Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 MADRID MARTES 1 s 4 s 2008 ABC El Matadero es el ejemplo del fracaso de la política cultural El PSOE critica que sólo el 25 de su superficie está abierta ABC MADRID. El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Madrid criticó ayer, durante la celebración del pleno ordinario, que, dos años después de presentarse el Plan Director del Matadero, sólo el 25 de la superficie está abierta Nada más que las Naves del Español están en su ubicación prevista, por lo que se puede hablar de provisionalidad Es el mejor ejemplo de la fracasada política cultural del Ayuntamiento afirmó el concejal socialista Daniel Viondi. El edil aseguró que de lo anunciado, prometido o promocionado en torno al Matadero casi nada se ha hecho realidad Después de que el alcalde, Alberto Ruiz- Gallardón, lo calificara como un proyecto más ambicioso que el Covent Garden o el Pompidou sus edificios siguen vacíos aseguró Viondi. La responsable de Las Artes del Ayuntamiento, Alicia Moreno, rebatió las tesis socialistas aportando que, desde que el Matadero se pusiera en marcha como espacio cultural hace tres años, han pasado por él 250.000 visitantes y se han organizado 200 actividades, con 400 artistas. Sí reconoció proyectos que no acaban de arrancar dependientes del Ministerio de Cultura, como el edificio de Tabacalera, el Teatro de la Comedia, el Museo Romántico y el Cerralbo, informa Ep. TENDENCIAS Rafael Puyol Fundación Instituto de Empresa EL LENGUAJE DEL FÚTBOL ecía Borges que el fútbol es solo un juego en el que veintidós jugadores corren detrás de una pelota. Si sólo fuera eso sería encantador y entrañable y, a pesar de que no lo es, resulta igualmente apasionante y placentero. El fútbol (y con él otros deportes) es un fenómeno social con una terminología particular que ha terminado por trascender a otras facetas de la vida. Vean ustedes estos ejemplos. Algunos de sus lances más significativos definen ciertas situaciones complicadas Sucede eso cuando alguien se casa de penalti o en los negocios le meten un gol tonto o por la escuadra. Ciertas situaciones posicionales determinan exclusión o advertencia. Uno puede quedar fuera de juego de un proyecto o estar al tanto de la jugada para evitarla o servirse de ella. La habilidad en las iniciativas es tener visión de la jugada fracasar en ellas es no rascar bola Las compañías pueden hacer buenos o malos fichajes pero reclaman a sus empleados que cumplan las reglas del juego y les exigen que suden la camiseta y que no tiren balones fuera Dependiendo de su filosofía laboral les darán cancha libre o les marcarán de cerca para que no cometan errores de campeonato Al fin y al cabo las empresas con aspiraciones pretenden estar en la Champions League Pero si los empleados se equivocan les sacarán tarjeta roja o, al menos les advertirán con la amarilla No nos puede extrañar esta transferencia de expresiones al mundo de la economía y al funcionamiento del sistema empresarial. El mismo fútbol es un deporte, pero es también un negocio para muchos de sus actores. Es una actividad lúdica de masas que tiene una jerga propia, un lenguaje de la tribu, uno de cuyos méritos mayores es la utilización por personas que apenas saben que los balones son redondos. Y es que ya lo dijo Johann Cruyff. El fútbol no se practica sólo con los pies; es un deporte que se juega sobre todo con la cabeza. Así lo debió entender Ronaldo, cuando ante una derrota sentenció: Perdimos porque no ganamos D