Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IBEX- 35 ABC JUEVES 13.537,90 13.442,40 J 27 V 28 3- -4- -2008 I. G. MADRID 13.838,70 1.465,10 1.456,02 1.439,06 L 31 M 1 13.699,10 1.482,73 1.496,49 EURO- DÓLAR 1,5786 1,5796 1,5632 1,5660 1,5812 13.269,00 L 31 M 1 X 2 J 27 V 28 ECONOMÍA 37 X 2 J 27 V 28 L 31 M 1 X 2 www. abc. es economia El presidente de EDF rechaza en una dura carta a Galán las acusaciones de Iberdrola Gadonneix dice que ha satisfecho sus obligaciones legales y reitera el interés por entrar en la eléctrica española J. A. N. MADRID. El presidente de la empresa estatal francesa EDF, Pierre Gadonneix, ha entrado abiertamente a la polémica con Iberdrola echando más leña al fuego de la batalla política y jurídica suscitada en torno a su pretendida irrupción en el capital de la eléctrica española. Gadonneix no se ha mordido la lengua y ha afilado la pluma para escribir una carta fechada en París el pasado 28 de marzo en la que contesta a la que su homólogo de Iberdrola, Ignacio Galán, le envió el pasado 7 de marzo: El tono y el contenido de su carta me ha sorprendido mucho y me veo obligado a decirle que EDF rechaza en su integridad las acusaciones que usted vierte sobre los perjuicos que se le causa a Iberdrola y sus accionistas señala el máximo representante del gigante francés en la versión traducida de su misiva. Gadonneix rechaza igualmente las afirmaciones de Galán según las cuales EDF estaría contraviniendo el derecho bursátil. La empresa estatal francesa tampoco acepta ninguna responsabilidad acerca de la supuesta propagación de rumores y especulaciones. En relación a la solicitud de información requerida a instancias judiciales por Iberdrola, el titular de EDF se muestra desafiante e indica a Galán que su empresa ha satisfecho totalmente sus obligaciones legales a la vez que reitera su interés por el mercado español. Tales comentarios por parte del presidente de EDF no hacen sino aumentar el grado de confusión que desde hace tiempo rodea las expectativas de Iberdrola en el sector energético y de ahí que la empresa española haya decidido dar otro paso al frente en su ofensiva contra el Estado francés, esta vez por la vía de una tercera carta que fue enviada el pasado martes al embajador francés en Madrid, Bruno Delaye. Iberdrola recrimina al representante diplomático francés en su calidad de máximo accionista de EDF y le reprocha que su actitud está alimentando la espiral de especulaciones en torno a la compañía eléctrica española, lo que implica graves efectos perturbadores dentro de la empresa y también en sus relaciones societarias. Iberdrola ataca la esencia del problema que caracteriza el proceso de expansión de EDF en toda Europa y recuerda al embajador la clara discriminación que impulsa el Estado francés cuando mueve a sus empresas públicas a realizar operaciones transfronterizas sin permitir la entrada de empresas privadas en el capital de dichas compañías. La eléctrica que preside Ignacio Galán reitera la necesidad de que EDF exponga de forma clara sus planes en España y, en concreto, su posición accionarial en Iberdrola. En este sentido, la regulación bursátil permite, de momento, que una empresa pueda alcanzar hasta casi un 6 del capital de una sociedad cotizada sin necesidad de informar al mercado. Diccha particularidad se produce a partir de la tolerancia que exhibe la ley en España para aquellas operaciones que no superen el 3 de las acciones de una empresa en Bolsa. Con el actual sistema de compra a través de derivados cualquier inversor puede alcanzar una doble participación directa e indirecta del 2,99 hasta completar un 5,98 de control. Precisamente ésta es la posición que según algunos observadores financieros posee ya EDF dentro del capital de Iberdrola. La eléctrica española ha conseguido que un juzgado mercantil de Bilbao acepte la adopción de medidas cautelares contra el gigante francés para que tenga que exponer con detalle su participación accionarial. Sin embargo, la carta firmada por Gadonneix demuestra que los dirigentes de la empresa estatal gala no tienen ninguna intención de clarificar sus objetivos en España. En el sector energético todo el mundo vela armas a la espera de la formación del nuevo Gobierno. Será entonces, a partir de mediados de este mes, cuando EDF tendrá que hacer valer ese pretendido interés por entrar en el mercado español. En el Elíseo están convencidos de que Sarkozy cuenta con un preacuerdo con Zapatero para que el buque insignia de la armada energética francesa pueda presentar sus credenciales en el mercado español. EDF, no obstante, deberá apremiar en su objetivo porque Iberdrola no se quedará cruzada de brazos ante la ofensiva gala. Galán no sólo se ha defendido con uñas y dientes, sino que también ha buscado apoyos corporativos en forma de alianzas para disuadir al gigante francés o inducirle a caminar por otros derroteros. Quizá por eso que el nombre de Fenosa aparezca también ahora en el portfolio inversor de EDF. Participación del 6 Gadonneix no se hace responsable de rumores en Iberdrola AFP Respuesta al embajador francés PERO TODAVÍA VERDE POR JOSÉ ANTONIO NAVAS De todas las salsas que se están cocinando en el mercado energético español, la más lógica es la que tiende a condimentar una fusión entre Iberdrola y Gas Natural. La operación, fracasada en mayo de 2003 por expreso rechazo de Rodrigo Rato, UNA FUSIÓN CON GAS El Gobierno ve bien la unión de Iberdrola y Gas Natural fue luego reabierta en una negociación auspiciada hace justo un año por los Gobiernos del País Vasco y Cataluña. Quizá a la tercera sea la vencida porque esta vez, además del indispensable apoyo político, existen intereses empresariales complementarios que pueden impulsar decisivamente el acuerdo. Iberdrola tiene artistas declarados en fusiones defensivas que han permitido quintuplicar la capitalización del valor en Bolsa en los últimos años. Gas Natural necesita también un desarrollo vertical de negocio que asegure el éxito del proyecto energético de la Caixa a largo plazo. El Gobierno, en última instancia, ve con muy buenos ojos la configuración de una nueva entidad capaz de hacer frente a los grandes national champion europeos, espantando de paso la alargada sombra de EDF. Los franceses han divisado en Iberdrola una presa fácil en España pero tampoco pondrán inconvenientes en morder por otro lado si el hueso se presenta difícil de roer. Es ahí donde surge el papel de Fenosa que, salvo opinión contraria de Florentino Pérez, puede encontrar en el gigante galo un buen partenaire para reforzar una tercera vía en el mercado eléctrico, detrás de Endesa y la futura compañía fusionada. La solución pasa por brindar una salida airosa a ACS en Iberdrola para que su presidente pueda ejercer sus mejores oficios y convertirse así en el socio español de los franceses.