Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 3 s 4 s 2008 CULTURAyESPECTÁCULOS 81 CLÁSICA CLÁSICA C. Grandes Voces Obras de Offenbach, Massenet, Franck, Thomas, etc. Intérprete: Natalie Dessay, soprano. Orquesta Titular del Teatro Real. Dir. J. López Cobos. Lugar: Teatro Real. Madrid. Fecha: 30- 03- 08 Ibermúsica Obras de Liszt. Int: Daniel Barenboim, piano. Lugar: Auditorio Nacional. Madrid. Fecha: 1- 04- 08 Virtuosismos ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE Los trajes musicales de Daniel Barenboim son infinitos. En el programa de mano de su último recital en Madrid, Ángel Carrascosa repasa la discografía como pianista. La relación es abrumadora... y en crecimiento. Se completa con un registro realizado en directo en el milanés Teatro alla Scala con obras de Franz Liszt. En el mismo escenario en donde el legendario pianista y compositor fracasó tocando a Beethoven y abominó del público frívolo El de ahora no lo es, ni en Milán ni aquí. Aunque tosa, se mueva, le suene el móvil, haga ruido y se distraiga. El respeto al artista, a Barenboim, no disminuye, pese a estos detalles. Sigue vivo el ambiente de acontecimiento que rodea cualquiera de sus conciertos. Aun así, anteanoche, el público se mostró inquieto, al menos al principio. Quizá intuyendo que Barenboim tampoco parecía estar a gusto. Pudo ser el estado del piano que una vez más volvió a ser una de las vergüenzas del auditorio madrileño. Con todo, tuvieron un color peculiar algunas de las exquisiteces que sonaron perdidas en varios de los sonetos del segundo año de Peregrinaje en los trinos entretejidos del exquisito y franciscanista Sermón a los pájaros y en la minuciosa concentración poética que culminó en la Fantasia quasi sonata sobre Dante dicha con rectitud, sin excesos, falsos romanticismos y controlada, comedida emoción. En realidad, en todo ello se adivinó el estilo del propio intérprete, aunque amplificado en una sesión en la que Barenboim interesó más a los exploradores de sabidurías y experiencias que a la concurrencia general, lógicamente pendiente de ese momento cargado de intensidad que rompe en el aplauso. No lo hubo y sí un curioso retraimiento ante las paráfrasis sobre óperas de Verdi. Tres momentos extraídos de Aida Il trovatore y Rigoletto que, a la postre, se quintaesenciaron en una interpretación íntima, contraria al exhibicionismo técnico, circunstancialmente falible, aparente y mejor perfilada que imaginativa. Suficiente como para que una vez tenga provecho un recital de alguien llamado Daniel Barenboim. Plutón A. G. L. La soprano francesa Natalie Dessay es una fuerza de la naturaleza: un carácter volcánico, rotundo, explosivo. Acaba de ofrecer cuatro importantes escenas operíticas dentro del ciclo Grandes voces que organiza el Teatro Real. A cada cual más consistente, desde el arranque, apoyado en la Manon de Massenet y saludada con los primeros bravos, a la clausura, con Dessay convertida en La Traviata verdiana, en una verdadera heroína. Cualquier actuación de Dessay tiene algo de contradictorio por cuanto parece no haber correlación entre lo que aparenta fragilidad, timidez y recogimiento, y luego se encarna en una teatralidad dramática asombrosa. A Dessay esto último le está llevando hacia una mayor anchura vocal. La personalidad se impone a las condiciones y el repertorio ligero es ahora más pesado. Puede que este rumbo no sea una decisión personal sino un destino inevitable en quien pisa el escenario con semejante decisión. Tal es la autoridad y tal la capacidad de comunicación en una cantante que se supera a cada instante, incluso, allí donde la voz suena rozada, en el momento en el que parece que el vigor cede ante las circunstancias. De ahí que el agudo de remate en La traviata tuviera mucho de impredecible y grandioso: por lo rotundo de la emisión pese al impuro color que la voz ya había tomado. Por supuesto que para Dessay decir teatro es tanto como revestir la música de una retórica especial. Se observó en la elasticidad con la que se enunció la locura de Lucia de Lammermoor o el repentino contraste al que obligó a la alienación de Ofelia en Hamlet de Thomas. En cualquier caso, vivencias a