Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA JUEVES 3 s 4 s 2008 ABC Nuevo intento de secuestro con una furgoneta en Canarias, el quinto en los últimos meses El presunto raptor, de 50 años, ya ha sido detenido y fue reconocido por la víctima, de 19, por una mancha de su vehículo ERENA CALVO LAS PALMAS. Quinto intento de rapto en las Islas en los últimos meses. Y quinto intento de rapto con una furgoneta de por medio, aunque en esta ocasión no era blanca como en todas las anteriores, sino amarilla: una Hyundai. La tentativa de secuestro se produjo, según ha podido saber este periódico, el pasado 15 de marzo en el municipio grancanario de Gáldar. A las cinco y diez de la tarde, Y. P D. de unos 19 años, se dirigía hacia su domicilio por un camino rural de la localidad alejado de las zonas urbanizadas cuando se dio cuenta de que alguien la seguía en una furgoneta amarilla. Se acercó a su presa cuando estuvo seguro de que quedaría a salvo de la mirada de los vecinos. Con las puertas abiertas de la furgoneta y sin parar el motor del vehículo, consiguió situarse a la altura de la joven para intentar introducirla en él a la fuerza. Presa del pánico, la joven mantuvo una lucha con el presunto secuestrador, llegando a rasgarle la camisa, y tras varios forcejeos conseguía librarse del individuo, J. M. V de 51 años y con domicilio en el municipio grancanario de La Aldea de San Nicolás. Fueron los datos que pudo aportar en su denuncia la víctima sobre el intento de secuestro los que permitieron a los agentes de la Guardia Civil dar con el ahora detenido. La joven describió al conductor de la furgoneta amarilla- -de la que también pudo dar señas- -como un hombre de unos cincuenta o cincuenta y cinco años, con pelo corto con entradas y con barba. Una vez localizado el individuo, Y. P. D. reconoció al presunto secuestrador y su furgoneta, por una mancha que tiene el vehículo en la parte derecha J. M. V fue detenido este pasado domingo para tranquilidad de su víctima que el 27 de marzo se personaba ante la Guardia Civil para aportar parte de atención médica en el que se reflejaba la situación de ansiedad de la joven tras la tentativa de rapto; tras la agresión no podía dormir y perdió la confianza que había tenido hasta entonces para salir sola de su domicilio Preguntados al respecto, agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional señalan que son casos aislados, pero reconocen que en los últimos meses han sido varios los intentos de raptos en las Islas. Tentativas que, en cualquier caso, desvinculan totalmente de las desapariciones de Yeremi Vargas y de Sara Morales. Pero lo cierto es que cada vez saltan a la luz pública más intentos de secuestro de jóvenes o menores en las Islas. Uno de los más sonados fue el de la pequeña de Telde que pretendía raptar Marcos R. este enero. Desde entonces permanece en prisión. Condenado a 20 meses por abusar de su hija cuando no había cumplido dos años, no ha cumplido la sentencia porque están pendientes de resolverse los recursos. Intentó secuestrar a Sandra, de nueve años, en una furgoneta blanca. Del mismo color que la que conducían los individuos que intentaron llevarse a una pequeña de Vecindario, a una niña de Guía y a otra de Lanzarote meses antes. Telde, Guía, Lanzarote... José Campoy posaba ayer a las puertas del TSJA EFE La juez que dejó 455 días en la cárcel a un preso absuelto culpa en el juicio a terceros La magistrada se queja de haber recibido peor trato que cualquier delincuente ABC GRANADA. La juez Adelina Entrena, acusada de olvidarse de poner en libertad a un preso que continuó en la cárcel durante 455 días por un delito del que había sido absuelto, negó ayer ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía haber sido negligente y atribuyó este error a terceros. Entrena aseguró que si no hubiera sido diligente no podría dormir por las noches y ya habría pedido perdón al reo José Campoy, que veía como de la familia La magistrada afirmó que tras reincorporarse de una baja laboral, en diciembre de 2005, nadie de su Juzgado le advirtió del estado del preso, contra quien el juez que la sustituyó en su ausencia decretó prisión provisional para asegurar la presencia del reo en un juicio. En este sentido, criticó la actuación del funcionario judicial que se encargó de los antecedentes de la sentencia y de la secretaria, de la que cuestionó su competencia Entrena aseguró que ha llegado a pensar que su imputación ha podido derivar de algo intencionado Según la juez, al ver esposado a Campoy el día que lo juzgó por un robo del que le absolvió, creyó que cumplía condena por una causa anterior, ya que ella misma había juzgado previamente al reo. La acusada insistió en la carga de trabajo que soportaba, en la hipertensión que sufría y en el daño que ha sufrido su honor e intimidad. Así, aseveró que cualquier delincuente tiene mejor trato que una juez que lleva 18 años ejerciendo. Campoy aseguró que no guarda rencor. pero que se sintió como un perro y que en la cárcel estaba nervioso perdido y se daba cabezazos contra la pared porque no sabía lo que pasaba. Aunque reconoció que recibió la sentencia de manos de un funcionario, afirmó que no pudo saber el contenido porque nadie se lo dijo y él no sabe leer. Su abogado anunció ayer que emprenderá acciones judiciales contra el fiscal y la secretaria judicial. La Policía y la Guardia Civil creen que estos casos no guardan relación con los de Yeremi o Sara El hombre que pidió que le repararan el coche tras matar a un joven tuvo el carné retirado por otro atropello J. A. G. LOGROÑO. Los problemas de Tomás Delgado Bartolomé al volante comenzaron mucho antes del accidente mortal que costó la vida al joven Enaitz Iriondo frente al camping de Castañares, un suceso que provocó gran controversia después de que exigiera a los padres del fallecido una indemnización de 20.000 euros por los daños causados a su Audi. Una sentencia de 1992 del Juzgado de lo Penal número 2 de Pamplona condenó al vecino de Santo Domingo de la Calzada al pago de 200.000 pesetas, dos millones y medio más en concepto de indemnizaciones y a un año de retirada del carné por atropellar a una mujer y a un niño de corta edad en Pamplona. Según el fallo, el suceso ocurrió el 9 de abril de 1991, cuando Delgado conducía su vehículo en la capital navarra en dirección al centro de la ciudad. Al llegar a un cruce, y pese a haber cambiado a ámbar el semáforo, decidió continuar su marcha con la intención de rebasar tanto este semáforo como el siguiente. Fue en la segunda señal luminosa cuando se produjo el atropello. La mujer estuvo siete días incapacitada, aunque el peor parado fue el niño, de solo cuatro años, que requirió tratamiento quirúrgico para curar una rotura hepática y una fractura de fémur, lo que le tuvo convaleciente durante seis meses. Además, le quedaron una cicatriz de 15 centímetros en la región abdominal y otras cuatro más pequeñas en el muslo derecho, así como una asimetría en dicha extremidad. El magistrado subrayó en el fallo que la actuación de Delgado evidencia el quebrantamiento de las más elementales cautelas y que su su falta de previsión de causar lesiones a terceros fue absoluta