Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN MARTES 1 s 4 s 2008 ABC DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer, José Antonio Navas y Pablo Planas Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro TRASVASES L PARTIDISTAS a Generalitat catalana confirma su intención de realizar un trasvase desde la cuenca del Ebro a la del Llobregat para abastecer de agua a Barcelona y su área metropolitana. El oportunismo de algunos políticos se pone de manifiesto ante las necesidades ineludibles que impone la sequía. El PSOE hizo bandera de la lucha contra el Plan Hidrológico Nacional impulsado por José María Aznar y obtuvo de ello un notable rendimiento electoral a costa de crear enfrentamientos entre territorios. En España es imprescindible plantear una política racional del agua basada en el principio de solidaridad y en el reparto eficiente de un bien escaso. Sin embargo, el que siembra vientos no puede quejarse ahora de las consecuencias. Aragón, según las palabras contundentes de Marcelino Iglesias, sigue oponiéndose a cualquier trasvase de aguas del Ebro, y muchos sectores políticos reprochan a José Montilla y sus socios que pretendan ahora llevar a la práctica lo que han rechazado sin matices durante tanto tiempo. Es evidente que este trasvase choca con el blindaje del Ebro que promovió el PSC y compromete, además, la protección de determinados espacios naturales, un argumento utilizado en su día como pretexto para torpedear el PHN. La demagogia tiene un coste muy alto cuando se trata de enfocar una materia tan sensible como es la política del agua, ajena por definición a cualquier postura partidista. DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera EL PP EMPIEZA SU RENOVACIÓN ARIANO Rajoy despejó ayer las primeras incógnitas del proceso de renovación del Partido Popular. Hay más, pero quedan aplazadas al Congreso Nacional que celebrará en el mes de junio en Valencia, ciudad cuya elección como sede del acto es un gesto inequívoco de reconocimiento al gran resultado electoral de Francisco Camps y, también, a la apuesta decidida del líder valenciano por la continuidad de Mariano Rajoy. Por otro lado, las personas designadas para las ponencias del Congreso combinan los diversos factores con los que va a trabajar la dirección popular en los próximos meses: reparto de juego entre líderes territoriales, nuevos rostros, mensajes más abiertos. En cuanto a la designación de Soraya Sáenz de Santamaría como portavoz del grupo parlamentario popular en el Congreso de los Diputados y a la ratificación de Pío García- Escudero como portavoz en el Senado, se pueden valorar como las primeras de una serie de decisiones que habrán de poner el PP en la ruta marcada ayer por Rajoy, quien pronunció un discurso estratégico con muchos mensajes. Por lo pronto, ambas designaciones confirman que Mariano Rajoy quiere transferir, bajo su control, el peso de la acción política del PP a los dos grupos parlamentarios, razón por la que pone y ratifica al frente de uno y otro a dos colaboradores personales, de su estricta confianza y sincronizados con su propuesta de actuación para los próximos cuatro años. García Escudero y Saénz de Santamaría representan la ausencia de piruetas -término empleado por Rajoy- -en el proceso de renovación del PP y, al mismo tiempo, confirman la puesta en marcha de un cambio controlado que culminará en el próximo Congreso Nacional. Sin embargo, el principal mensaje político de Rajoy estuvo situado en el análisis que hizo de su propio partido. Rajoy demostró ayer una voluntad personal de liderazgo, quizá con un énfasis no empleado en anteriores ocasio- M nes, y la expresó abriendo a todos las posibilidades de hacer política en el PP, reconociendo sin autocomplacencias que en su partido unos trabajan más que otros y anunciando que se centrarán en aquellos territorios que requieren mayor esfuerzo de organización referencia implícita, pero inequívoca, a Cataluña y País Vasco. Fue muy claro Rajoy al afirmar que el futuro de su partido pasa por ampliar, no por sustituir, lo que supone todo un reto estratégico para un partido que tiene la responsabilidad de absorber todas las tendencias de la derecha liberal y conservadora y, al mismo tiempo, captar el apoyo de ciudadanos que, como dijo el líder popular, buscan refugio en el PSOE por sus recelos al PP. Por tanto, Rajoy apuesta por ampliar apoyos en el centro político y en los sectores no adscritos de la población, sin perder la fidelidad de los votantes que han dado a su partido un resultado, si no ganador, digno, convirtiendo al PP en la más fuerte oposición de la democracia. Si algo ha quedado claro tras el 9- M es que la derecha democrática también crece con alta participación y con votantes procedentes de la izquierda. Rajoy confirmó que su candidatura no es coyuntural y que no tiene un tapado para las elecciones de 2012. Ha empezado a formar su