Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 GENTE www. abc. es gente LUNES 31- -3- -2008 ABC Los hijos de Carolina de Mónaco, Carlota y Pierre Casiraghi REUTERS Noches de chu- mi- nau y rosas Como en Mónaco no tienen cortinglés, la llegada de la primavera se celebra con el Baile de la Rosa, que este año ha tirado de la Movida y de Almodóvar POR ROSA BELMONTE El Baile de la Rosa. Desde 1954 en sus pantallas. Creado por la Société des Bains de Mer, es un baile de caridad (a 750 euros el menú de precio fijo) cuyos beneficios van a parar a la Fundación Princesa Gracia, que si levantara la cabeza se volvía a estrellar escuchando el givit chumi- nau (en inglés, give it to me now de Almodóvar. Más que nada por la pronunciación. Ella que era de los Kelly ladrilleros de Filadelfia de toda la vida. Que sí, que Almodóvar ha cambiado la bata de guata por el traje de de Armani, pero ha cantado el chuminau (bueno, peor habría sido Satanasa) En 1994 a Carolina se le puso en la pipa del ese (por citar a Loles León) que el baile se convirtiera en un parque temático. Y este año, la edición número 54 (como la discoteca neoyorquina donde ella bailaba con Warhol) el tema ha sido la Movida madrileña. El movimiento contracultural más gay en honor del príncipe de Mónaco. Es bueno recordar la Movida por si alguien cree que el freakismo es cosa de ahora. Eso sí, ha sido una Movida pasada por la turmix de la respetabilidad (y de Dior o Diane von Furstenberg) Sí pero no. Para el Sporting Club que se han ido unos respetables señores y señoras de mediana edad y diferente altura (ver a Alaska al lado de Bibiana Fernández siempre es un espectáculo) Para la corte más alternativa (del Baile de la Rosa al baile del Chiki Chiki hay menos de seis grados) partieron unos mitómanos de manual encantados de compartir oxígeno con la princesa europea más legendaria desde la del colchón y el guisante. En justa correspondencia con la carolinofilia española (Moncho Alpuente le dedicó canción, aunque llamara carca a su padre; Costus pintó a su madre y hasta tenemos colonia- -Monaguesca- -con el gentilicio mal puesto en honor de su nacimiento) las puertas de la corte monegasca se abrieron (sí, suena a Gran Hermano para dar la bienvenida a la troupe española. Ahora mucho más lux que cutre. El baile de la Rosa ha sido como las veladas de la Granja pero en versión de La Cubana. O de Pedro Almodóvar A. R. (antes de la respetabilidad) Menos mal que nos queda Ernesto de Hannover tirando del tanga que Paco Clavel (de Valdepeñas) llevaba en la camiseta cogido con imperdibles. Y Estefanía perdiéndose estas cosas. El príncipe Alberto entre dos de los rostros de la Movida: Rossy de Palma y Blanca Li La estrella invitada, Paco Clavel Carolina, encantada con Almodóvar FOTOS: POOL