Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 2 s 4 s 2008 MADRID 55 Menús a medida del anciano Félix González, 79 años y diabético, recibe en su domicilio la comida para toda la semana. Este servicio municipal abastece ya a más de 50.000 mayores de la capital. El precio, 5,65 euros al día POR MARÍA ISABEL SERRANO FOTO DE SAN BERNARDO MADRID. ¿Sí, quién es? ¡Ah, vale, te abro! Félix Gonzalez acaba de facilitar la entrada a su portal a Borja Barberán, de la empresa Ucalsa, que, como cada lunes, le trae los menús de la semana. Están especialmente preparados para él, que es diabético, y con un tope de 1.700 calorías. Como Félix, cincuenta mil mayores de 65 años reciben en Madrid capital una alimentación de calidad y adecuada a sus necesidades. Se trata de un servicio creado por el Ayuntamiento que, en el caso de este anciano, cuesta 5,65 euros al día. Ayer, el propio alcalde, Alberto Ruiz- Gallardón, anunciaba que se va a incrementar la cobertura de este servicio de comidas a domicilio para mayores en un 17 por ciento res- Félix González guarda la comida en su nevera ante Borja, que le lleva los menús para una semana pecto del año pasado. Es decir, si en 2007 se dispensaron 275.600 comidas, en 2008 se espera llegar a las 322.000. Cuatro pisos, sin ascensor, son los que tiene que subir Borja para llegar al piso de Félix. Se conocen y se saludan amigablemente. Ahí están: los menús de toda la semana. Hay un primer plato, un segundo, postre y, además, un aporte lácteo. Con la cena se tienen que apañar los propios mayores pero, desde la misma empresa, les facilitan una serie de ideas y menús para que la comida de todo el día sea equilibrada. Yo soy muy mal cocinero. Por ello, por la noche, casi siempre me hago algún sandwich y pico algo de fruta asegura Félix con una sonrisa picarona. Este hombre, 79 años, está, como es lógico, jubilado. Asegura tener una buena paga que le quedó como jefe de ventas de una importante marca de refrescos. Los menús vienen bien pre- parados en cajitas de plástico que admiten microondas. Cada una dice de qué comida se trata y las calorías que tiene. Ahí están las lentejas con verdura, las patatas a la riojana, los espaguetis, la merluza en salsa, las albóndigas o la carne asada. A Félix lo que más le gusta es el arroz, la tortilla de patata y las alubias pero, como es muy agradecido, insiste en que todo está muy bien preparado Sólo se lamenta de que las comidas no tengan sal, por aquello de su diabetes, y a algunas les echo un poquito de ketchup para que me sepan a algo más. También tomo un poquito de azúcar, no mucha, porque el cuerpo también la necesita En su casa del distrito de Tetuán, este hombre dice estar a gusto. Vemos estanterías con muchas enciclopedias- -como la de Enseñanza General Básica- -y montones de fotografías de su familia por todos los rincones. Uno de los relojes del salón todavía no está puesto a razón del cambio horario del pasado fin de semana. Un despiste lo tiene cualquiera. Félix es viudo. Sus hijas no viven en Madrid pero están muy al tanto de él. En definitiva, vive solo. Del servicio municipal de comidas a domicilio para mayores se enteró en el hospital La Paz. Allí estuve ingresado cuando, por mi diabetes, me amputaron un dedo del pie. La operación fue fenomenal y todos se portaron de maravilla. Al saber que estaba solo y que comía de bares y restaurantes, una asistente social me habló de estos menús. Yo vi el cielo abierto porque eso de guisar se me da mal. Ahora, con los menús que me traen me siento tranquilo porque sé que están equilibrados y pensados para gente con mi enfermedad Lo cierto es que llevan trayéndoles las comidas desde el pasado mes de octubre y se siente encantado con la idea. Sólo tiene que preocuparse, cada día, de abrir la nevera y tirar de las viandas que ese día le tocan según el planillo que dejan semanalmente. Aunque jubilado desde