Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 31- -3- -2008 Trasvases a conveniencia s Los socialistas, enfrentados por el agua ESPAÑA 19 No a la cara, en Poblet Marcelino Iglesias aprovechó una ceremonia en el Monasterio de Poblet, que compartió con José Montilla, para dejar clara su rotunda oposición al trasvase del Segre que pretende el presidente de la Generalitat. Fue claro, como el agua, y conciso. Dijo No. POR JÚLIA GIRIBETS POBLET (TARRAGONA) El presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, advirtió ayer que el Estatuto de autonomía aragonés se opone a cualquier trasvase del río Ebro para reforzar su tajante negativa al trasvase de agua del río Segre, afluente del Ebro, a Barcelona. Iglesias recordó que el Ebro pasa por ocho comunidades autónomas representadas en el Consejo de la Cuenca Hidrográfica del Ebro (CHE) y que debe ser este consejo el que se pronuncie sobre los planes del Gobierno catalán, aunque Aragón se opone a este trasvase y a cualquiera que tenga que ver con aguas del Ebro, porque así consta en nuestro Estatuto Hizo estas advertencias tras la conmemoración del 800 aniversario del nacimiento del rey Jaime I, acto que protagonizó en el Monasterio de Poblet junto al presidente de la Generalitat, José Montilla, y el del Gobierno balear, Francesc Antich. Se trataba del primer encuentro de ambos presidentes desde que la Generalitat confirmó su intención de trasvasar agua del Segre, un proyecto que, según Iglesias, Cataluña y Aragón sólo han tratado en conversaciones informales. En este contexto, Iglesias aseguró haberle recordado ya a Montilla las condiciones que impone el Estatuto de Aragón y señaló que su gobierno está obligado a oponerse al trasvase, quiera o no. El Ebro ya era objeto de trasvase a Valencia y Murcia hace un tiempo, y por eso, el Estatuto que aprobamos hace un año exige la negación a este proyecto El presidente aragonés tampoco pasó por alto el otro gran motivo de discordia entre estas dos comunidades vecinas, el conflicto de los obispados de Barbastro y Lérida por la modificación de las fronteras eclesiásticas y la titularidad de las obras de arte religiosas de sus parroquias. Hay que saber administrar el gran patrimonio de la Corona de Aragón y hay que ayudar a los obispos a que lleguen a un acuerdo en la posesión de las obras de arte religiosas que las dos partes reclaman como suyas Pese a estos desencuentros, el de ayer fue un acto marcado por las llamadas a la unidad para hacer frente a los problemas y al futuro tal y como se hacía en tiempos de la Corona de Aragón. Sólo faltó el presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, representado por la Consejera de Cultura, Trinidad Miró. El abad de Poblet, Josep Alegre, disculpó la ausencia y remarcó que aunque su presidente no esté aquí, los valencianos siguen teniendo muy presente a la figura de Jaime I, como parte de la Corona de Aragón que fueron Unidad de la Corona de Aragón EFE