miedo. Porca miseria, mala estrella. Pero Terele no está en la indigencia se apresura a desmentir a la televisión de este tiempo amarillo su hijo, Carolo. Se trata de una cosa puntual: mi madre está radiante, y unos días lo estará, y otros no En la plaza de Santa Ana, desde el escaso metro cuadrado de asfalto que ella habita con vistas al Teatro Español de sus triunfos, hay una luna radiante de par en par, caballos de nubes tristes galopando sobre un cielo gris, y un recuerdo se quema. ¡Mala hora! ¡maldita hora! Madre coraje y Madre caballo Terele puede revolucionar de un grito inteligente y negro a pobres de la Gran Vía y a hambrientos con cartel, a pícaros y a señoritos de pitiminí, a castañeras y a loteros... Espectro de anís con mascarilla de color pistacho, Irene Lozano GUANTANAMITO DE BARAJAS rasil hizo estallar la crisis de los deportados de Barajas con una jugada tan vieja como el ajedrez: si blancas comen peón negro, negras comen peón blanco. Una táctica cruel que, sin embargo, le ha dado un resultado tan brillante como los de Kasparov: habrá policías brasileños en los controles migratorios del aeropuerto. El arreglo es bueno para ambos países, pues Brasil salva a sus peones y España elude el fondo del asunto: la arbitrariedad con que se veta la entrada a extranjeros, y el trato inhumano que reciben en la Sala de inadmitidos de Barajas a la espera de un avión. En ese cuarto oscuro no rige la prohibición de retener a un ciudadano más de 72 horas sin intervención judicial. En ese guantanamito, sin ducharse ni hablar con su consulado o sus anfitriones, no hay presuntos delincuentes, sino gente que cometió una infracción administrativa o es víctima de la arbitrariedad policial. ¿A qué vienen a Barajas los policías brasileños? Es de suponer que no tendrán potestad para colar por la puerta trasera de Schengen a sus compatriotas, y más bien supervisarán el trato que reciban. ¿No deja eso en posición indecorosa a los policías españoles y a quienes les dan órdenes? Lo más doloroso es devolver a alguien ha dicho Rubalcaba. Discrepo: no es doloroso si se cumple la ley. Lo hiriente es hacer la vista gorda ante los atropellos de la Administración y la indefensión ciudadana, en función de que convenga o no abrir el grifo de la mano de obra de saldo. ¿Serán los chilenos los próximos en solicitar garita propia en Barajas o lo harán antes argentinos y ecuatorianos? Cuando haya agentes de veinte cuerpos de policía extranjeros en Barajas, ¿estarán por fin vigilados nuestros vigilantes? B L La gran actriz, en la puerta de un banco de la madrileña plaza de Santa Ana se le vio en la reciente entrega de los premios Mayte de teatro enjoyada, vestida de luces, radiante. Carne apaleada por las cañas y el barro de la vida, que es un timo; mala racha para el existencialismo sabio, negro, mortal y rosa de una mujer, Terele pensaba hace tiempo que sólo es cuestión de suerte que te caiga un guión con un personaje de tu edad Porque esta profesión no tiene edad. Estarás más mona con quince años, y luego serás espantosa pero habrá papeles de espantosa en los que podrá po- TELECINCO ner su sensibilidad. Ay Terele, si Cuco te viera- -escribió Francisco Umbral cuando la actriz interpretó a Elicia en La Celestina Eras Elicia y no lo sabíamos cuando tomabas el café del asco con nosotros. Eres Terele y sólo yo lo sé cuando ardes en palabras como Elicia. Al fin Los habitantes de la caja del tiempo amarillo intentaron ayer devorarla, pero la Pávez es un animal televisivo que se los come a todos, a esa mezquindad, y al invento del maligno, de un mismo bocado. El de la gran Terele.