Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 2 s 4 s 2008 ABC HORIZONTE Ramón Pérez- Maura Londres aplaza su reducción de tropas en Irak por la violencia en Basora E. J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. La escalada de violencia en el área de Basora, donde las tropas iraquíes se están enfrentando a la milicias chiíes leales al clérigo radical Moqtada al Sadr, ha obligado al Reino Unido a aplazar sus planes de retirada de esta parte del sur de Irak, que había estado controlada por los británicos desde la invasión de 2003. De los más de 7.000 soldados que llegó a tener desplegados el Reino Unido, tras el pasado verano quedaron 5.000 y desde el mes de octubre la cifra se había ido reduciendo hasta 4.000. Pero los planes para proseguir el repliegue y dejar la presencia militar sólo en 2.500 personas han sido de momento paralizados. Así lo anunció ayer en el Parlamento el máximo responsable de Defensa, Des Browne. El ministro aseguró que el Gobierno británico mantiene sus planes de retirada ya anticipados, aunque deberá esperar para ejecutarlos. Ante la oposición, insistió en que esto no es ningún cambio de política, sino la sensatez de dar los pasos al ritmo que lo aconsejen los mandos militares que están sobre el terreno. En vista de los últimos acontecimientos, es prudente que paremos cualquier otra reducción mientras se desarrolla la actual situación señaló Browne. ¿Y DICEN QUE ESO ES DEMOCRACIA? nte todo me declaro favorable a frenar los avances del islamismo. Pero en toda acción humana hay que medir las fuerzas empleadas y el alcance y objetivo de cualquier operación. El vigente islamismo turco del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) representa una de las versiones más moderadas de esa doctrina política. Su auge ha sido fomentado en muy buena medida por la incontenible corrupción de los partidos laicistas hasta el extremo de que la alternativa política al AKP hoy podría muy bien no ser una de esas formaciones tiznadas por el cohecho, sino formaciones islamistas más radicales, en la línea de Hamás o Hizbolá. Sorprende ver ahora cómo los laicistas turcos que tenían puesta en la entrada en la Unión Europea su esperanza de frenar al islamismo, recurren a procedimientos judiciales para conseguir la ilegalización del partido en el poder. Quién sabe. En Turquía puede llegar a ocurrir. Y puede ser perfectamente legal. Pero la pregunta entonces será en dónde deja esa solución a Turquía dentro de la escena internacional. Porque imaginemos que el Tribunal Constitucional- -que ha admitido a trámite la iniciativa- -efectivamente decretara la ilegalidad del AKP. ¿Haría eso de Turquía un país más equiparable con los que forman parte de la UE? ¿Contribuiría a promover entre las naciones de su entorno el mensaje de que democracia e Islam son compatibles? Esta semana- -y por enésima vez- -Turquía ha repetido una vieja lección: quienes creen que el lugar de Turquía no está dentro de la Unión Europea no deben afanarse en defender su posición. Es un esfuerzo perfectamente superfluo. Desde que la cuestión se planteara por primera vez hace ya varios lustros los turcos nos dan cíclicamente razones para que no haya duda de que no son un país europeo. Si faltaba alguna prueba, ya la tenemos. Tenga alguien la bondad de decirme algún país de la UE en el que podría ilegalizarse el partido en el Gobierno, no por violar los principios democráticos, sino por promover determinado modelo social. Un modelo en el que, ciertamente, espero no tener que vivir nunca. A Estambul acogió ayer una protesta de mujeres islamistas en favor del partido en el poder, AKP AFP Barroso viaja a Turquía en apoyo de Erdogan frente a los jueces El AKP acelera la reforma constitucional para evitar futuras ilegalizaciones del partido y responder democráticamente ENRIQUE SERBETO MANUEL ERICE BRUSELAS MADRID. