Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 2- -4- -2008 Barroso viaja a Turquía para apoyar a Erdogan frente al Constitucional 31 ZIMBABUE Población: 12 millones Crecimiento PIB: -6,5 (2005) PIB per cápita: 320 euros Inflación: 200.000 Esperanza de vida: 39,5 años Tasa de paro: 70 Índice de SIDA: 24 ZAMBIA Lago Zambeze ROBERT MUGABE PRESIDENTE DE ZIMBABUE MORGAN TSVANGIRAI LÍDER DE LA OPOSICIÓN EL TRISTE OCASO DE UN CAUDILLO AFRICANO Guerrillero marxista y católico practicante, el octogenario Mugabe ha arruinado en siete años la floreciente patria que ayudó a construir desde 1980 POR BORJA BERGARECHE MADRID. Del pequeño país africano que Robert Mugabe ayudó a levantar desde la independencia de Zimbabue en 1980, sólo queda una tasa de alfabetización de casi el 90 por ciento de la población, una de las más altas del continente. En los 27 años de gobierno de este antiguo profesor, la antigua joya de África ha pasado de ser un referente en integración racial a convertirse en un infierno para los 75.000 zimbabuenses de raza blanca. El otrora próspero exportador de alimento, tabaco y minerales tiene hoy una inflación que resulta cómica, de no ser porque más de un tercio de sus casi 13 millones de habitantes dependen de la ayuda exterior para comer algo al día. Y todo por la sed de poder y los delirios de grandeza de un dictadorzuelo africano más. Nacido en 1924 en una África todavía colonizada por el hombre blanco, Robert Gabriel Mugabe se crió en escuelas de misioneros en Sudáfrica. A su regreso a la entonces Rodesia en 1960, el niño católico se convirtió en guerrillero marxista opuesto al régimen de supremacía blanca abanderado por Ian Smith en la Rodesia del sur, que separó de Gran Bretaña. Condenado a diez años de prisión, Mugabe huyó al vecino Mozambique en 1974, desde donde lideró una guerra contra Smith que, para 1979, había provocado ya 36.000 víctimas y 1,5 millones de desplazados, según cifras del International crisis Group. El Acuerdo de la Casa de Lancaster- -el célebre palacio del centro de Londres donde han transcurrido las principales negociaciones diplomáticas auspiciadas por Gran Bretaña- -puso fin a la guerra de independen- EL EX MINERO QUE AL FIN ROZA EL PODER El carismático líder opositor, considerado un socialdemócrata, ha arriesgado su vida durante varios años para alcanzar la Presidencia del país POR IGNACIO ARANA MADRID. La vida de Morgan Tsvangirai, quien está más cerca que nunca de asumir la presidencia, daría para una novela o una película de acción. Este ex capataz minero de 56 años ha arriesgado varios años de su existencia, siendo arrestado y golpeado por las fuerzas del gobierno, con la esperanza de llegar algún día a un puesto que hasta ahora le era esquivo. Considerado un socialdemócrata de ideas a veces contradictorias, Tsvangirai es el mayor líder de la oposición desde que en 1999 lanzó el Movimiento para el Cambio Democrático (MDC, por siglas en inglés) y como tal le ha tocado sufrir. Al octogenario mandatario Robert Mugabe le irritaba especialmente que Tsvangirai fuera un producto de su régimen. Cuando Tsvangirai fue elegido para controlar el mayor gremio sindical oficialista, terminó transformándolo en cuna del movimiento político que hoy lidera. Este hijo de albañil, considerado un luchador valiente y un orador carismático, ha sido brutalmente golpeado y encarcelado varias veces, y también fue denunciado por traición en tres oportunidades. Mugabe nunca pudo tolerar que el ex minero desafiara su mano de hierro, especialmente cuando en el 2000 movilizó a los votantes para que rechazaran una reforma constitucional promovida por el presidente, y cuando en el 2002 logró el 48 de los votos en unos comicios considerados como amañados. Mugabe siempre lo ha tratado de ignorante y se ha burlado de su origen humilde y falta de educación formal. La propaganda oficial tampoco se ha ol- MOZAMBIQUE Chinhoyi Bindura Lago Cabora Bassa BOTSWANA Gweru Mutare Bulawayo Masvingo Gwanda SUDAFRICA 0 100 Km N ÁFRICA MOZAMBIQUE Harare gen para forzar los resultados, como ya hicieron, según numerosos observadores, en 2002. En su primera aparición pública desde el cierre de los colegios electorales, Tsvangirai no confirmó los rumores de un acuerdo para la marcha de Mugabe. De hecho, las fuentes consultadas por la BBC vaticinaban que el presidente saldría por televisión, pero esto fue negado por sus asesores. cia. En 1980, las primeras