Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL MARTES 1 s 4 s 2008 ABC Pekín recibe blindada la llama olímpica En una ceremonia en la plaza de Tiananmen, el presidente Hu Jintao inauguró el relevo de la antorcha por todo el mundo PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL PEKÍN. Bajo la impertérrita mirada de Mao Zedong, cuyo retrato aún permanece colgado en la entrada a la Ciudad Prohibida en plena plaza de Tiananmen, el régimen comunista chino se puso ayer de largo ante la comunidad internacional al recibir la llama olímpica de los Juegos que se celebrarán en Pekín este verano. Y lo hizo en el lugar que simboliza el corazón político del país porque aquí fue donde Mao fundó la República Popular China el 1 de octubre de 1949, pero también donde cientos de estudiantes fueron masacrados el 4 de junio de 1989 cuando se manifestaban por la democracia. En una ceremonia blindada y con la plaza cerrada a cal y canto para peatones y vehículos, el presidente de China, Hu Jintao, recibió el fuego olímpico procedente de Atenas y prendió un pebetero especialmente instalado para la ocasión en un escenario que recordaba al emblemático Templo del Cielo, donde los emperadores pedían por las buenas cosechas. Rogando quizás al cielo para que los partidarios de la independencia del Tíbet o los activistas de los derechos humanos no provoquen demasiados incidentes, Hu Jintao declaró el inicio del relevo de la antorcha olímpica y encendió la llama de su primer portador, el famoso corredor Liu Xiang, campeón mundial y olímpico de 110 metros vallas. Mientras una tradicional batería de tambores resonaba atronadora en la plaza y se disparaban varios cañones de confeti y guirnaldas, Liu Xiang atravesaba la avenida Chang An, que recorre toda la ciudad de este a oeste y había sido cortada en su tramo central, y se adentraba en la Ciudad Prohibida perdiéndose bajo el imponente retrato de Mao. licías habían establecido un perímetro de seguridad de más de un kilómetro alrededor de la plaza, donde sólo se permitió la presencia de 200 periodistas y unas 5.000 personas cuidadosamente seleccionadas y ataviadas con los trajes tradicionales de las minorías étnicas. Un auténtico desperdicio para una plaza que, con 44 hectáreas, se ufana de ser la mayor del mundo y de poder albergar a un millón de personas. Y todo un contrasentido con un evento que intenta promocionarse como las Olimpiadas Populares pero que, debido a la revuelta que estalló en el Tíbet el pasado 14 de marzo, va a seguir cerrado a la mayoría del público ante el temor de que produzcan nuevas protestas. Los Juegos Olímpicos son un acontecimiento de paz y amistad en el mundo y el deseo de China es organizarlos al más alto nivel para fomentar el mutuo entendimiento y la amistad de los pueblos en un planeta en armonía se vanaglorió el vicepresidente de China, Xi Jinping, quien jugó un papel destacado en la ceremonia en su condición de sucesor de Hu Jintao cuando éste se retire en 2012. Sin embargo, sus palabras se estrellaban contra la realidad y chocaban con la situación que se vive ahora mismo en Lhasa y en otras provincias limítrofes. Tras los disturbios de las dos últimas semanas, que se han cobrado 22 vidas según el régimen chino y 140 según el Gobierno en el exilio del Dalai Lama, todas estas zonas siguen selladas por el Ejército. A pesar de este control, los organizadores de los Juegos Olímpicos tienen previsto que la antorcha realice una polémica subida al Everest, dentro del recorrido de 137.000 kilómetros que efectuará durante los próximos 130 días por 21 países de los cinco continentes y más de 130 ciudades del gigante asiático. El presidente chino, Hu Jintao, levanta la antorcha olímpica durante la ceremonia de ayer en la plaza de Tiananmen AP Ningún riesgo En ese momento, las autoridades podían respirar tranquilas. La ceremonia había concluido sin problemas y la retransmisión de la televisión estatal CCTV que se emitía con un minuto de retraso para evitar los riesgos del directo, no había tenido que ser interrumpida por la irrupción en antena de algún inoportuno desplegando una pancarta de Tíbet libre o a favor del perseguido culto religioso Falun Gong Claro que era difícil que ayer ocurriera algún incidente porque decenas de miles de po- Israel anuncia 600 nuevas viviendas en Jerusalén Este horas después de la partida de Rice LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. El Ayuntamiento de Jerusalén anunció ayer la aprobación de un proyecto para construir 600 nuevas viviendas en el barrio Pisgat Zeev del este de la ciudad, territorio ocupado que los palestinos demandan como capital de su futuro Estado, y lo hizo apenas unas horas después de que la secretaria de Estado norteamericana, Condolezza Rice, abandonara Israel tras una visita de dos días para impulsar el proceso de paz. El anuncio, -amparado por la política oficial judía que reclama seguir edificando en la zona para satisfacer el crecimiento natural de su población- -coincidía con la revelación por parte del partido ultraortodoxo Shas de que el primer ministro, Ehud Olmert ha comprometido también permiso para otras 800 casas en el asentamiento de Betar Illit, en el norte de Cisjordania. Ya en Ammán, donde se reunió por segunda vez en dos días con el presidente palestino, Mahmud Abbás, la jefa de la diplomacia norteamericana se refirió a las iniciativas constructoras de Israel para censurar tibiamente que no concuerdan con las obligaciones que marca la Hoja de Ruta y pedir su paralización. Seguimos afirmando la posición de EE. UU de que la actividad de asentamientos debe cesar, que su expansión debe cesar, -dijo- porque ciertamente no responden a la Hoja de Ruta Rice se había despedido la misma mañana de Jerusalén congratulándose por la marcha de las conversaciones de paz- -van por la dirección correcta declaró- -y tras una entrevista con Olmert, que ayer tuvo que defenderse de un estudio publicado por la organización Peace Now, que constata que Israel construye en la actualidad más de 500 edificios en 101 colonias.