Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 31- -3- -2008 MADRID 43 Vecinos de Carabanchel piden soterrar parte del trazado de la M- 40 Cuatrocientas personas plantan árboles contra la ampliación de la circunvalación EFE MADRID. Unos 400 vecinos de Carabanchel Alto acometieron ayer una plantación de árboles en el parque Manolito Gafotas de su distrito para protestar contra la ampliación de la M- 40 y pedir el soterramiento de ciertas zonas de la autopista de circunvalación actual. La Asociación de Vecinos y la Plataforma del PAU de Carabanchel presentarán alegaciones al proyecto que el Ministerio de Fomento sacó a licitación en enero y que supone la ampliación de gran parte de la M- 40 por una zona muy próxima a sus viviendas. Aunque esta arbolada se celebra ya desde hace seis años, con el objetivo de reivindicar un mayor cuidado para el parque Manolito Gafotas, portavoces de la asociación destacaron la especial importancia que ha adquirido en esta edición ahora que el plan de ampliación ha sido retomado. Asimismo, lamentaron que, según aparece en el Boletín Oficial del Estado, el nuevo plan no contempla las zonas de cobertura que aparecían en la ampliación inicial, por lo que los vecinos temen que esta protección desaparezca definitivamente. Si se hace cualquier obra se deben respetar las zonas verdes y recuperar las que se perdieron con las conexiones de la M- 45 y la R- 5 reclamó el portavoz. La asociación cree, además, que esta ampliación de la autopista incrementará la contaminación atmosférica y acústica, que ya rebasa los límites permitidos y que no resolverá los atascos, que atribuyen a la incapacidad de la A- 5 (Extremadura) para absorber el tráfico que recibe desde la M- 40 Por otra parte, recordaron que el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, declaró en mayo del pasado año, en plena campaña electoral, que solicitaría a Fomento el soterramiento de infraestructuras como la M- 40 Los vecinos exigen asimismo que se defienda el Parque Manolito Gafotas en toda su extensión y que se adecente esa zona verde que sigue abandonada y convertida en una escombrera y han incidido en que son ellos mismos los que se encargan de mantener este espacio verde. Carpa que instalaron ayer los vecinos para recoger firmas a favor de las demandas tras pasea en bicicleta con su hijo. El problema de la seguridad es otro de los agravios que los vecinos de Las Tablas han venido sufriendo en los últimos meses con respecto a otros barrios del distrito de Fuencarral. Con la comisaría de Policía Nacional más cercana a más de cinco kilómetros (se encuentra en la calle Ginzo de Limia, cerca del centro comercial La Vaguada) los pequeños hurtos y atracos a mano armada han sido constantes. Los ladrones sabían que, ante la falta de policías, desarrollos urbanísticos como Las Tablas, en ejecución, eran un buen lugar para poner en práctica sus hazañas. De hecho, los aluzinajes fueron constantes el año pasado en varios establecimientos del barrio, y sobre todo, se cebaron con tres tiendas de ropa de niños. De las cuatro farmacias que hay en Las Tablas, tres ya han sufrido atracos por ladrones que utilizaban cuchillos jamoneros como forma de intimidación. E incluso, en algunos pisos, los cacos han llegado a acceder, en mitad de la noche y con los propietarios en sus viviendas, para robar objetos de alto valor o dinero. JAIME GARCÍA Vallecas, Carabanchel, Montecarmelo... el problema se repite La llegada de nuevos vecinos a los diferentes ensanches urbanísticos ha supuesto, una y otra vez, el mismo problema: la inseguridad y la falta de servicios públicos ha provocado el surgimiento de movimientos vecinales, que reclamaban más inversiones. Sólo en el PAU de Vallecas llegarán a vivir 100.000 personas; en Carabanchel, rozarán las 50.000; al igual que en Montecarmelo; y en Sanchinarro, llegarán a las 70.000. La falta de comisarías de Policía Nacional ha provocado que los ladrones hayan encontrado en estos proyectos urbanísticos su campo de acción, ante la imposibilidad de que puedan ser capturados. Así ocurrió durante 2007 en el PAU de Vallecas, donde unos cacos llegaron a atracar, a punta de pistola, el centro comercial Ikea- Madrid Este. Los atracos en los bares del barrio han sido frecuentes durante varios meses. La falta de centros sanitarios, educativos y deportivos ha sido la eterna reivindicación de los PAUs del norte. Centros de toxicómanos Para rematar la situación de este barrio, los vecinos se muestran indignados porque los nuevos equipamientos que sí están previstos ser abiertos en las próximas semanas son un centro para toxicómanos y otro para personas sin hogar. En vez de equipar un barrio nuevo al que la gente viene porque busca tranquilidad afirma Manuel, que vive en Las Tablas desde hace dos años, nos traen más peligro Pero, ¿realmente nada funciona en Las Tablas? Al igual que la mayor parte de los vecinos muestran sus protestas ante la falta de equipamientos sociales, casi todos coinciden en señalar que las comunicaciones del barrio son muy buenas. Parece ser que es lo único que funciona bien aquí señalan Ignacio y su mujer mientras dan un largo paseo hasta el único parque infantil del PAU. Con la prolongación de la línea 10 de Metro, y la construcción del Metro Ligero, los vecinos de este barrio asumen que no tienen problemas de movilidad. Sin embargo, la apertura de la Ciudad de la Comunicación de Telefónica satura todas las mañanas las entradas y salidas del barrio, y todas las aceras están llenas de coches señalan varios vecinos. La carretera de Burgos cada día está más saturada, y sólo construcción de la M- 61 y la radial de peaje podrían descongestionar las entradas y salidas que hacen miles de personas a Las Tablas cada día laborable, para ir a trabajar a la sede de la operadora. Concentración en Somosierra contra el plan de reforestación regional ABC MADRID. Dos centenares de personas se concentraron ayer en el alto de Somosierra para denunciar la ineptitud e incapacidad del Gobierno regional a la hora de aplicar planes de reforestación que introducen especies ajenas a la Península Ibérica y ponen en peligro la flora autóctona de los bosques madrileños, informa Efe. Los manifestantes se dieron cita a las once de la mañana en el alto de Somosierra para protestar contra el Plan de Reforestaciones del Gobierno madrileño hasta 2010. A su juicio, este plan plantea una política forestal de tiempos pasados pues se están haciendo plantaciones de especies ajenas a la Península, como el arce de los Alpes o el pino negro, propio del Pirineo, en zonas como Somosierra. Advierten de que en la región hay lugares que no necesitan ninguna actuación porque el bosque se regenera naturalmente por especies arbustivas autóctonas, que no entrañan ningún peligro de erosión del suelo En el caso de Somosierra, denunciaron la intención del Gobierno regional de plantar alerces (especie argentina y chilena) o que piensan llevar a cabo una gran plantación de pinos, en un espacio de pastizales de alta montaña, que son piornales bien conservados