elecciones consagraron a Mugabe, líder del partido Zanu (Unión Nacional Africana de Zimbabue) como radiante presidente del nuevo país, Zimbabue. Mugabe se convirtió en el símbolo de la nueva África posible con sus políticas de reconciliación con la minoría blanca, propietaria de muchas tierras, y su énfasis en la educación de los ciudadanos del Zimbabue independiente. Mugabe prometió un país libre de ciudadanos libres, y parecía que podía cumplirlo. Durante dos décadas, Mugabe fue un dirigente serio que sólo aparecía en público trajeado. En 1996, se casó en segundas nupcias con su antigua secretaria personal, 41 años más joven que él, y con quien ya había tenido dos hijos. Y en el año 2000 perdió un referéndum constitucional. Mugabe pasó a imitar entonces las coloridas camisas hawaianas de otros sátrapas africanos, y lanzó una catastrófica política de redistribución de tierras que provocó el éxodo de la población blanca, un parón brutal en la economía y una oleada de violencia que dejó las tierras antes productivas en manos de la casta parasitaria adicta al poder del dictador. Mugabe lanzó a la calle a los veteranos de la guerra de independencia y a bandas de jóvenes armados para robar el triunfo de la oposición en las presidenciales de 2002. Y tras otro manipulado triunfo en las legislativas de 2005, desató un paranoico plan de racionalización urbana que dejó sin casa ni negocio a unos 700.000 seguidores, la mayoría pobres, de la oposición. 27 años después del sueño prometido, la esperanza de vida ha pasado de los 60 años a los 39. Una corta vida para la promesa de la libertad. Redistribución de tierras El Gobierno desmiente Bright Matonga, viceministro de Información, negó contrariado que se mantuvieran conversaciones con la oposición: No hay acuerdo. No hay necesidad para la negociación. Y el presidente Mugabe no aparecerá en la televisión estatal para anunciar nada porque no hay nada que anunciar declaró a la BBC. En la rueda de prensa, Tsvangirai eludió proclamarse ganador y se declaró preparado para esperar. Mugabe ha dicho que es un hombre honesto. Espero que cuando los resultados se anuncien, sean un verdadero reflejo del voto, y que no haya ningún motivo para investigar actividades fraudulentas proclamó. La posibilidad de que la crisis se postergue y termine en un escenario de violencia similar al que siguió a las elecciones kenianas del pasado diciembre llevó ayer a la ONU, a la UE y a la Casa Blanca a solicitar la pronta publicación de los resultados. vidado de echarle en cara cada vez que puede que no participó en la guerrilla contra los británicos que condujo a la independencia en 1980. Pero eso no ha sido todo. Tsvangirai incluso tuvo posibilidades de ser condenado a la horca durante 20 meses, luego de que fuera apresado cuando, justo antes de las elecciones de 2002, se divulgara un vídeo en el que salía discutiendo cómo asesinar a Mugabe con miembros de una consultora canadiense. Finalmente, Tsvangirai fue absuelto, aunque fue denunciado por traición de nuevo en 2003, esta vez por convocar protestas masivas para defenestrar a Mugabe. Aunque Tsvangirai ha dicho que el partido debe estar por encima de su figura, sus detractores internos lo acusan de autoritario y de no haber diseñado nunca un plan coherente para alcanzar la presidencia. ABC. es Más información sobre la situación en Zimbabue en abc. es internacional En 2000 lanzó una brutal política de redistribución de las tierras propiedad de la minoría blanca A lo largo de su lucha ha sido golpeado y apresado varias veces por las fuerzas policiales del régimen Hasta ahora, Tsvangirai ha sido el aglutinador de todas las fuerzas opositoras, incluyendo a los trabajadores negros de bajos sueldos, a los desempleados, a los empresarios y granjeros blancos adinerados y alos miembros de la etnia Ndebele, quienes fueron perseguidos por el Gobierno a principios de los 80. Para algunos analistas, un aspecto positivo de Tsvangirai es que a pesar de la crisis económica y la violencia que sacude al país, evitó intentar tomar el poder por la fuerza. Pero aún debe probar sus credenciales democráticas. No es alentador el que en el pasado haya amenazado que si Mugabe no se iba pacíficamente, sería cambiado por la fuerza. Ahora la mayor incógnita es si Tsvangirai seguirá los pasos de su antecesor, o si realmente luchará para que la antigua Rodesia vuelva a ser la joya próspera de África. Aglutinador de fuerzas