Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA La ofensiva terrorista s El callejero etarra MARTES 1 s 4 s 2008 ABC ASESINOS HOMENAJEADOS EN LAS CALLES DEL PAÍS VASCO El ex dirigente de ETA Argala tiene una plaza en Arrigorriaga Joseba Arregi, del comando Madrid tiene una plaza en su pueblo de Cizúrquil FOTOS: DANIEL PORTERO Plaza de los etarras Txiki y Otaegi en Echebarri Ningún alcalde retirará los nombres de calles y plazas dedicados a etarras Sólo tres han respondido a las demandas de las víctimas para que sean retiradas, pero para decir que no hay pruebas de que sean terroristas o que son acuerdos anteriores J. PAGOLA MADRID. Alcaldes, incluidos del PNV profanan la memoria de las víctimas del terror, a sabiendas de hacerlo, al despreciar sus demandas y aferrarse a que sus municipios acojan calles, plazas o parques infantiles con el nombre de etarras. Alguno esgrime que al no existir sentencia- -fallecieron antes de ser detenidos- no está probado que se trate de terroristas. Con tan perversa teoría, se da impunidad para que se dedique en Guernica una calle a Hitler- -no hay sentencia que le haya condenado como inductor de los bombardeos de la Villa Foral- o en Nueva York, una avenida a Osama Bin Ladem, según las víctimas. Tras denunciar ABC la existencia del siniestro callejero etarra, la Asociación Dignidad y Justicia envió cartas a los alcaldes cómplices para instarles a su erradicación. La asociación que preside Daniel Portero les dio un plazo y al persistir todos ellos en su actitud de contribuir al enaltecimiento del terror, emprendió las correspondientes acciones penales, ahora en curso. En su próximo número, la revista de la Fundación de Víctimas del Terrorismo incluye un artículo de Daniel Portero, en el que explica que sólo tres alcaldes, los de Durango, Lejona y Echebarri, de los nueve destinatarios, han respondido por carta a los requerimientos de la Asociación. Eso sí, para advertir que de rectificar, nada, que sus pueblos van a seguir perpetuando la memoria de los verdugos y, por tanto, pisoteando la dignidad de sus víctimas. Ello, pese a que en las cartas enviadas, Portero aseguraba que el callejero etarra hiere gravemente la sensibilidad, además de provocar un importante daño moral y psicológico a las víctimas del terrorismo El alcalde de Durango, Juan José Ziarrusta, del PNV llegó a responder que desconocía que en su localidad exista una plaza con el nombre de los etarras Txiki y Otaegi Una de dos, o Ziarrusta intenta reírse de las víctimas o, simplemente, desconoce su pueblo, porque las principales instalaciones del Ayuntamiento están ubicadas en la citada plaza que, al mismo tiempo, está en el centro del casco urbano. En esta cadena de despropósitos, el alcalde de Lejona, Eneko Arruebarrena, también del PNV esgrimió que las decisio, nes de denominar Txikia y Txabi y Joseba Etxebarrieta a sendas calles de su municipio fueron tomadas en plenos celebrados el 27 de julio y el 28 de agosto de 1979 y que él respetaba los acuerdos de corporaciones anteriores. ¿Y si algún ayuntamiento anterior hubiera dado a una calle el nombre de Generalísimo Franco Finalmente, el alcalde de Echebarri, Pedro Lobato Flores, pidió a la Asociación Dignidad y Justicia que aportara la sentencia por la que habían sido condenados Txiki y Otaegi antes de plantearse retirar sus nombres de una calle. Ambos fueron fusilados en la agonía del régimen franquista, por lo que es imposible disponer de una sentencia. Pero, ¿qué mejor prueba de cargo que acredite su condición de terroristas, Las pruebas de ETA Pilar Manjón se imagina el horror que provocaría una calle para El Chino La viuda de Gregorio Ordóñez, Ana Iríbar, en una encuesta que recoge la revista de la Fundación de Víctimas de Terrorismo, exige que se corrija y se impida esta afrenta La viuda de Fernando Buesa, Natividad Rodríguez, expresa su absoluto rechazo a esta realidad y María del Mar Blanco, hermana de Miguel Ángel, pide que se ponga fin a la impunidad Rubén Múgica, hijo de Fernando Múgica, pide a los jueces una medida cautelar que retire el callejero etarra. Para el presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz, se trata de un menosprecio y para la representante de Covite, Cristina Cuesta, la responsabilidad se extiende al Gobierno vasco. Pilar Manjón se imagina el horror que le provocaría que se pusiera a una calle el nombre de El Chino y a Roberto Manrique le parece indecente que la proporcionada por la propia ETA, al asumirlos como militantes propios tanto cuando fallecieron, como a lo largo de los años posteriores? Es más, la banda también ha reivindicado en numerosas ocasiones como activistas suyos a pistoleros de la calaña de José Manuel Aristimuño, Pana -da nombre a un parque infantil en Hernani- Argala -tiene una plaza en Arrigorriaga- o Joseba Arregi y José Luis Geresta Múgica- -con plaza y calle en Cizúrquil- por citar algunos casos. Los alcaldes de estos pueblos ni tan siquiera se han atrevido a responder para justificarse de lo injustificable. En su artículo publicado en la revista de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, Portero recuerda que después de analizar las tres absurdas e impertinentes respuestas de estos alcaldes y tener que recibir la más absoluta ignorancia por parte de los seis restantes la Asociación Dignidad y Justicia decidió emprender acciones penales. Además, gracias a una denuncia ante el Defensor del Pueblo de la familia de Jesús Velasco, asesinado por Pana la Abogacía del Estado emitió un informe en el que se instaba a todos los ayuntamientos a retirar aquellas placas que dieran a sus calles el nombre de etarras y, en caso contrario, plantearía la vía contencioso administrativa. ABC. es Especial sobre los cuarenta años de terrorismo de ETA en abc. es