Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos MIÉRCOLES 2- -4- -2008 ABC Don Felipe y Doña Letizia, junto a Ana Alvargonzález, madre de Enrique Figaredo, y Daniel Barenboim, tras la entrega de los galardones JAIME GARCÍA Estos premios son la mejor garantía de paz, justicia, progreso y convivencia Los Príncipes de Asturias entregaron el Vocento a los Valores Humanos a Monseñor Enrique Figaredo y Daniel Barenboim ANTONIO ASTORGA MADRID. Muy cerca del lugar donde ayer Don Felipe y Doña Letizia presidieron la entrega del XI premio Vocento a los Valores Humanos- -Real Fábrica de Tapices- -vivió un poeta grande, y admirable, José Hierro, en la calle Fuenterrabía. Aunque en sus últimos momentos estuvo atado al duro banco del oxígeno Hierro respiró aire de libertad, y hace 27 años se lo agradeció a Don Felipe en Oviedo, el día en el que el Príncipe de Asturias pronunciaba sus primeras palabras en público: Este aire de libertad que respiramos nos permitirá continuar adelante en la tarea de lograr esa España que anhelamos. Un día comprenderéis la importancia que para España ha tenido la actitud de Vuestro Augusto padre. Ha ido hacia la tolerancia, hacia la democracia dijo el poeta al Príncipe. Ayer, ese aire de libertad trazó los Valores Humanos que Vocento reconoce en Monseñor Enrique Figaredo y en Daniel Barenboim, y que deberían respirarse desde Asia a Israel, de Camboya a Palestina. Hay muchos ejemplos de valores humanos- -subrayó el Príncipe- -que nos estimulan a luchar contra la violencia, la injusticia, la pobreza, la desigualdad y la intolerancia, que alimentan nuestra confianza en la construcción de un mundo cada vez más complejo, pero más ávido de libertad, concordia y solidaridad Como la admirable misión que Kike Figaredo realiza en Asia desde 1985: Lograr que la vida sea una fiesta para todos Como el aire de libertad que persiguen los premios Vocento: Difundir e impulsar ejemplos de valores humanos en nuestra sociedad, para combatir ese permanente riesgo de deshumanización en que, como decía Ortega y Gasset, vive el hombre defendió Don Felipe. Y expresó el apoyo de la Corona a unos premios que son la mejor garantía para asegurar la paz, la justicia, el progreso y la convivencia Daniel Barenboim lucha contra esa deshumanización de la vida desde la música y aboga por una alianza entre los pueblos israelí y palestino Ese aire de libertad recorrió las palabras del presidente de Vocento, Diego del Alcázar, que recordó a Hegel: La libertad es la sustancia del espí- Historia del galardón 1996: Carmen Iglesias. 1997: Arturo Pérez- Reverte. 1998: Margarita Salas y Eladio Viñuela. 1999: Aitana Sánchez- Gijón. 2000: Nicole Fontaine. 2001: Adolfo Suárez. 2002: Valentín Fuster. 2004: Servicio 112 de emergencias de Madrid, por su labor durante el atentado del 11- M. 2005: Real Academia Española, por su constante afán de promoción del entendimiento entre los pueblos hispanohablantes 2006: Miguel Delibes, por su defensa de la libertad, ejercida a través del Periodismo, su sensibilidad hacia los más desfavorecidos y su amor a la naturaleza El premio Vocento a los Valores Humanos reconoce una trayectoria profesional y humana. ritu dejó escrito, y ello es particularmente así hoy El Heredero de la Corona, la Princesa, y las innúmeras personalidades de la política, la cultura, la comunicación y la empresa escucharon las palabras del presidente de Vocento como una apuesta de este Grupo por la defensa de la libertad, en términos absolutos, y en nuestro derecho de cada día que es lógicamente una apuesta con el bien común y un compromiso con la democracia constitucional y con la Corona, expresión y síntesis de sus símbolos más ejemplares concluyó. Y el mismo aire de libertad se iluminó en los ojos de una niña de once años que ayer vio cumplido su sueño: entregarle una carta a Doña Letizia. Allí aguardó, a la puerta de la Real Fábrica, para entregarle sus palabras escritas en aire de libertad a la Princesa de Asturias, que prometió leerlas. Tributo del Príncipe a Don Juan