Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CULTURAyESPECTÁCULOS Entrega del XI premio Vocento a los Valores Humanos MIÉRCOLES 2 s 4 s 2008 ABC Una orquesta es modelo de cómo escuchar al otro Daniel Barenboim, premiado por impulsar el diálogo cultural entre israelíes y palestinos S. GAVIÑA MADRID. El pianista y director de orquesta Daniel Barenboim mostró ayer su satisfacción al recibir el premio Vocento a los Valores Humanos que reconoce sus esfuerzos en impulsar un diálogo cultural entre israelíes y palestinos y recompensa una labor que hago desde España pues el West- Eastern Divan es un proyecto que tiene su sede en Sevilla afirmó. Asimismo, alabó la gran visión del Gobierno español gracias al cual obtuvo el pasaporte diplomático hace un par de años para que todos los músicos de la orquesta- -sirios, libaneses, jordanos, israelíes y palestinos- -pudieran ofrecer un concierto histórico en Ramala. Nunca olvidaré ese gesto que permitió una síntesis de visión y de práctica como es muy rara en la política y otros campos de la vida A continuación, se refirió a este proyecto, el West- Eastern Divan, como el más importante que hago hoy en día, pues reúne todo lo que puedo pensar sobre la música y la existencia humana. La música no como algo agradable, sino existencial. Lo hemos visto a través de este proyecto. Todas las fronteras y las barreras se rompen en el momento en el que gente, que fuera de la música son enemigos, se vuelven conspiradores juntos al esmerarse en encontrar algo que puedan crear juntos. Pero no soy ingenuo- -confesó- Una orquesta por maravillosa que sea no puede ser una alternativa a negociaciones y soluciones políticas, pero sí un pequeño modelo, porque al tocar en la orquesta cada uno de los músicos está musical y moralmente obligado a exprimirse al máximo- -simultáneamente- escuchando lo que está tocando el otro. ¿Podríamos imaginar cómo sería una negociación directa entre Israel y Palestina donde ambos puedan exprimirse abiertamente escuchando los argumentos del otro? reflexionó. Y concluyó señalando dónde puede estar, en su opinión, el final del conflicto: Creo que la única solución tanto para Israel como para Palestina es una alianza entre los dos pueblos y por eso, en mi forma modesta, no podemos escondernos detrás de formas políticas sino que tenemos que contribuir activamente a que ese conflicto no quede sólo como un conflicto militar y político, sino como un conflicto humano. Por todo esto, por reconocer esas ideas que he compartido con Edward Said, os agradezco este premio de todo corazón Ana Alvargonzález pide su bolso, donde está el discurso de su hijo, en presencia de Doña Letizia y Diego del Alcázar ÁNGEL DE ANTONIO DISCURSO EN NOMBRE DE ENRIQUE FIGAREDO ALEGRÍA, GRATITUD, RESPONSABILIDAD La madre de Enrique Figaredo leyó en la entrega del premio unas palabras del galardonado, que no pudo acudir a la ceremonia por sus compromisos solidarios us ocupaciones y la distancia han impedido que mi hijo Quique pueda asistir a esta ceremonia. Sin embargo, permitidme que a través de mi voz os haga llegar sus palabras de agradecimiento. S Tres sentimientos me gustaría compartir: Alegría. Es una gran alegría saber que desde los medios de comunicación apoyan tan positivamente esta presencia y labor que estamos realizando en Camboya en favor de la gente más necesitada. Este premio reconoce una labor continuada de equipos, un esfuerzo en colaboración, una carrera de fondo, en la fidelidad al servicio de la paz y de los más necesitados. Gratitud. Este premio Vocento da a conocer nuestra vida, nuestra labor y nuestros retos en estos rincones del mundo. Retos que existen en muchos rincones perdidos del planeta en África, Asia, América. Responsabilidad. El premio Vocento nos hace salir a la luz pública y nos hace sentirnos con más responsabilidad en nuestras labores. Muchísimas gracias. Mis mejores deseos y mis oraciones agradecidas desde Battambang. EXTRACTO DEL DISCURSO DEL PRESIDENTE DE VOCENTO HOY PREMIAMOS LA EJEMPLARIDAD PÚBLICA Diego del Alcázar pronunció un encendido elogio de los galardonados y reflexionó sobre el papel de los medios s para mí un gran motivo de satisfacción dirigirme a ustedes, por primera vez como presidente de Vocento, para renovar la tradición anual de reconocer el mérito y la trayectoria de unas personalidades de extraordinaria valía que se han hecho acreedoras del reconocimiento de la sociedad. Hoy, premiamos la ejemplaridad pública del eminente jesuita Enrique Figaredo, un solidario y ejemplar trabajador por la humanidad, que ha E consagrado su vida a los más desfavorecidos, refugiados sin destino, y mutilados de guerra sin horizonte, y al extraordinario mito Daniel Barenboim, reconocido y admirado pianista, y aplaudido director de orquesta, que también se ha dedicado en cuerpo y alma a combatir la profunda fractura entre los pueblos árabe e israelí en el Cercano Oriente, mediante la música, y a través de la formación de una orquesta mixta, la West- Eastern Divan, que mere- ció el Principe de Asturias de la Concordia en 2002. Quiero, ante todo, expresar mi gratitud a la Familia Real, por el hecho de mantener, un año más, su estrecha y constante vinculación con este premio. La presencia, aquí, de los Príncipes de Asturias, renueva nuestro afán de mantener la búsqueda de la ejemplaridad moral, cultural y solidaria que, año tras año, tratamos de impulsar mediante este premio. En nuestro tiempo, las empresas de comunicación deben aumentar su compromiso con un derecho tan esencial como es la libertad de expresión de los ciudadanos y deben ejercer, además, una verdadera ciudadanía de empresa, que se expresa mediante estas tareas de apoyo al mejor hacer, con el fin de mostrar a la opinión pública conductas y testimonios, que a todos nos sirven de referencia y de guía. Daniel Barenboim, tan admirable cosmopolita- -es argentino de origen ruso y nacional israelí y español- es un músico excepcional, que además, de modo asombroso, ha sido capaz de dedicar buena parte de su tiempo, y sus energías, a la causa de lograr la reconciliación del pueblo judío, del que proviene, con el pueblo palestino, que lo ha adoptado con afecto. El mérito de este esfuerzo queda plásticamente recogido en el hecho de que, tras haber recibido y aceptado recientemente la ciudadanía palestina honoraria, que le fue ofrecida tras un concierto en Ramala, sea el primer ciudadano, que lo es, israelí y palestino al mismo tiempo. Enrique Figaredo Alvargonzález, asturiano y jesuita, conocido en su ingente labor humanitaria como Kike Figaredo, quien ha llevado su compromiso hasta una dedicación plena y heroica a los desvalidos del sureste asiático. También colabora con la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Antipersona, que recibió el Nobel de la Paz. Kike Figaredo ha organizado multitud de iniciativas para recaudar fondos y ayudar a estas víctimas, fundando en Phnom Penh La Casa de la Paloma (Banteay Prieb) donde se imparte educación y formación a los niños mutilados. Quiero, pues, que mis últimas palabras en este acto, y en presencia del Heredero de la Corona, y de la Princesa de Asturias, sean escuchadas como una apuesta de este Grupo por la defensa de la libertad, en términos absolutos y en nuestro derecho de cada día que es lógicamente una apuesta por el bien común y un compromiso con la democracia constitucional y con la Corona, expresión y síntesis de sus símbolos más ejemplares.