flor de piel que hicieron necesaria la respiración en los intermedios orquestales. Estos fueron lógicamente largos y con sustancia, a la cabeza El cazador maldito de Franck. Porque también la Orquesta Titular del teatro y Jesús López Cobos actuaron con elocuencia. El día obligaba a ello. Lo presagió la obertura de La belle Hélène Lo confirmaron las ovaciones. EFE El escritorio de Dickens, a subasta El escritorio y la silla que Charles Dickens utilizó para escribir gran número de sus últimas novelas y cuentos cortos, entre los que se encuentra Grandes esperanzas saldrán a subasta en la sala Christie s de Londres el próximo día 4 de junio y se espera que el lote alcance entre 70.000 y 100.000 euros. Liza Minnelli y Keith Jarrett, en el Festival de Jazz de San Sebastián Paolo Conte, Diana Krall, John Hiatt y la posibilidad de que comparezca Lou Reed son otros reclamos de la cita donostiarra LUIS MARTÍN MADRID. El avance de la programación de la 43 edición del Festival de Jazz de San Sebastián permite volver a dejar constancia de la incontestable capitalidad artística que, poco a poco, gana para la ciudad este escaparate musical en competencia directa con los otros dos grandes encuentros jazzísticos del País Vasco: Vitoria y Getxo. Serán seis jornadas de gran nivel musical, en el que nombres como los de Liza Minnelli, Keith Jarrett, Ahmad Jamal, Anthony Braxton o Paolo Conte garantizan una cata artística muy ecléctica pero también de primerísimo orden. No puede ser de otra manera cuando, en un encuentro con la prensa, Miguel Martín, director del festival, aseguraba ayer que, si las negociaciones prosiguen de forma positiva, sería Lou Reed quien, tal vez, clausure el festival en una fecha que iría por detrás de la actuación de Liza Minnelli, prevista para el 27 de julio y, hasta el momento, confirmada como la que realmente echará el cierre al encuentro este año. Antes, para abrir boca, Keith Jarrett estará presente en el auditorio del Kursaal, el día 22 de julio, celebrando que este año se cumplen veinticinco de la creación del trío con el que vuelve a visitar este espacio: el contrabajista Gary Peacock y el baterista Jack DeJohnette. Será la apuesta de lujo de una jornada que, como ya es habitual, tendrá en la playa y las terrazas de la Zurriola el desarrollo de la Jazz Band Ball, que este año cuenta con las visitas de Marc Ribot, Pink Martín, Beirut y Linx- Wissels, entre otros. Y, flanqueando desde el blues estas elaboraciones, el guitarrista Johnny Winter en concierto en el Vitoria Eugenia. En fechas sucesivas, el Kursaal se convertirá en la delegación más jazzística de entre cuantos espacios dispone este festival para su desarrollo, máxime teniendo presente que el escenario de la Plaza de la Trinidad permanecerá cerrado por las obras del Museo de San Telmo. Vienen al Kursaal una reconstitución de la mítica formación británica Soft Machine, el violinista JeanLuc Ponty, los saxofonistas David Murray y Anthony Braxton, y la cantante Dianne Reeves, que, desde que apareció en el filme Buenas noches, buena suerte luce una agenda repleta de citas. Y, hablando de espacios nuevos, el cubo grande de Moneo servirá también de recipiente para que el multifacético cantante italiano Paolo Conte descubra a la audiencia su lado más jazzístico. Se allegan también, en otros días, a esta escena la sin par Lucía Lacarra, que bailará música de Duke Ellington; la pianista y cantante Diana Krall y, de nuevo, una reconstitución, esta vez la de aquella Return To Forever que lideraba el pianista Chick Corea. Hay que reconocerle mérito a este empeño, por cuanto en la formación comparecen varios de sus componentes originales: Al Di Meola en la guitarra, Stan Clarke en el bajo, y Lenny White en la batería. El Teatro Victoria Eugenia, por su parte, no cierra con el concierto de Johnny Winter su actividad musical, y permite que asomen a su escenario los grupos de los saxofonistas Maceo Parker, Steve Coleman y Don Byron, los pianistas Bugge Wesseltoft y Stefano Bollani, y el guitarrista y cantante de Indiana John Hiatt. Más información sobre el festival: http: www. jazzaldia. com Para los exploradores Vivencias a flor de piel Espacios nuevos