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y el comisario para la Ampliación, Olli Rehn, viajarán a Turquía para dar su apoyo político al presidente del Gobierno turco, Tayip Erdogan, en momentos de graves tensiones internas. El principal portavoz de la Comisión anunció ayer que estarán en Turquía del 10 al 12 de abril y mantendrán reuniones con Erdogan y con el presidente de la República, Abdulá Gul, ambos amenazados de inhabilitación para ocupar cargos políticos en el procedimiento que el Tribunal Constitucional admitió a trámite el lunes. La iniciativa judicial, que acusa a los dirigentes del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) de imponer el islamismo se produce después de la polémica liberalización del velo en la universidad. El presidente de la Comisión Europea se reunirá también con otros dirigentes de las distintas fuerzas políticas parlamentarias y con representantes de la sociedad civil. Aunque los portavoces oficiales precisaron que el viaje no está relacionado con la actual crisis político- judicial, todo parece indicar que se trata de un gesto expreso de apoyo a Erdogan, precisamente por la situación que atraviesa el país. El comisario Rehn se ha pronunciado expresamente en contra de la decisión judicial y ha animado al AKP a que acelere las reformas constitucionales. Sin embargo, si la crisis se extiende en el tiempo, el proceso de negociaciones para el acceso de Turquía a la UE corre el riesgo de paralizarse aún más. La presidencia eslovena ha puesto en su calendario dos reuniones con Turquía antes del fin del semestre, pero todavía aparecen como no decididas Después de Eslovenia, le corresponde la presidencia a Francia, cuyo presidente Sarkozy se opone al ingreso de Turquía. Los observadores consideran que la actual disputa política en Turquía puede llevar a un aumento de los sentimientos contrarios a Europa. En Ankara, la carrera contra el reloj está lanzada y el pulso, servido. Poder ejecutivo y legislativo versus judicial, en una batalla inédita en Turquía, donde hasta ahora sólo se había actuado contra partidos con representación menor. El temor a que la unánime admisión a trámite de la denuncia culmine en la inhabilitación de los principales dirigentes islamistas y en una prohibición en toda regla de su formación, Erdogan ha dado la orden de acelerar la reforma de los artículos 68 y 69 de la Constitución. El objetivo, compartido por Bruselas en el fondo y en la forma, es dificultar al máximo futuras actuaciones judiciales contra los partidos políticos y responder democráticamente a la intervención judicial- -según los islamistas- no tanto evitar una eventual ilegalización del AKP. Dado que la ley no puede ser retroactiva, el procedimiento ya iniciado seguirá adelante aunque varíe la norma. El partido prevé que el nuevo texto, que no impediría un cierre por este caso, sea aprobado en referéndum en julio El nuevo texto, que dejará al margen a aquellas formaciones que respalden o promuevan el terrorismo- -como el PKK kurdo- deberá someterse a referéndum casi con seguridad, dado que el APK necesitaría el respaldo de uno de los dos grandes partidos de la oposición, y no parece que vaya a ser el caso. Según los cálculos, mediante un trámite de urgencia, la consulta podría producirse entre junio y julio. Apuntando a un posible colapso institucional, Erdogan avisó ayer de que la iniciativa judicial no sólo debilita a la nación, sino también al Estado Falta de mayoría Las tropas del Reino Unido, que se habían ido retirando paulatinamente de las distintas provincias del sur del país que tenían asignadas, entregraron todo el control de Basora a las fuerzas iraquíes en diciembre y se replegaron provisionalmente en el aeropuerto de la ciudad. Pero la dura resistencia que las tropas dirigidas por el Gobierno de Bagdad han encontrado en su enfrentamiento con las milicias de Moqtada al Sadr han obligado a los británicos a participar en los combates. Durante el fin de semana, la artillería británica fue utilizada contra posiciones rebeldes al norte de Basora, desde la que un mortero había atacado a soldados iraquíes. La mayor colaboración con éstos, de todos modos, consiste en labores de vigilancia aérea, en el uso de helicópteros para facilitar el reemplazo de las tropas que dependen de Bagdad y en el apoyo logístico en las provisiones de comida, agua, municiones y atención médica de urgencia. Replegados en el aeropuerto