Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 3- -4- -2008 El Getafe busca en Múnich una hazaña que amargue el año de la despedida de Kahn Michael Laudrup duda entre Signorino y Mario para suplir al sancionado Licht 93 Arsenal Liverpool 1 1 Arsenal (4- 4- 1- 1) Almunia; Touré, Gallas, Senderos, Clichy; Eboué (Bendtner, m. 70) Cesc, Flamini, Hleb; Van Persie (Walcott, m. 46) y Adebayor. Liverpool (4- 2- 3- 1) Reina; Carragher, Skrtel, Hyppia, Fabio Aurelio; Macherano, Xabi Alonso (Leiva, m. 76) Kuyt, Gerrard, Babel (Banayoun, m. 57) y Fernando Torres (Voronin, m. 86) Árbitro: Pieter Vink (Holanda) Goles: 1- 0. m. 23: Adebayor. 1- 1. m. 26: Kuyt. Torres pugna por el balón con Gallas en un lance del partido AP Aprieta pero no ahoga El Arsenal arrinconó con su juego y velocidad al Liverpool en la segunda parte, pero los de Benítez sobrevivieron y llegan a Anfield con el duelo como querían ENRIQUE ORTEGO ENVIADO ESPECIAL. LONDRES. Casi casi como estaba previsto, la eliminatoria se decidirá el martes en Anfield. Hay mucha igualdad- -cada uno en su estilo- -entre el Arsenal y el Liverpool, se conocen tanto que es muy difícil que uno pueda tumbar al otro de manera definitiva en un primer partido sabiendo que todavía queda otro de vuelta. Y no fue porque el Arsenal no lo intentara, que lo probó por tierra, mar y aire. Sobre todo en una segunda parte en la que fue propiamente el Arsenal e imprimió un vértigo a su juego que tuvo a los de Benítez tocados, pero no hundidos. Aún así, el equipo de Wenger mereció ayer más premio por su insistencia y ambición de ganar el partido. Eran dos equipos ingleses, pero salieron a jugar a la continental. Eran conscientes de que no era un partido de la Premier y como en Inglaterra la Cup y la Curling Cup (Copa de la Liga) se juegan a un sólo encuentro tuvieron que cambiar su mentalidad y sus instintos futbolísticos. Y ahí, en el terreno de la táctica, de la cábala con el choque de vuelta en su fortín de Anfield, es donde el Liverpool está a sus anchas. La Champions es su torneo. Para qué darle más vueltas. Rafa Benítez, desde su llegada, despertó los ancestros y este equipo se mueve por la competición con una una seguridad y confianza que le permite aspirar a todo. Que son dos equipos con conceptos futbolísticos diferentes se comprobó desde el primer instante y hasta el último. Después de lo visto ayer se puede dudar aún menos de que el Arsenal tiene más fútbol, más ritmo, más recursos para expresar sus ideas, pero es imposible no reconocer la paciencia y la experiencia del Liverpool para anestesiar los partidos y llevarlos al terreno y la dinámica que más le interesa. Los de Wenger tenían prisa. Querían correr, circular el balón con velocidad. Los de Benítez, todo lo contrario. Apostaban por la calma, por el control, por andar más que correr Cesc, el faro del Arsenal; Torres, el aliado de Gerrard No se puede dudar del protagonismo adquirido por los españoles en ambos equipos. Cesc es el alma del Arsenal. Su cabeza y sus pies. Si Cesc entra en juego el equipo respira y funciona. Si Cesc se difumina, el equipo se desvanece en correrías sin sentido. Almunia, cumple. Ya nadie se acuerda del irascible y antipático Lehman. En el Liverpool, el rol de Cesc pertenece al gran capitán, a Gerrard, pero su gran aliado no es otro que Fernando Torres. Que los dos habían nacido para jugar juntos se demuestra por cómo se buscan, cómo conectan, cómo tocan de primera. Es más, Gerrard está obsesionado con Fernando Torres. Tiene compañeros libres, pero siempre busca al ex atlético, que está tan metido en su nuevo equipo que hasta defiende los saques de esquina con una fiereza nunca vista. Reina y Xabi Alonso también volvieron a sentirse ayer importantes, cada uno en su papel. El primero, con dos paradones de mérito; el segundo, con un trabajo oscuro al que además pone la calidad que lleva dentro, aunque físicamente no haya alcanzado la plenitud. Arbeloa se pasó el partido en el banco. en espera de su oportunidad, que casi siempre llega. Estaba el partido como quería el Liverpool, atrancado, sin demasiado ritmo, muy táctico, cuando llegado el ecuador del primer tiempo, en un córner ensayado, Adebayor dejó en evidencia a toda la defensa del Liverpool, estática y desconcentrada. Cabeceó absolutamente solo. Gol. Un gran resultado para el Arsenal, que ya había demostrado contra el Milán que fuera puede ser más peligroso que en su Emirates Stadium. Y ahí salió la raza del Liverpool. Ahí apareció su gran capitán. Un jugador con mayúsculas. Mayor. Y no por edad, sino por calidad. Pared con Torres, acción individual, centro y remate de Kuyt, que relegado a la banda casi había olvidado su pasado de hombre de área. Empate y además, el gol que todo equipo busca fuera de casa en el partido de ida. Tuvo que pasar el descanso para que el Arsenal reaccionara y volviera a exponer sus virtudes. La entrada del joven Walcott tuvo mucho que ver con ello. Cambió de marcha y ahí el Liverpool sufrió. El arreón puso en aprietos a Reina, que tuvo más trabajo. Skrtel sacó un balón bajo el larguero y el árbitro no quiso pitar un penalti de Kuyt a Hleb. El Liverpool, apurado, se olvidó ya del ataque. Alguna carrera de Torres siempre cortada en falta y nada más. Apretó más y más el Arsenal. El balón le corría como no le había corrido hasta entonces, pero no estaba escrito ayer que encarrilara la eliminatoria. Hasta un remate de Cesc que era gol tropezó en los pies del torpón de Bendtner y lo sacó de dentro. Una acción de vídeo casero que salvó al Liverpool y hundió al Arsenal. ABC. es Siga en directo los partidos de los torneos continentales en http: www. abc. es deportes