los 59 años- lo tuve que hacer porque me apareció una retinopatía Félix no para. Nos enseña, orgulloso, su carné de profesor de la Comunidad de Madrid. Da clases. ¿De qué? Pues de sevillanas, porque le apasionan y se enganchó a ellas durante el tiempo que vivió en Andalucía. También las recibe: acude a las de baile de salón y de tango argentino. Lo dicho: no para. En la capital habitan, según cálculos municipales, 600.000 mayores de 65 años, de los que 168.117 han cumplido los 80. Dentro de este grupo, 67.000 (el 40 por ciento) viven solos. Me amputaron un dedo Desciende la participación de médicos en la huelga de Atención Primaria M. I. SERRANO MADRID. Hubo menos médicos en huelga. Ayer, segunda jornada de paro en los 400 centros de Atención Primaria de la comunidad madrileña, las cifras de seguimiento dadas tanto por los convocantes como por el Gobierno regional fueron más bajas. El sindicato que convoca, Femyts (Federación de Médicos y Titulados Superiores) informaba que, de media, el paro fue seguido ayer por el 83 por ciento de la plantilla (4.000 facultativos) mientras que el lunes lo hizo el 85 por ciento. La Consejería de Sanidad también se refería a la sensible reducción de la huelga. Si el lunes calculaba un seguimiento del 33 por ciento, ayer lo reducía al 30 por ciento. El Gobierno regional insiste en que, como informábamos ayer, atender las demandas de los médicos en huelga costaría 151 millones de euros que habría que sumar a las partidas presupuestarias ya designadas tras los acuerdos- -laborales y profesionales- -rubricados con los facultativos en noviembre de 2006. Esa cantidad supondría que cada uno de los seis millones de habitantes que hay en la región tendría que pagar 25 euros más al año en sus impuestos. ran muy seriamente convocar, también, una huelga En la Consejería de Sanidad replicaban con que desde 2003 a 2008, las retribuciones de los médicos han aumentado un 63 por ciento, que hay más plantilla y que las oposiciones convocadas para médicos de familia y de pediatras entre 2003 y 2007 asciende a 1.773 plazas. Por su parte, el sindicato de enfermería, Satse, exigía ayer la negociación y puesta en marcha de medidas que reconozcan el papel de los enfermeros y enfermeras en la Atención Primaria y que dejen de dedi- Precariedad laboral El conflicto puede aumentar. Ayer, el sector de Atención Especializada de Femyts (médicos de hospital) mostró su solidaridad con sus colegas de Primaria y, debido a la negativa de la Consejería de Sanidad de asumir los compromisos de noviembre de 2006, concretamente en lo relativo al reconocimiento del periodo MIR en la carrera profesional y la convocatoria de una oferta de empleo que acabe con la precariedad laboral Así, los médicos de hospital advierten que valo- De no producirse de inmediato un acuerdo, habrá nuevos paros desde mañana hasta mediados de abril carse a actividades burocráticas y administrativas De no producirse un acuerdo, mañana se inicia otra tanda de paros en la Atención Primaria madrileña: los días 3 y 4 en las áreas sanitarias 1, 2, 3, 4, 5, 6 y Summa 112; los días 7 y 8 pararán las áreas sanitarias 7, 8, 9, 10, 11 y Summa 112. El 10 y 11 de abril la huelga total será en las once áreas sanitarias. El paro de ayer ya no cogió tan de sorpresa a tantos pacientes. Algunos centros de salud tuvieron menos actividad porque también acudieron menos enfermos. Muchos de ellos, como G. H. se quejaba de que a él nadie le había avisado y que, así, me he plantado en la consulta para perder el tiempo decía mientras salía del Centro de Reyes Magos. A otros, como a Agustina V la excusa pa. ra pedir cita era que los ordenadores están estropeados. Llame otro día Ante el paro, muchos pacientes optaron por acudir a las urgencias hospitalarias. En algunos casos, como la clínica de la Concepción o el Doce de Octubre, se registró un aumento del 20 por ciento.