Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CIENCIAyFUTURO MARTES 1 s 4 s 2008 ABC DISTRIBUCIÓN DE LOS MAMUTS POR PERIODOS Científicos españoles han logrado establecer las áreas en que vivieron los mamuts desde hace 126.000 años hasta su extinción definitiva, hace menos de 4.000. La acción de los cazadores se unió al calentamiento terrestre después del último máximo glaciar, con una reducción drástica de los hábitats que culminó en su desaparición Zona de mayor presencia Gran presencia en las diferentes épocas 126.000 años 30.000 años Representa el límite norte de los humanos Límite indeterminado norte de los humanos Tamaños relativos 21.000 años El mamut lanudo desapareció hace alrededor de 4.000 años Elefante africano Mamut lanudo Elefante indio 6.000 años La unión de cambio climático y caza provocó la extinción de los mamuts Científicos españoles aportan datos que permiten medir por primera vez la responsabilidad del hombre en su desaparición J. M. NIEVES MADRID. Eran auténticos hijos del frío, perfectamente adaptados a las duras condiciones de las heladas y resecas estepas del norte de nuestro planeta. Durante trescientos mil años, y sin interrupción, ocuparon amplias zonas de Eurasia y Norteamérica. Atravesaron, es cierto, por situaciones difíciles, pero siempre se las arreglaron para sobrevivir. Su declive definitivo comenzó hace 21.000 años, tras el último máximo glaciar. Desde entonces, y debido al progresivo calentamiento del planeta, su número fue disminuyendo hasta que, hace menos de cuatro mil años, los mamuts desaparecieron para siempre. La opinión más extendida, a la vista de las evidencias desenterradas durante casi dos siglos por los paleontólogos, ha apuntado sin contemplaciones a un único responsable, el hombre, que tras varios milenios de cacería intensiva terminó por extinguir al mamut lanudo de la faz de la Tierra. Y, sin embargo, las cosas pudieron no ser exactamente así. Durante décadas, otra idea se ha abierto paso con fuerza entre los científicos para explicar la relativamente rápida desaparición de aquellos gigantes melenudos. Una idea que señala al mismo culpable que hoy día amenaza de muerte a un gran número de especies en todo el mundo. Se trata, otra vez, del cambio climático. ducido considerablemente, hasta casi hacerlos desaparecer, los hábitats más propicios para la existencia de los mamuts. El hombre, sencillamente, al tener acceso, gracias al mejor clima, a territorios que antes le estaban vedados, habría contribuido a la fase final de la desaparición de unos mamuts ya condenados de antemano. En un símil taurino, nuestra especie se habría limitado a darles la puntilla Sin embargo, nadie hasta ahora había sido capaz de repartir la responsabilidad de la desaparición de esta emblemática especie en sus justos términos. Nadie había aportado datos suficientes sobre la importancia relativa que tuvieron, el clima por un lado y los cazadores por otro, en este singular proceso de extinción. Un equipo de científicos españoles, capitaneados por el investigador del CSIC David Nogués Bravo y con financiación del BBVA, publica hoy en la revista PLOS Biology un estudio en el que por primera vez se arroja luz sobre la cuestión. Hace apenas cinco años- -explica para ABC el propio David Nogués- -se empezó a conside- rar la posibilidad de un efecto combinado de ambos factores. En esa línea, hemos logrado elaborar un modelo que relaciona cómo era el clima en el pasado con la distribución de huesos que se han hallado de mamut. Es decir, encontramos el nicho climático en que vivió el mamut en diferentes momentos de su historia Los científicos realizaron detallados modelos climáticos de hace 126.000, 42.000, 30.000, 21.000 y 6.000 años respectivamente. Y relacionaron después esos modelos con la distribución conocida de sus restos. Los mamuts vivían en estepas muy frías y secas- -explica David Nogués- que hoy sólo existen ya en el norte de Siberia y Mongolia. Calculamos el área potencial que tenía el mamut para vivir en cada momento. Y después estimamos la densidad de sus poblaciones y su relación con los humanos Los científicos vieron que, hace 126.000 años, con un clima incluso más cálido (y por lo tanto menos favorable) del de hace 6.000, los mamuts lograron sobrevivir. Pero es que entonces no había humanos en el norte de Europa Nogués y su equipo han establecido que hace 6.000 años, y con unos hábitats reducidos al máximo, habría bastado con que cada humano cazara un solo mamut entre cada 3 y 200 años (según las estimaciones) para hacerlos desaparecer por completo. Modelos climáticos Reducción de hábitats Según esta teoría, el calentamiento del globo después del último periodo glaciar habría re- Hace 126.000 años, y con un clima pésimo para ellos, los mamuts lograron sobrevivir. La diferencia con hace 6.000 es que entonces no había cazadores Más información: http: www. plosbiology. com