Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 CULTURAyESPECTÁCULOS JUEVES 3 s 4 s 2008 ABC Sánchez Vidal viaja al corazón de la cultura inca en Nudo de sangre VANESSA JOB VALLE MADRID. El ganador del premio Primavera de Novela de este año, Agustín Sánchez Vidal, descubrió que la fórmula del éxito, si se quiere impresionar a alguien, es que se debe escribir de lo que le impresiona a él mismo De esta forma fue como nació la obra galardonada, Nudo de sangre un relato que, sumergido entre los paisajes de Perú, su historia, la magia de la cultura inca en la época colonial y las intrigas en las que envuelven a sus personajes, logró atrapar al jurado de esta convocatoria del premio. Fue finalista el periodista y escritor Luis del Val con Crucero de Otoño Ambas novelas son editadas por Espasa. La gestación de Nudo de sangre se inició en 2000, cuando Sánchez Vidal viajó a Perú en vacaciones durante casi dos meses por las tierras de los incas. No era un viaje de trabajo, ni tenía el propósito de escribir la novela cuenta a ABC. Sin embargo, el docente e investigador de Literatura española de la Universidad de Zaragoza quedó tan impresionado con el estado prehispánico de mayor extensión en América y su complejidad que decidió escribir una novela histórica y de aventuras, que es todo un viaje al corazón de la cultura inca Sánchez Vidal dice que con su novela recupera pasajes de la historia que los incas no pudieron narrar, pues, a diferencia de las grandes culturas, no desarrollaron una escritura, aunque si tenían un sistema de registro de información a través de cuerdas y nudos. Hoy en día los escritores empleamos estas herramientas porque utilizamos nudos dramáticos y nudos de desenlaces para crear los relatos. En este sentido, las palabras textil y texto son lo mismo, es decir la escritura es una especialización de entrelazar palabras como se entrelazan tejidos El libro fue escrito con las notas de viaje de Sánchez Vidal, con el apoyo de 53 crónicas de la conquista y con la asesoría de expertos en el tema. Tuve una fuente de información de primera mano, sólida y abundante como para hacer un relato fiable asegura. Sobre su obra, el autor de La llave maestra (2005) dice que deben leer la novela quienes les interesa lo que sucede hoy en Hispanoamérica, porque es una historia viva así como los españoles que quieran conocer una parte de la historia que no conocen. Juan Villoro: La escritura es muchas veces una confesión indirecta El escritor mexicano publica Los culpables colección de cuentos con la que explora el lenguaje oral y reflexiona sobre la identidad, la traición y la culpa DAVID MORÁN BARCELONA. El cuento se llama El crepúsculo maya y, justo al principio, Juan Villoro (Ciudad de México, 1956) relata cómo el protagonista se detiene frente a un indio que, con tres iguanas tomadas del rabo, permanece en cuclillas en medio del desierto. No es un espejismo, sino un vendedor de iguanas ubicado en un lugar en el que nadie en su sano juicio se detendría a comprar nada. A veces pienso que los narradores somos como esos vendedores de iguanas: ofrecemos cosas raras y nadie se detiene a comprarlas aseguró ayer el escritor mexicano durante la presentación de Los culpables (Anagrama) colección de cuentos con la que el autor de El disparo de argón añade una nueva muesca a su condición de escritor todoterreno. Y es que, más que una iguana, Villoro se asemeja a una suerte de camaleón literario que lo mismo se atreve con la novela, el ensayo, el periodismo, la dramaturgia, la crónica futbolística y, como ocurre en Los culpables con el relato breve. Uno de los desafíos del libro de cuentos es que no sea un cajón de sastre; que no parezca que el escritor ha juntado todos los papeles que tenía sueltos porque no se le ocurría otra cosa aseguró Villoro. Así, lejos de la miscelánea sin sentido, Los culpables entrelaza siete relatos que, a partir de la primera persona del singular, exploran las posibilidades del lenguaje oral al tiempo que deslizan reflexiones sobre la identidad, la traición y la culpa. Mientras en el catolicismo la confesión lleva a la redención, en literatura nos volvemos culpables de aquello que hemos confesado. En cuanto pronunciamos las palabras, nos vemos condenados a las consecuencias de lo que hemos dicho aseguró el escritor. Aun así, la confesión sigue siendo para Villoro una de las finalidades de la literatura. Muchas veces la literatura es una confesión indirecta- -aseguró- Al escribir no buscamos ser otro, sino ser nosotros mismos de otra manera El esfuerzo por capturar la naturalidad del idioma es, según Villoro, uno de pilares de un libro por el que desfilan media docena larga de personajes que no saben contar historias y, en la mayoría de casos, ni siquiera saben que están contando una historia De hecho, el mexicano proyecta sobre sus criaturas una luz incómoda para dejar al descubierto sus contradicciones. A pesar de que ellos creen estarse justifi- Juan Villoro, ayer en Barcelona cando, en realidad se están delatando señaló. La profundidad de las reflexiones y la dureza de los juicios no evitan que los siete relatos avancen a lomos del humor y la ironía, algo que, según Villoro, tiene que EFE ver con el estado de ánimo que atraviese en cada momento: Cuando estoy contento escribo cosas tristes y cuando estoy deprimido hago relatos humorísticos. En vez de litio, me receto dosis de ficción El barcelonés Sixe y otros artistas callejeros pintarán la fachada de la Tate EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. La fachada de la Tate Modern de Londres que da al Támesis se cubrirá con la muestra Arte de la Calle que pretende ser un significativo despliegue del arte urbano que se está realizando en varias partes del mundo. Para ello han sido convocados seis artistas, entre ellos el barcelonés Sergio Hidalgo, Sixe, que empezó haciendo graffitis en la calle y ha evolucionado hacia un estilo que la Tate describe como próximo a Miró. La muestra será abierta el 23 de mayo, coincidiendo con el festival anual que la Tate realiza durante todo un fin de semana de primavera, y se prolongará hasta el 25 de agosto. Se trata de la primera vez que uno de los principales museos de Londres organiza una cita con el arte urbano. A ésta acudirán, además de Sixe (Barcelona) los artistas Blu (Bolonia) JR (París) Nunca y Os Gemeos (Sao Paulo) y el colectivo Faile (Nueva York) Estos seis artistas- -según la Tate- -están representados en grandes colecciones y regularmente exponen en galerías y bienales, pero su trabajo comenzó en espacios urbanos públicos y sigue en deuda con la tradición del arte de la calle y el graffiti De acuerdo con la comisaria de la muestra, Cedar Lewisohn, el término arte de la calle comenzó a usarse a finales de los años setenta y desde entonces ha venido a definir en general el arte urbano más visual y expuesto, constituido por el graffiti basado en texto, pero se trata de algo que, por su propia naturaleza, está en constante flujo y es difícil de catalogar En la presentación que la Tate hace de Sixe, se indica que el artista mezcla la abstracción psicodélica con la figuración inspirada en los cómics Su trabajo- -se añade- -hace referencia visual a artistas surrealistas como Joan Miró. Al igual que Miró, la obra de Sixe tiene una inocencia infantil que se combina con el casi alucinógeno sentido de una segunda visión Sixe empezó a pintar en torno a 1989 ó 1990 y su obra es una constante en las calles de Barcelona. Además del graffiti trabaja en un taller y ha creado series de cuadros con animales y personajes imaginarios, de los que también hace esculturas. Más información en: http: www. tate. org. uk