equipo y a reorganizar el PP con los criterios que cree necesarios para ganar en esa cita electoral. El momento político es propicio para una firme labor de oposición en asuntos esenciales para el Estado y la sociedad. La mayoría fueron mencionados por Rajoy en su discurso, incluyendo un crítico análisis de la situación de la Justicia, desvelada por el caso de Mari Luz Cortés. Tras el silencio de la pasada semana, Rajoy retomó la crítica al Gobierno y perfiló una política de oposición que responde a sus planteamientos. El líder del PP merece- -al igual que los nuevos portavoces parlamentarios- -un margen de confianza tan amplio como la responsabilidad que ha decidido asumir ante su partido y ante la sociedad. LA ANTORCHA, EN TIANANMEN l Gobierno chino tiene que reflexionar sobre el creciente enrarecimiento del ambiente que rodea los Juegos Olímpicos que celebrará en agosto, porque ni siquiera la ciudad de Pekín se encuentra segura ante una protesta por las violaciones a los Derechos Humanos en el Tíbet. El dispositivo que el régimen chino tuvo que poner ayer en marcha en un lugar tan emblemático como la plaza de Tiananmen para garantizar la tranquilidad en la ceremonia que marcó el comienzo del periplo de la antorcha es la mejor evidencia de que- -si no remite el clima de contestación que se ha extendido por todo el mundo- -las manifestaciones pueden acabar robando la atención mundial a los Juegos. La globalización de la discusión sobre la democracia en China y el conflicto del Tíbet hacen que esta situación sea virtualmente incontrolable, incluso para un Gobierno con tantos recursos represivos como el de Pekín. Nunca ha resultado conveniente mezclar la política con el deporte, pero ha sido China quien, precisamente, ha querido politizar los Juegos Olímpicos, convirtiéndolos en la consagración de su nuevo papel en el mundo. La respuesta, previsible, ha sido que la discusión sobre la democracia china es también planetaria. El Dalai Lama ha hecho llamamientos al diálogo y al cese de la violencia; Pekín debería estrechar esa mano tendida antes de que sea demasiado tarde. E UN SERIO PROBLEMA DE PRECIOS L índice de precios armonizado ha subido en marzo dos décimas hasta llegar al 4,6 por ciento, una cifra que asusta y un nuevo máximo desde que comenzó a publicarse la serie en 1997. Tanto el presidente Zapatero como su vicepresidente Solbes aseguraron durante la reciente campaña electoral que la inflación era un problema puntual, derivado de la subida del precio de alimentos y materias primas, que empezaría a revertir claramente en primavera. Lejos de cumplirse unas expectativas oficiales que ahora empiezan a desvelarse como lo que eran, mera táctica electoral a la que sucumbieron embelesados gran parte de los interlocutores sociales y analistas, lo cierto es que la inflación aumenta, las subidas de precios se hacen crónicas y persistentes, las previsiones se revisan al alza y reaparece el fantasma de la espiral precios- salarios, que parecía olvidado. Ahora se entiende mejor la posición del BCE, que se niega a reducir los tipos de interés. En este escenario, lo raro es que no los haya subido ya. Si en España unimos el dato de inflación con la crisis inmobiliaria y financiera, el descenso en las ventas al por menor, la caída de la recaudación fiscal y el aumento del desempleo, se empieza a perfilar una imagen preocupante, muy parecida a la temida estanflación, un término cada vez más utilizado para describir la situación económica. Tenemos un problema serio de precios que no se puede E ocultar durante más tiempo, un problema que exige medidas concretas y rápidas y no meros observatorios de análisis No se trata de intervenir en la formación de precios, amenazando a empresarios y comerciantes con medidas drásticas, sino de recuperar el tiempo perdido en política de competencia, liberalización de mercados y, sobre todo, de desindexar la negociación colectiva. Pero también, y sobre todo, de utilizar la política fiscal para evitar la deriva inflacionista. Las promesas populistas de pagos a determinados colectivos sociales- -como la renta de emancipación, el cheque bebé, los 350 euros a los parados o los incrementos históricos del salario mínimo- -son instrumentos básicamente inflacionistas que alimentan el consumo sin aumentar paralelamente la capacidad productiva. Resulta extraño tener que repetirlo a estas alturas, tal ha sido el deterioro del debate económico en la legislatura de la ampliación de derechos y el gratis total, pero la economía española no se puede permitir la hipertrofia del gasto público que conlleva esa política demagógica. No se lo puede permitir la competitividad y no se lo puede permitir la inflación. Hay que abandonar urgentemente el discurso del triunfalismo y la abundancia de recursos y sustituirlo por la búsqueda del consenso para un plan de emergencia con el que evitar que la estanflación se haga realidad.