Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 1 s 4 s 2008 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA DE LA OPOSICIÓN SE estilo tan, digamos, particular de Rajoy, ese hierático secretismo, gallego o cazurro o simplemente dubitativo, podría ser una forma de ejercer el liderazgo si no dejase la impresión de obedecer a un concepto indeciso y vacilante de la política, a una suerte de afición por esperar a que los problemas se pudran antes de resolverlos. En una escena pública tan volátil, tan tornadiza, tan de plazo corto como la española, el manejo pausado de los tiempos no suele resultar un método de autoridad, sino una fuente de desconcierto. La opinión pública quiere señales inmediatas, pronunciaIGNACIO mientos tajantes, providenCAMACHO cias rápidas, y es dudoso que el quietismo con que gusta de adornarse el jefe del PP sea interpretado como temple en vez de como galbana; más que generar expectativas sobre el carácter flemático del líder, suscita incertidumbres sobre su determinación para hacer frente a la imperativa necesidad de tomar decisiones. No le ayudan a Rajoy los precedentes que él mismo ha creado antes de esta larga quincena de parsimoniosa pachorra; dejó pudrirse el asunto de la candidatura de Gallardón y le acabó estallando en las manos; se puso de perfil en el 11- M y le fabricaron otros la estrategia; cedió la iniciativa al Gobierno y éste le madrugó la merienda. Ahora ha tratado de rodear de morbo un asunto tan sencillo como la alineación de sus peones parlamentarios, como si el futuro metafísico de la derecha dependiese de Pizarro, de Soraya o de González Pons, y ha jugado a desmarcarse de urgencias, fulanismos y presiones externas, pero lo que ha conseguido es generar a su alrededor la impresión de que se estaba echando la siesta a la espera de que se le apareciese en sueños el genio de la lámpara. Y eso que ahora dispone, realmente, de tiempo para madurar decisiones, porque la legislatura está en pañales; pero en cierto modo es ya víctima de su propia imagen, al punto de que se le ven como defectos lo que él acaso considere virtudes. Sucede que en política las cosas no son siempre como son, sino también como parecen. Y lo que parece es que la derrota ha dejado al PP en estado de cierta catalepsia, como si mucha gente se hubiese acostumbrado a la contumacia de un crecimiento insuficiente que les permite gestionar la oposición con la comodidad burocrática de un Ministerio perpetuo: carguillos, despachos, parcelitas de poder. En ese ambiente conformista tiene Rajoy que hacer frente primero a quienes con toda claridad pretenden relevarlo, dentro y fuera del partido, y luego organizar una estrategia de desgaste al Gobierno que habrá de combinar con la autodefensa frente a quienes desean desgastarlo a él más de lo que ya lo está. Que tiene tiempo es evidente, pero quizá bastante menos de lo que él crea; en todo caso no tiene tanto como para desperdiciarlo en largas pausas de jugador farolero de cartas, sobre todo si al final lo que pone sobre la mesa es una doble pareja y no un repóquer de ases. Porque con tanta cachaza dilatoria corre el riesgo de que la gente olvide que lo que tiene que ganar no es la partida de su propia supervivencia, sino la de un poder que han perdido- -eso sí, con mucha calma- -dos veces consecutivas. EL MINISTERIO E LISTAS ABIERTAS DE PARACUELLOS AL GRUPO MIXTO PP IU bajaba a ocho escaños. Aparece entonces Llamaza. res. En 2004, suma sus tres escaños a los dos de IC- Verds. La crisis en la VIII Asamblea Federal era ineluctable. Con dos escaños, Llamazares anuncia su retirada en la noche del 9- M. Algo concluye en la historia de aquel PCE que estuvo tan activo en la iniquidad de Paracuellos del Jarama, abrió las puertas de la guerra civil a Stalin y en los años del franquismo tanto luchó por el comunismo y tan poco por la democracia o la libertad. Aunque parezca paradójico, uno de los grandes méritos de Adolfo Suárez fue legalizar el partido de Santiago Carrillo a la muerte de Franco. Uno de los pocos méritos de Mitterrand fue incorporar comunistas al gobierno de Francia para luego negarles oxígeno. Ahora, a toro pasado, Llamazares- -transfigurado por lo que llama tsumani bipartidista- -reconoce que fue un error dar su apoyo a las alcaldías de ANV Llama a eso decisión desafortunada Es duro tener que subir tantos peldaños para sentarse en el Grupo Mixto y dejarse mecer por los mitos anticapitalistas. En Cataluña, los socios de IU al menos están en el tripartito, liderados por Joan Saura, consejero de Interior y una de las nulidades políticas más ilustrativas de nuestro tiempo. Estos días anda con lo del trasvase del Segre y con la ley reguladora de la apertura de fosas comunes. Rosa Aguilar, alcaldesa de Córdoba, deshoja la margarita- -en sentido italiano- -y exculpa a Llamazares. El programa es de sesión continua. Rosa Aguilar habla de fase terminal de IU. Al fallecer hace unos días Arthur Clarke, se recordaba su comentario sobre los ovnis: No nos explican nada sobre la inteligencia en cualquier otro lugar del universo, pero dan fe de lo escasa que es la inteligencia en la Tierra ¿Puede lo que queda de IU ser alternativa de algo? Incluso los movimientos antiglobalización están perdiendo aliento. No existe un espacio político radicalmente anticapitalista que pueda articularse como ejercicio democrático. Ahí ya operan los nuevos populismos. Queda la tesis de la democracia directa, que es la antítesis de la democracia representativa. Para eso no hace falta ni grupo técnico vpuig abc. es A patada de los electores de la izquierda arcaica al PP en parte acabó en las posaderas de IU. Le llaman voto útil y tuvo, en este caso, la utilidad de mantener a Zapatero en el poder y de descabalgar a Gaspar Llamazares. Con dos escaños, IU intenta formar un grupo técnico con ERC, aunque la suma de ambas formaciones demediadas no alcanza al 5 por ciento preceptivo para tener retén parlamentario. El choque de casuísticas reglamentistas será notable porque para el PSOE la existencia de ese grupo técnico favorece de forma determinante su estrategia de voto en Comisión. Para qué hablar de los fondos a que se tienen derecho en caso de formar grupo. Nafarroa Bai flota en tesis contrapuestas. A la espera de tener algo más que la fracción de discurso parlamentario que corresponde a los miembros del Grupo Mixto, IU queda en manos de una gestora y en plena temporada de reproches, arrepentimientos, personajes críticos que resucitan como Lázaro, tentaciones de trasvase al PSOE y la conocida crítica a una ley electoral que, con casi un millón de votos, deja a los eco- comunistas en sólo dos escaños. Lo cierto es que, con la misma ley electoral, los coVALENTÍ munistas habían obtenido resultados PUIG mucho más favorables. Entre tanto llanto y crujir de dientes, es comprensible que a IU se le olvide preguntarse si tiene algo que hacer en este principio de siglo. Ahora mismo importa más estar que tener razón de ser. Recién legalizado, el PCE obtiene diecinueve escaños en 1977, con La Pasionaria y Rafael Alberti. Aspiraban a más. Son veintitrés escaños en 1979 y pasan a cuatro en 1982. A los cuatro años, con el empuje de la campaña anti- OTAN, la formación de IU con Gerardo Iglesias como espolón de proa llega a los siete escaños. Con Julio Anguita, un ser pedagógico y providencialista, IU obtiene diecisiete escaños en 1989, uno más en 1993 y veintiuno en 1996, cuando Aznar llega al poder. En las siguientes elecciones generales, el pacto preelectoral del PSOE de Almunia y la IU de Frutos da la mayoría absoluta al L