Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 31- -3- -2008 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo Insulina 75 DIABETES TIPO II Célula El cromosoma 11, implicado en el cáncer de colon 3 Se usa más insulina de la necesaria... 1 Vena Glucosa 2 La insulina no consigue abrir las puertas a la glucosa 4 ...y finalmente la puerta se abre La glucosa no entra en las células A El estómago convierte la comida en glucosa B La glucosa entra en el torrente sanguíneo 5 A B C D E Se usa demasiada insulina y se absorbe poca glucosa. El proceso no es eficiente Esófago Hígado Páncreas Estómago E Los niveles de glucosa se incrementan ABC Fernando Rubio C El páncreas produce suficiente insulina, pero no la usa con eficacia D La glucosa no consigue penetrar en el organismo Hallan seis nuevos genes relacionados con la aparición de la diabetes tipo 2 El descubrimiento dispara hasta dieciséis el número de genes implicados s El objetivo: fármacos más selectivos y test que identifiquen a personas de riesgo N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. El sedentarismo y la obesidad disparan el riesgo de padecer la diabetes más común, la de tipo 2 o de adulto. Pero los malos hábitos no son los únicos culpables La posibilidad de padecer la enfermedad aumenta también por una predisposición genética individual de la que cada vez se tienen más pistas. Las últimas las ofrece hoy un nutrido equipo científico internacional en la revista Nature Genetics En un estudio en el que han participado 90 científicos de más de 40 centros de Europa y Estados Unidos, se describe el hallazgo de seis nuevos genes relacionados con esta patología. Los investigadores utilizaron información genética de más de 70.000 personas para descubrir los nuevos genes. Con ellos, se eleva a dieciséis el número de genes implicados en la aparición de la diabetes tipo 2. Ninguna de las variantes genéticas detectadas en esta investigación se había relacionado antes con la enfermedad. Aunque uno de los genes que han salido a la luz- -JAZF 1- -era un viejo conocido para otro trastorno bien distinto, el cáncer de próstata. La diabetes y la glándula masculina podían estar más relacionadas de lo que pudiera pensarse. Avanzar en las bases genéticas de la enfermedad nos ayudará a entender cómo aparece y conocer la base tan compleja que sustenta la diabetes tipo 2 explica Michael Boehnke, uno de los principales investigadores que ha participado en este ambicioso proyecto. Pero, los dieciséis genes que ya se conocen son, sobre todo, la mayor esperanza para desarrollar una nueva generación de tratamientos más dirigidos aseguró Francisc S. Collins, coautor del estudio y director del Instituto Nacional para la Investigación del Genoma Humano. El conocimiento genético de la enfermedad también ofrece la oportunidad de desarrollar un test genético que permita identificar a las personas con mayores posibilidades de de padecerla. La diabetes tipo 2 es una de Disponer de un test que permitiera clasificar a las personas por su riesgo alto medio o bajo al cáncer de colon, sería un gran paso para hacer frente a uno de los tumores más frecuentes en España. En ese camino se sitúan trabajos como el que hoy publica un equipo internacional de científicos, entre ellos varios del Instituto Catalán de Oncología. En la revista Nature Genetics detallan cómo han identificado una zona en el cromosoma 11 relacionada en el cáncer de colon y recto. En esta región cromosómica, denominada 11 q 23, se han hallado cuatro genes, y se desconoce cuál incrementa en mayor medida el riesgo. El estudio, sin embargo, amplía el conocimiento sobre las causas de este tipo de tumor, lo que podría permitir el desarrollo de nuevas herramientas para prevenirlo y combatirlo, explicó en declaraciones a Efe Víctor Moreno, uno de los investigadores españoles que ha participado junto a científicos de Estados Unidos, Japón, Israel y Europa. Fármacos a la medida Los genes y los hábitos de vida insanos aumentan en igual proporción el riesgo de sufrir diabetes las nuevas epidemias que afectan al mundo desarrollado. Quien padece este tipo de diabetes no suele necesitar inyecciones de insulina para vivir, como les ocurre a los enfermos del tipo 1 o juvenil. Los afectados tienen cifras elevadas de glucosa en sangre que, de no corregirse con unos hábitos sanos y con medicación, pueden causar graves problemas de salud. Pérdida de visión, fallo renal y problemas cardiovasculares son algunas de las complicaciones más graves. Con la diabetes tipo 2 se produce insulina, aunque no se utiliza de manera eficaz. La insulina encuentra una resistencia para ejercer sus funciones en el organismo, y los niveles de azúcar en sangre aumentan peligrosamente. Siempre ha sido una enfermedad típica de adultos. El aumento de peso de los niños en las zonas más favorecidas del planeta están reescribiendo los manuales de medicina. La genética no puede ser responsable de la epidemia de diabetes que padecen los países de- sarrollados. La mala alimentación y el sedentarismo son más culpables de ese incremento. Cuando se identifiquen todas las variantes implicadas, el riesgo se podría repartir casi a partes iguales entre los hábitos de vida insanos y a genes como los identificados. El proyecto Genoma ha pisado el acelerador. Empiezan a conocerse los genes vinculados con algunas de las enfermedades más comunes, como la diabetes, las enfermedades coronarias o el desorden bipolar. En sólo un año se ha pasado de conocer sólo tres genes a dieciséis de la diabetes 2. Una avalancha de datos que puede suponer, a partir de ahora, un punto de inflexión para acelerar el ritmo de los trabajos que se realizan en todo el mundo e identificar genes para enfermedades concretas, la promesa del proyecto Genoma. Un punto de inflexión Más información: http: www. genome. gov 20019523