Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 3- -4- -2008 Liza Minnelli actuará el 27 de julio en el Festival de Jazz de San Sebastián 79 Michel Schneider: Marilyn es un secreto a todos los niveles En Últimas sesiones con Marilyn el escritor y psicoanalista francés sienta a la actriz en el diván de una novela- ensayo MANUEL DE LA FUENTE MADRID. No, Ralph Greenson no era argentino. Pero sí era psicoanalista, y también el doctor que sentó en su diván a algunos de los nombres más propios del Hollywood de los cincuenta, como Vicente Minnelli, Vivien Leigh, Jack Lemmon, Tony Curtis, Dean Martin y Frank Sinatra. Y también fue el psiquiatra de cabecera de la rubia entre las rubias, Marilyn Monroe. Tirando del hilo de las charlas entre la actriz y el doctor, el escritor francés Michel Schneider, él mismo psicoanalista, ha ideado su propia terapia para la protagonista de Con faldas y a lo loco bajo el título de Últimas sesiones con Marilyn (Alfaguara) Casi medio siglo después de su muerte, la actriz sigue en boca de muchos, y en el recuerdo de casi todos. Eso es así- -explica Schneider- -porque tanto ella como las condiciones de su muerte fueron tremendamente misteriosas. Era una mujer muy conocida pero, simultánemente, en su verdad íntima, una persona mal conocida. Se piensa que era muy bella, pero tonta y superficial. Y sí, es cierto que era una mujer bellísima, pero ni era rubia, ni mucho menos tonta. Era alguien sensible, muy inteligente, una autodidacta que amaba las palabras y los libros. Su mito continúa porque fue una estrella que reunió en su persona casito todas las mitologías del siglo XX Tendida, pues, en el diván de Michel Schneider, dejemos que el doctor dé su diagnóstico. Sufría muchísima angustia y creía que no estaba verdaderamente viva. Creía que sólo existía ante las cámaras o en la mirada de los hombres que la deseaban, pero siempre tuvo la sensación de estar como muerta dentro de sí misma El caso Marilyn aún tiene toda la pinta de ser un Expediente X Y sin desclasificar. Hay documentación disponible en ensayos y biografías, pero los documentos personales de su picoanalista que están en la Universidad de California no se pueden ver, porque Marilyn sigue siendo un secreto de Estado, un secreto cinematográfico y un secreto político. He tenido que reinventarla como un personaje de novela Sabido ya que ni rubia y sin un pelo de tonta, la Monroe viajaba con docenas de libros (sí los leía, a pesar de la bromas muy pesadas de Mankiewicz) a la hora de elegir marido tampoco se anduvo con chiquitas, casándose con extremos que se tocaban. Di Maggio era un deportista, un hombre muy fisico, nada intelectual, pero sí noble y honesto, mientras que Miller era un judío y un escritor atormentado. Joe era otra de las grandes imágenes de América, como lo fue ella, y por otro lado, Miller representaba sus ansias de cultura y de vida espiritual. Los dos mundos interiores de Marilyn estaban representados por sus dos maridos Tampoco aquel Hollywood podía venirle medianamente bien a alguien con una personalidad desbaratada como la de Monroe. Hollywood fue muy duro con ella. Marilyn decía que hacía falta que el cine fuera como una madre que nos ayudase a crecer y a expresarnos. Pero Hollywood no es una madre, es un mundo de gente dura, bruta, salvaje, un mundo de enfermedad, droga y poder. Ella se enfrentó con él, y ella fue la que se hizo añicos Y no, Michel Schneider no ha caído en la morbosa tentación de hacer cumplir años a Marilyn Monroe para convertirla en la protagonista de un crepúsculo de los dioses literario. Hoy tendría ochenta y dos y a mí se me hace horrible, ni puedo ni quiero imaginármela como una anciana Hoy tendría ochenta y dos años y se me hace horrible, ni puedo ni quiero imaginármela como una anciana Retrato de Chus Lampreave tecto, tenía una estupenda biblioteca de pintura y fotografía y yo me pasaba la vida ojeando y ojeando todos aquellos libros. Yo me emociono con la pintura tanto como en la naturaleza. Cuando busco inspiración no exploro entre los fotógrafos sino entre los grandes de la pintura Pero también tiene sus grandes iconos fotográficos. Para mí el fotógrafo de referencia es Man Ray, porque se sale de los parámetros del fotógrafo habitual. Me gusta porque es muy personal y parece que estuviera construyendo un cuadro en sus fotos. Hoy en día admiro mucho a Irving Penn y en España, a Cristina García Rodero, que si bien es documentalista- -lo cual la aleja de mi estilo, que es pictórico- pero tiene un punto muy fuerte y hay que ver cómo le saca a lo que hay su quintaesencia A lo largo de aquellos años de formación Bárbara Allende fue conociendo a artistas que entonces aún no eran nada y a los que luego se les conocerá como La Movida: Ceesepe, El Hortelano; y en Barcelona, al grupo de Mariscal y Nazario OUKA LEELE Además de Ouka Leele, otros fotógrafos destacaron durante aquellos años: Alberto García- Alix y Pablo Pérez Mínguez. Ceesepe era muy amigo de García- Alix, que siempre iba con sus motos... A mí, ese mundo masculino de las motos y los cueros no me gustaba absolutamente nada. Yo veía que Alberto hacía las fotos como conducía la moto, pero luego resultó ser un artista estupendo, Claro que entonces ninguno sabíamos aún dónde íbamos a llegar. Recuerdo que él me decía: Lo que yo sé, nena, es que tú y yo no nos parecemos en nada Por su parte, Pérez Mínguez daba conferencias cuando yo estudiaba en Photocentro. Llegaba Pablo y era como una fiesta. Te enseñaba miles de fotos y nos llevaba la revista Nueva Lente, que entonces era, fotográficamente, el no va más. Bueno, ¡son tantas cosas! Nada más natural que Ouka Leele vuelvar a sus orígenes cuando una exposición como ésta, abierta hasta el 8 de junio, recorre toda una vida... inédita. Más información en: http: museodeltraje. mcu. es Marilyn Monroe, en pleno apogeo de su éxito ABC