Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL Cumbre de la OTAN en Bucarest JUEVES 3 s 4 s 2008 ABC Rusia siempre agrede de palabra cuando se amplía la OTAN Zurab Pololikashvili s Embajador de Georgia en España Polonia y la República Checa. De Estambul a Bucarest Putin llegará mañana a la cumbre de la OTAN y el presidente español ya la habrá abandonado. Habría tenido más posibilidad de hablar con él que con Bush, un cita que Moncloa daba por hecha. Es otra muestra del nulo papel internacional de Zapatero ya en ello la seguridad militar y energética, la coordinación política y la defensa democrática de los aliados. Deja la Cumbre, a los aliados y a Putin plantados y se vuelve a ver a sus niñas. No le gusta al presidente dormir fuera de casa. Eso es política familiar. Seguro que el gesto conmueve a los españoles más tiernos. Recuerdo bien el estupor que produjo el hecho de que, en la primera cumbre de la OTAN a la que asistía como presidente del Gobierno de un país miembro, en Estambul hace cuatro años, Zapatero se quitara los auriculares durante los discursos de diversos oradores. Toda la asistencia era consciente de que el presidente del Gobierno español no habla más que su propia parla y que, sin traducción simultánea, era allí un invitado de piedra. Fue todo un gesto anticipatorio de lo que habría de llegarnos. Hoy sigue mostrando el mismo interés en los graves y acuciantes problemas de nuestra seguridad continental, los problemas de integración de nuevos países en la Alianza, las tensiones con Rusia, las amenazas de Moscú a sus vecinos, la estabilidad en los Balcanes y el chantaje energético a que ya estamos siendo sometidos los europeos. Lo único que ha cambiado es que los demás no tienen ya la curiosidad por la opinión del español recién llegado que muchos entonces tenían genuinamente o intentaban al menos aparentar. Es significativo- -preocupante- -que nuestro máximo representante, en una cumbre en la que se dirime la seguridad global de las democracias europeas, no tenga interés por estar presente hasta el final de una reunión de vital importancia tras la intervención del principal responsable e interlocutor necesario, Rusia, en cuestiones de inmensa gravedad que van desde Afganistán, donde España está disimuladamente en guerra, o el Kosovo, donde tenemos tropas españolas en flagrante contradicción con la obstinación por no reconocer como todos nuestros principales aliados, al nuevo Estado. O como la integración en la OTAN de Macedonia, Croacia y Albania o la candidatura de Ucrania y Georgia que plantea graves incertidumbres. Cuando la irrelevancia internacional es voluntad o vocación propia suele deberse a que los dirigentes de una nación- -al margen de limitaciones y circunstancias personales- -consideran el poder propio interior como compartimento estanco al margen de la evolución general de los acontecimientos exteriores, políticos, militares y económicos. Ocultamiento y mentira, una vez más, por parte del Gobierno de España. La sociedad no se ofende. George W. Bush y Vladimir Putin se despiden en Bucarest con más disposición de limar diferencias. Los aliados son más conscientes de las amenazas comunes. Bush, Merkel, Sarkozy y Brown se han comprometido más en Afganistán y evitado una fisura entre los principales actores de la OTAN en esta guerra que Occidente no puede permitirse perder. Aquí, como todo va bien, el caudillo se vuelve a casa y todos tranquilos. ¿Qué espera que salga de la cumbre de la OTAN en Bucarest? Al contrario que los ucranianos, los habitantes de Georgia no dudan de que su futuro pasa por Bruselas POR JOSÉ GRAU MADRID. ¿Tiene apoyo popu- -En la elección presidencial que hubo en enero, había una pregunta al respecto, y la inmensa mayoría de la población, es decir, el 77 se manifestó a favor. Sólo se opusieron el 5 de los georgianos. ¿Sigue vigente el embargo de Rusia a productos georgianos, entre ellos sus excelentes vinos? -Sí. Tratan de perjudicarnos económicamente sólo por razones políticas. -Soy optimista y confío en que se dé el paso al que aspiramos. Técnicamente se llama la invitación a Georgia al Plan de Acción para la Afiliación (MAP: Membership Action Plan) la estación previa a la plena adhesión. Hermann lar entre los georgianos la idea de que su país ingrese en la OTAN? ¿Es una auténtica prioridad para ustedes la adhesión a la Alianza Atlántica? -Sin ningún género de duda. -Francia y Alemania, entre otros, se resisten al plan de acceso de Georgia. Dicen que no tiene la necesaria estabilidad política y que no se conseguiría más que enemistar a Rusia. -Georgia tiene las credenciales democráticas para el ingreso y los disturbios del pasado noviembre se saldaron con la convocatoria de elecciones por parte de nuestro presidente, Mijail Saakashvili. Quedó patente la madurez de nuestras instituciones democráticas. Por lo que atañe a la posición de Francia y Alemania, sus reservas no son contra el ingreso, sino contra la velocidad de la incorporación. -No, no lo creo. No lo podrían hacer. Además, si se concede a Georgia el MAP, se crearía el marco adecuado para resolver el conflicto y Rusia tendría que dejar de estar detrás de las fuerzas separatistas. Nosotros hacemos todo lo posible para resolver el enfrentamiento de forma pacífica, ya desde hace muchos años. Si se otorga a Georgia el MAP, habría una señal clara de que se sanciona su integridad territorial. ¿Se declararán independientes las provincias separatistas georgianas de Abjasia y de Osetia del Sur si Georgia ingresa en la OTAN? -Rusia siempre ha lanzado campañas agresivas ante cualquier expansión de la OTAN. Es sólo retórica. -Moscú ha amenazado con reconocer la independencia de Abjasia y de Osetia del Sur si Georgia accede a la OTAN. Cuando el aún presidente de Rusia, Vladimir Putin, llegue mañana a Bucarest para hablar ante el pleno de la Cumbre de la OTAN, el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, habrá abandonado Rumania. Es una pena, porque las posibilidades de cruzar unas frases con el jefe del Kremlin habrían sido mayores que las de tener ese encuentro con el presidente norteamericano George Bush que las terminales intoxicadoras de La Moncloa dieron por hecho hace tres semanas. En el fondo da igual que estos dos encuentros resulten, como era previsible, fallidos. El interés de los líderes ruso y norteamericano, como de los europeos, por intercambiar opiniones con nuestro Gran Timonel, es equiparable al que éste tiene por entender y atender las cuestiones clave de la política estratégica del continente, la política atlántica o la de la UE. Le trae al pairo a Zapatero todo lo que no le valga para su vuelo bajo de mensajería por conquistar titulares de la revista Zero o los diarios y telediarios de aplauso. Aunque nos va- Sin auriculares Zapatero no muestra interés por los graves y acuciantes problemas de nuestra seguridad continental Bush, Merkel y Brown se han comprometido más en Afganistán. Aquí, el caudillo se vuelve a casa y todos tranquilos Amenazas comunes ¿Está España en el mismo lado que Francia y Alemania? -No. He hablado con su ministro de Exteriores en varias ocasiones. La posición de España es diferente, nos apoya. Y desde luego hay otras naciones de la Alianza Atlántica que se han manifestado ya claramente a favor de resolver en Bucarest la petición de Georgia, entre ellos, además de los Estados Unidos, los países bálticos y los miembros de la OTAN del centro y del este de Europa, como Un grupo de ortodoxos ucranianos protestaba ayer en Kiev ante la perspectiva de entrar en la OTAN AFP