Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 DEPORTES Motociclismo s Gran Premio de España LUNES 31 s 3 s 2008 ABC Bautista: No estoy teniendo suerte, la moto se ha parado y no he podido hacer nada; le he dicho a Marco que tampoco ha sido culpa mía Simoncelli: Estoy llorando porque no tenía escapatoria, no he podido evitarlo, me he topado con Álvaro y he perdido el triunfo o un segundo puesto Kallio: Es el premio a la regularidad: llevo dos cajones en dos carreras Simón: En la curva de entrada en meta me han pasado Bautista y Simoncelli, que me ha tocado, y luego tuve que volver a abrirme, porque me tocaron Aoyama y Debón Bautista (delante) y Simoncelli, segundos antes de que la moto del español fallase y ambos se fueran al suelo AP Bautista gripa su victoria y la de Simoncelli, y van dos desgracias La rotura del cigüeñal de su Aprilia provocó un frenazo y la colisión con el italiano, que fue culpado hasta que Álvaro le salvó s Kallio se encontró el triunfo T. G. M. JEREZ. Tú sí que eres Chiquilicuatre gritaban los aficionados a Simoncelli, después de ver al friki eurovisivo dar la vuelta al ruedo en un BMW descapotable, con el tupé fijado como si llevara grapas. Los insultos contra el piloto italiano sonaron desde Jerez a Sanlúcar. Marco arrolló a Bautista en la última vuelta, en la lucha decisiva por el triunfo, y el accidente dejó a los dos compuestos y sin éxito. El piloto de Gilera, además, es un experto en rodar por los suelos y el suceso casaba con su historial. Pero Álvaro le salvó de la hoguera que se había encendido en las gradas. El español, sincero, manifestó que la culpa fue de su moto. Falló el cigüeñal de su Aprilia y el frenazo involuntario provocó que Simoncelli le embistiera como un miura. Fue el punto y final de un gran premio desastroso para el equipo de Jorge Martínez Aspar, que sufrió la rotura de la moto de Bautista y la caída de Faubel en esta categoría de 250, incidentes que se añadieron a la debacle vivida en 125. Era el día del cigüeñal, porque Talmacsi se quedó tirado en la cilindrada pequeña por un problema similar al de Bautista en el cuarto de litro. Un infortunio que remató Gadea al ser derribado por Efrén Vázquez. Hay mañanas que es mejor quedarse en casa. rival por ese motor destrozado. El italiano lamentaba la falta de suerte de ambos tras protagonizar un combate precioso. Y el nórdico, espectador sorprendido, daba gracias a su Dios vikingo por este éxito regalado por una avería. Ayer llegó la cigüeña en su trayectoria en la segunda división. Porque Luthi, su perseguidor, también se cayó segundos antes cuando intentaba robar al finés el tercer puesto. Si hubiera sabido que un minuto después estaría en los cajones, no habría arriesgado tanto. Álvaro, goma mala y rotura Como en casa se sintió Kallio. El finlandés se adjudicó una victoria inesperada. Se quedó absorto al observar a Marco y Álvaro abrazados en la arena. El manchego pedía perdón a su El descarte de Álvaro y de Marco en la cabeza de carrera permitió a Pasini mantener el liderato del Mundial. Mattia ejecutó una reacción portentosa en las últimas vueltas y alcanzó la segunda plaza. Debón, el retador de Bautista, tuvo problemas y acabó en sexta posición, emparedado entre Barberá y Simón. Pero la consecuencia más grave de este gran premio es el balance del talaverano en el campeonato. El infortunio ha colocado al líder de la fábrica Aprilia en el undécimo puesto de la clasificación general, a 35 puntos de Pasini. En Qatar pagó el precio de un neumático defectuoso. En Jerez le ha parado un cigüeñal. La escudería debe subirse las mangas. Los fallos no pueden concentrarse en el favorito. Un total de 243.004 espectadores llenaron las gradas en los tres días; faltaron 1.457 para la plusmarca La vecindad con la Semana Santa evitó el récord. El circuito jerezano congregó a 243.004 aficionados a lo largo del fin de semana, cifra que supone la segunda marca histórica del gran premio desde que este asfalto debutó en el Mundial en 1987. La plusmarca del 2007 pervive invicta por un millar de diferencia: 244.461 personas acudieron el año pasado al evento. Menos desventaja, unos centenares de asistentes, ha frenado los récords individuales en las jornadas de viernes, sábado y domingo. El viernes entraron 16.641 personas (17.062 en 2007) el sábado lo invadieron 94.800 (95.231) y el día de la carrera lo conquistaron 131.563 (132.168) Decenas y decenas de estos incondicionales ya estaban sentados en las gradas a las siete de la mañana, a la luz de la luna, con forros polares para combatir el frío que triunfaba en esta sede a la hora en que los pilotos apagaban el molesto despertador para comenzar sus ejercicios previos al entrenamiento matinal. Las parejas se acurrucaban en la noche, con la nevera a sus pies, para luchar contra ese rocío que helaba los huesos. Cinco horas más tarde, a las doce, los forros polares se convirtieron en camisetas con chichas al aire, y el calor ambiental competía con el fragor que los seguidores demostraban ante la valentía de Terol, Bautista, Pedrosa y Lorenzo. Las tracas hicieron botar a muchos jóvenes en la zona de Nieto y Peluqui. El estruendo siempre sorprende a los novatos Desprevenidas estaban Maite y María, que del susto tiraron al suelo dos tarteras, a los pies de los descamisados. Todo sea por Dani.