Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 2 s 4 s 2008 Cumbre atlántica en Bucarest INTERNACIONAL 33 Zapatero no se comprometerá ante la OTAN a enviar más tropas a Afganistán Entre otros motivos, el presidente alegará que su Gobierno está en funciones LUIS AYLLÓN MADRID. José Luis Rodríguez Zapatero no se comprometerá durante la cumbre de la OTAN que hoy comienza en Bucarest a enviar más soldados españoles a Afganistán, según aseguran portavoces gubernamentales españolas. El Ejecutivo considera que el esfuerzo que España hace en ese país- -donde tiene 750 militares dentro de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) -ya es suficiente, por lo que la respuesta a las demandas de Estados Unidos, que quiere más tropas de países aliados en el sur, la zona más peligrosa de Afganistán, será negativa. España ya se resistió a las peticiones norteamericanas en la reunión de ministros de Defensa de la OTAN celebrada en febrero del pasado año en Sevilla, donde, para compensar, terminó comprometiéndose al envío de dos equipos de instructores para formar unidades del Ejército afgano y de cuatro aviones no tripulados, lo que ha supuesto aumentar en unos 70 los efectivos allí desplegados. Además, España patrocina, con 4,5 millones de euros, una unidad del Ejército afgano en Badghis. Ahora, además, Zapatero argumentará que preside un Gobierno en funciones para negarse a adoptar una decisión de tanto calado. Una decisión tan importante tendría que contar con el visto bueno del ministro de Defensa. Yo no creo que en esta cumbre, vaya a haber ningún anuncio dijo el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Bernardino León, quien subrayó que España ha pagado ya un precio altísimo y que nuestro país tiene ya un número no desdeñable de soldados y los ha ido aumentando No obstante, ante la posibilidad de aportar algún otro equipo instructor el secretario general de Política de Defensa, Luis Manuel Cuesta, reconoció que nada está escrito en piedra pero señaló que primero hay que ver como funcionan los dos que ha puesto en marcha España. Lo cierto es que el Gobierno de Zapatero parece llevar con resignación la presencia en Afganistán como una especie de penitencia por haber abandonado Irak, y desearía que el esfuerzo de mandar soldados españoles al exterior se centrara en otras áreas como El Líbano o África Occidental, donde están más en juego intereses españoles. Sin embargo, todo indica que las cosas marchan en otra dirección, a tenor del Plan Estratégico General políticomilitar que puede ser aprobado en la cumbre de Bucarest con el objetivo de que la misión de la OTAN en Afganistán se amplíe en el tiempo. España apostará en la re- unión que se abre hoy por un enfoque global que vaya más allá de la actuación militar, por lo que considera necesario incidir en la reconstrucción, la ayuda humanitaria y la afganización como vías para avanzar, junto con el compromiso de fuerzas militares. En principio, Zapatero podría explicar personalmente sus razones a George Bush, ya que ambos quedaron para verse en Bucarest la última vez que hablaron por teléfono, pero todo indica que no tendrán mucho tiempo para hablar. No se ha solicitado ningún encuentro formal, ni por una parte ni por la otra aseguró el director del Gabinete de Asuntos Internacionales de la Presidencia del Gobierno, Carlos Casajuana, quien, sin embargo, dijo que en las veinticuatro horas que Zapatero estará en Bucarest, habrá momentos en que se verán y hablarán de los temas de la cumbre Precisó que tendrá encuentros informales no sólo con Bush, sino también con otros mandatarios, entre ellos el presidente ruso, Vladimir Putin, y el secretario general de la ONU, Ban Ki- Moon Por su parte, Bernardino León, indicó que, en cualquier caso, el deseo de ambos de charlar más despacio se puede producir en otra ocasión Antes de que Bush abandone la previsiblemente, coincidirá con Zapatero también en septiembre, en Nueva York, durante la Asamblea General de Naciones Unidas. Zapatero, que estará acompañado por los ministros de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y de Defensa, José Antonio Alonso, llegará a primera horas de esta tarde a Bucarest y participará en la cena de jefes de delegación, en la que está previsto que se hable, además de Afganistán, de Kosovo y de la Ampliación de la Alianza. Mañana, a última hora de la tarde, regresará a Madrid, junto con Alonso, mientras permanece allí Moratinos. Encuentro con Bush No es el momento Francia pone condiciones para volver a una integración plena en la Alianza JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Las nuevas modalidades de participación de Francia en la OTAN son objeto de un debate nacional cuando Nicolas Sarkozy plantea una condición capital: crear un Centro de planificación y dirección de las operaciones militares europeas, pilar europeo de la Organización. Sarkozy desvelará oficialmente en la cumbre de Bucarest las condiciones que Francia pone para su pleno retorno a la organización militar integrada de la Alianza. Tras la salida del 7 de marzo de 1966 ordenada por el general de Gaulle, París volvió a participar en el comité militar en 1995, sus oficiales trabajan en el Cuartel general desde 2004, pero sigue sin participar en el Comité de planes de defensa. Sarkozy propone a Washington y al resto de los aliados el pleno retorno de Francia a la OTAN a cambio de la creación de un Centro de planificación y dirección de las operaciones militares europeas, concebido por los estrategas de París como pilar europeo de la Alianza, y es una antiquísima reivindicación francesa. Ni Washington ni el resto de los aliados han dado una res- La Moncloa confía en que el jefe del Ejecutivo pueda hablar en algún momento con Bush de asuntos de la cumbre puesta clara y definitiva al proyecto francés, pero el debate atiza varios frentes de guerrilla política nacional. La oposición socialista y una parte de los centristas fuera del gobierno denuncian un viraje atlantista Una parte de la derecha conservadora sigue teniendo viejos reflejos antiamericanos. Sarkozy cuenta con el apoyo de la UMP y significativas personalidades de centro e izquierda moderada, comenzando por su ministro de asuntos exteriores, Bernard Kouchner, personalidad histórica del socialismo independiente.