Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 1- -4- -2008 La unión de cambio climático y caza provocó la extinción de los mamuts 87 Una querella contra el fin del mundo Un tribunal norteamericano admite a trámite una demanda contra el laboratorio europeo CERN para que no conecte el acelerador de partículas LHC JOSÉ MANUEL NIEVES MADRID. Para el norteamericano Walter L. Wagner y el español Luis Sancho, el fin del mundo está mucho más cerca de lo que nadie pueda pensar. De hecho, el día del juicio final podría coincidir, si alguien no lo impide, con la puesta en marcha (prevista para este verano) del LHC, el mayor acelerador colisionador de partículas jamás construido por el hombre. Cuando la colosal máquina entre en funcionamiento en el CERN, el laboratorio de física europeo, cuyo anillo acelerador de 27 km. es el mayor del planeta, los científicos pondrán en juego fuerzas de una magnitud desconocida en el Universo desde su creación, hace 13.700 millones de años, en el explosivo instante que la Ciencia (y la opinión pública) conoce como Big Bang Por eso, Wagner y Sancho han decidido poner una querella que impida, o que por lo menos retrase hasta que se disipen las dudas sobre su seguridad, la conexión de la gigantesca máquina. La demanda fue interpuesta el pasado 21 de marzo ante un tribunal de Honolulu, en Hawaii, donde Walter L. Wagner reside. Y afecta, además de al citado laboratorio europeo, también al Departamento de Energía de los Estados Unidos, al laboratorio de física norteamericano Fermilab y a la Fundación Nacional de Ciencias de EE. UU. estos últimos por facilitar en distinta medida los preparativos finales y la puesta a punto del LHC en un momento en que la seguridad del acelerador no estaba aún garantizada. La primera comparecencia de las partes implicadas está prevista para el próximo 16 de junio. Y aunque nadie piensa en serio que esta acción judicial sea capaz de retrasar un proyecto internacional de gran envergadura y en el que Europa lleva trabajando casi dos décadas, sí es cierto que servirá para suscitar un auténtico juicio popular alrededor de una instalación científica y una tecnología que también cuenta con enemigos y detractores. Wagner, que estudió física e investigó sobre rayos cósmicos en la Universidad de California en Berkeley, y Sancho, que se define a sí mismo como un investigador de la teoría del tiempo recogen en efecto las dudas y temores ya expresadas por algunos científicos. Entre ellas, la posibilidad de que, al conectarse, el LHC sea capaz de generar uno o múltiples agujeros negros microscópicos, alguno de los cuales, en lugar de evaporarse, como predice la teoría formulada por Stephen Hawking, alcance una estabilidad que le permita crecer hasta tragarse al planeta entero. O la posibilidad de que se generen monopolos magnéticos, unas partículas exóticas que tendrían la capacidad de dejar fuera de servicio a los núcleos atómicos ordinarios. O que los quarks generados en los experimentos se unan entre sí de forma diferente a la habitual, contagiando a todos los átomos de la Tierra y convirtiéndola en un amasijo informe de materia extraña... A la venta el primer fármaco de una nueva generación contra el sida Raltegravir resulta efectivo incluso cuando fracasan los antirretrovirales N. R. C. MADRID. La aparición de cepas resistentes a los antirretrovirales es uno de los principales motivos por el que fracasa la terapia contra el sida. Dos nuevos fármacos, con una vía de acción novedosa, podrían dar otra oportunidad a los pacientes cuando los tratamientos convencionales fallan. Uno de ellos, raltegravir ya está disponible en las farmacias de los hospitales españoles. Con él se inaugura una nueva familia de medicamentos que actúa por primera vez contra la integrasa, la única de las tres enzimas que utiliza el virus para replicarse y para la que aún no existía ninguna terapia eficaz. Ningún antirretroviral destruye el virus del sida, sino que lo combate impidiendo su multiplicación. Eso se consigue bloqueando una enzima específica. Raltegravir inhibe la acción de la integrasa. Producida por el VIH, esta enzima se encarga de que el material genético del virus se integre en el ADN de las células del sistema inmune. Los ensayos clínicos que han permitido su comercialización, primero en Estados Unidos y ahora en Europa, demostraron resultados muy alentadores. En el 60 de los casos tratados, el medicamento logró que la presencia del virus cayera a niveles casi indetectables. El tratamiento estará reservado para los pacientes resistentes a las terapias anteriores y para los que no había tratamiento eficaz. Aunque empezó a comercializarse a finales de febrero, los enfermos de mayor riesgo tuvieron acceso a él gracias a un programa especial de acceso para no poner en peligro su vida. Un total de 840 enfermos de un centenar de centros hospitalarios de toda España han podido beneficiarse de este acceso precoz. El nuevo fármaco debe tomarse en combinación con los tratamientos clásicos y se administra por vía oral en dos dosis diarias. La tolerancia es excelente y no se ha visto ningún efecto tóxico inesperado explicó ayer Santiago Moreno, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal de Madrid. Más información sobre el LHC: http: lhc. web. cern. ch lhc Rufina Gila se sometió el pasado 10 de marzo a una nefrectomía transvaginal YOLANDA CARDO No tuve miedo cuando me propusieron sacarme un riñón por la vagina J. GUIL BARCELONA. No tuve miedo cuando me lo propusieron, aunque pensé que me iban a hacer una raja grande La que habló ayer así ante los periodistas fue Rufina Gila, una mujer de 66 años que se sometió el pasado 10 de marzo a una nefrectomía transvaginal. Le extrajeron un riñón, afectado por un cáncer, por la vagina. Tres días después, ya estaba en casa. Este tipo de operación, de la que ya informó ABC y que fue realizada por un equipo del Hospital Clínic de Barcelona, es la primera que se hace en Europa y la segunda en el mundo, ya que el año pasado se hizo una similar en Brasil. La intervención se basa enla incipiente cirugía transluminal, la que se sirve de técnicas laparoscópicas y aprovecha los orificios naturales del cuerpo. Es una cirugía menos invasiva que la tradicional, que deja cicatrices apenas visibles y que tiene un posoperatorio más corto. El doctor Antonio Alcaraz, que dirigió al equipo médico del Clínic, aseguró ayer que en uno o dos años esta técnica podría utilizarse para extraer el riñón a donantes vivos. Buena tolerancia Juicio popular Más información: http: www. gesida. seimc. org